Editorial

¿Cómo lograr una transformación radical del modelo económico y social actual?

Según el Diccionario de la Lengua Española, el camino es la jornada que transcurre de un lugar a otro o la dirección que ha de seguirse para llegar a algún sitio

También es el modo de comportamiento moral que se requiere para adecuarse al fin perseguido. Para establecer una meta o un objetivo se debe conocer el lugar por el que transcurre la vía que se construye para transitar. Si el lugar es ignoto es necesario agenciarse un mapa que nos guíe aportando la información necesaria para no confundirnos.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son, desde 2015, la hoja de ruta de la sostenibilidad mundial ante los desafíos a los que se enfrenta el planeta y que pone en peligro incluso la supervivencia del ser humano.

17 objetivos se encuentran interrelacionados todos y cada uno de ellos. Integrados, equilibrados, complementarios y amplificadores en el sentido que no se puede dar por cumplido uno si no se logran los demás. Un desarrollo sostenible que promete no dejar a nadie atrás. Empresas, ciudadanos, gobiernos y tercer sector, todos son responsables en su parte proporcional a su capacidad de influencia e impacto.

Sin embargo, en ocasiones, estos planteamientos grandilocuentes son difíciles de interpretar para muchas personas que los contemplan en la lejanía de designios internacionales que poco tienen que ver, aparentemente, con su cotidianidad.

¿Cómo se aterriza, por ejemplo, el ODS 17, revitalizar la alianza mundial para el desarrollo sostenible?

En su meta 17.17 se anima al fomento y la promoción de la constitución de alianzas eficaces en las esferas pública, público-privada y de la sociedad civil, aprovechando la experiencia y las estrategias de obtención de recursos de las alianzas.

Productividad y colaboración van de la mano. Y como el camino se recorre paso a paso, es conveniente centrarse en lograr aquellos objetivos con lo que más se identifique cada organización.

En el caso de Enel: descarbonización, electrificación y digitalización. Con la inquietud de averiguar por que cauces deben transcurrir estos retos, la multinacional italiana celebró un debate retransmitido a través de redes sociales y que pudo seguirse mediante la etiqueta #MeetEnel. Los ponentes fueron de lujo: Alberto De Paoli, director financiero de Enel, Giulio Baratta, director de DCM Corporates EMEA de BNP Paribas y Marisa Parmigiani, presidenta de CSR Manager Network. La periodista de Sky TG24, Mariangela Pira, ejerció de moderadora.

En un mundo vuca (volátil, incierto, complejo y ambiguo) toda transformación debe acompañarse del adjetivo sostenible
Alberto De Paoli, Enel Chief Financial Officer
Alberto De Paoli, Enel Chief Financial Officer

La revolución energética no es ninguna excepción y la inversión socialmente responsable (ISR) premia con su financiación las buenas prácticas de aquellas empresas que generan un impacto positivo en la sociedad.

Frente a formas de energía caducas y contaminantes (como el carbón), la electricidad producida por fuentes renovables se antoja como la única en asegurar un desarrollo sostenible en la lucha contra el cambio climático.

Este modelo mutará desde rígidas e ineficientes macroinfraestructuras hacia competitivos módulos, flexibles y adaptativos, desde unos consumidores pasivos hacia otros activos, concienciados, conscientes, conectados y digitales.

Los ODS marcan la senda de los negocios sostenibles, aquellos que incorporan la ética en cualquier toma de decisión. De esta manera, maximizar el bienestar de todas las personas no se puede lograr si se generan impactos negativos derivados de la actividad económica como la contaminación que producen las energías fósiles y sus consecuencias inmediatas sobre la salud de las personas y del planeta.

Las posibilidades de la electrificación son infinitas tanto para empresas como para ciudadanos y el ahorro de costes e incrementos de productividad revertirán en el bienestar de toda la sociedad. Es el nuevo capitalismo cuyas bases ya mandó reiniciar Financial Times en su edición de 16 de septiembre 2019 y que extiende el diálogo a todos los grupos de interés pertinentes y no solo a los tradicionales.

La ISR incorpora en la toma decisión aspectos ASG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo) a la hora de gestionar las carteras de valores cotizados en mercados financieros.

La inminente aplicación del Reglamento (UE) 2019/2088 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de noviembre de 2019 sobre la divulgación de información relativa a la sostenibilidad en el sector de los servicios financieros aplicable a partir del 10 de marzo de 2021 ofrecerá criterios homogéneos de transparencia a la hora de tomar en consideración las diferentes estrategias de gestión ISR así como la medición de su impacto.

Atrás quedaron la caridad, la solidaridad, el mecenazgo o el altruismo. #MeetEnel concluyó que la sostenibilidad es el nuevo “must”.

Este texto ha sido escrito en colaboración con Enel

Related posts

España: 1.073.800 hogares con todos sus miembros en paro

Redaccion

Redaccion

Trece Anuarios Corresponsables

Redaccion