Editorial

El Indicador AROPE de la Red Europea de Lucha contra la pobreza y la Exclusión social (EAPN) denuncia que el porcentaje de españoles en situación de pobreza relativa es del 26 %

Según el IV informe del Observatorio Empresarial para el Crecimiento Inclusivo (OEPCI) la desigualdad ya estaba aquí. La pandemia  tan solo nos ha abierto aún más los ojos.

Es clave definir bien los conceptos y llamar pan al pan y vino al vino. ¿Qué entendemos por pobreza? ¿Cómo se mide? ¿Cómo puede contribuir a reducirla el sector privado? El OEPCI investiga y difunde prácticas de empresas –incluso de aquellas aún no asociadas a esta iniciativa– que buscan promover el crecimiento inclusivo desde el corazón de su negocio y hacia todos sus grupos de interés.

Peter Drucker (The Practice of Management) en 1954 afirmaba que lo que no se mide no se conoce y, por tanto, no se puede mejorar. Entre los diferentes baremos para medir la desigualdad se encuentran:

  • Índice de Gini, auqnue no considera nuevas formas de pobreza presentes en España (pobreza laboral, infantil o energética).
  • Índice de Desarrollo Inclusivo (IDI) del Foro Económico Mundial incorpora la esperanza de vida, los índices de pobreza y la ratio de dependencia. España ocupa la posición 26 de 29 en Europa.
  • Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que considera dimensiones como la educación, la asistencia sanitaria y el grado de bienestar social.
  • Indicador AROPE de la Red Europea de Lucha contra la pobreza y la Exclusión social (EAPN). En España el porcentaje de españoles en situación de pobreza relativa es del 26 %.
  • Índice OEPCI (en fase piloto) mide su impacto social; tener datos para potenciar la “S” de los criterios ASG (ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo)”.

Con la COVID-19, han surgido nuevos indicadores que reflejan la pobreza o desigualdad. Por ejemplo, tener o no tener ordenador puede ser un indicador para acceder a la educación. En definitiva, esta pandemia ha hecho más visible la pobreza y la vulnerabilidad.

El Banco Mundial calcula que 115 millones de personas caerán en situación de pobreza extrema (menos de 1,90 dólares al día) por causa de la COVID-19. Según el OECPI esa visibilidad puede transformarse en oportunidad para enmendar la situación: “Conseguirlo es responsabilidad de todos (…). El sector empresarial –por ser el que principalmente genera riqueza y puestos de trabajo– debe asumir el liderazgo en ese esfuerzo, para que, junto a la necesaria y rápida reactivación económica, se logre un crecimiento económico que beneficie a todos sin dejar a nadie atrás”.

Imagen: Miguel Fuster

Related posts

La soledad de las personas

IvanOrdovas

Alimentación inteligente para el cuerpo y para el planeta

Marta Gasca Gómez

Trece Anuarios Corresponsables

Redaccion