Editorial

Elecciones y cambio climático

Las inminentes elecciones regionales podrían complicar la coordinación de las políticas locales, regionales y nacionales

¿Cómo gestionar una política medioambiental descentralizada en España? La falta de coordinación podría ser adversa para los objetivos medioambientales y la calidad crediticia a largo plazo.

La inversión verde puede hacer frente a los riesgos climáticos, crear nuevas oportunidades de empleo y ahorrar costes a largo plazo mediante prácticas sostenibles. Sin embargo, las regiones deben hacer frente a costes iniciales, tensiones financieras, tipos de interés elevados y rentabilidad incierta de las inversiones.

Los Planes Nacionales de Clima y Energía del país prevén inversiones totales de 241.000 millones de euros (el 17 % del PIB de 2022) hasta 2030 para cumplir los compromisos climáticos de España, el 20 % de los cuales son inversiones públicas. Es probable que las inversiones necesarias aumenten este año cuando se actualicen los planes climáticos de los Estados miembros de la UE para cumplir los objetivos climáticos más ambiciosos del plan «Fit for 55».

Unas regiones están más expuestas que otras

Muchas zonas de España  se encuentran entre las más vulnerables de Europa ante fenómenos meteorológicos extremos, como sequías, olas de calor e incendios forestales. O la subida del nivel del mar y el aumento de la intensidad de las tormentas. Por no hablar de la gestión del agua para evitar la escasez, lo que exige medidas de conservación e inversión en infraestructuras.

Además, España es también el país de la UE con mayores disparidades climáticas regionales, con descensos más acusados de las precipitaciones en el sur y mayor escasez de agua en el sureste, por ejemplo.

  • Más expuestas: Sevilla, Granada, Córdoba, Cádiz y Huelva.
  • Menos: Vizcaya, Soria, Gipuzkoa, Álava y Melilla.
España es también uno de los países más descentralizados de la UE

La coordinación entre el gobierno central y las regiones es un reto que destaca la Agencia Internacional de la Energía.

El gasto público en materia de clima en España es el 1,4 % del PIB pero el  80 % se canaliza a través de los presupuestos locales y regionales según la OCDE.

No obstante, la mejora de las perspectivas presupuestarias del sector, impulsada por el fuerte crecimiento de los ingresos y el sustancial apoyo financiero de la UE, contribuirá a mitigar estos retos.

Foto de Pixabay

Related posts

Alimentación inteligente para el cuerpo y para el planeta

Marta Gasca Gómez

El Ayuntamiento de Jaca cancela el Salón Hispano Francés de Cómic de Jaca

Juan Royo Abenia

Retos y amenazas de la educación

Juan Royo Abenia