Enel, compromiso con las ciudades circulares

0

Enel y Endesa trabajan por la movilidad eléctrica, el almacenamiento, las energías renovables, la eficiencia energética, las redes inteligentes, el alumbrado público o la gestión de edificios

Enel, Arup, Intesa Sanpaolo Group y Future Food Institute publican “Ciudades circulares – Ciudades del mañana” o cómo los paisajes urbanos del mañana pueden alcanzar la sostenibilidad medioambiental, la inclusión social y la competitividad económica.

“La sociedad vibra y evoluciona dentro de las ciudades. Las ciudades difieren entre sí en cuanto a su arquitectura, cultura y antecedentes históricos, pero todas han sido creadas a partir de la inclinación de nuestros antepasados a reunirse y crear comunidades. La urbanización se ha acelerado considerablemente en los últimos años, y las ciudades albergan hoy en día a más de la mitad de la población mundial, además de generar más del 80 % de la producción económica mundial, sin olvidar todos los problemas sociales, económicos, ambientales y, como se ha visto recientemente, sanitarios. De ahí que sea indispensable favorecer en nuestras ciudades la competitividad económica, la inclusión social y el respeto al medio ambiente, contemplando estos objetivos desde una perspectiva que aúne innovación y sostenibilidad, y que se exprese de forma más eficaz a través de la economía circular. La transición hacia una vida y una producción más circulares constituye la mejor solución a los problemas a los que se enfrentan las ciudades hoy en día, y un paso esencial para mejorar la calidad de vida en las del mañana” Michele Crisostomo, presidente del Grupo Enel

“Mucho antes de que la humanidad pudiera ver el brillo de las luces de la ciudad desde el espacio, París recibió el nombre de la ‘Ciudad de las luces’, lo que subraya el sorprendente logro del alumbrado público en esa época. Hemos recorrido un largo camino desde que se inventó el alumbrado público, y en nuestras ciudades utilizamos cada vez más energía, especialmente en forma de electricidad, para nuestro trabajo y nuestra vida diaria. La electricidad es, y será cada vez más, el alma de las ciudades debido a la creciente electrificación. Como protagonistas de la energía, queremos contribuir al desarrollo de una visión urbana sostenible en el futuro. A tal objeto, hemos comenzado por reunir los objetivos de sostenibilidad económica, social y medioambiental, teniendo en cuenta todos los sectores y elementos que concurren en una ciudad. Esta perspectiva, tanto más urgente teniendo en cuenta el actual periodo de dificultades, se refleja en el estudio que presentamos y que se aplica a los proyectos de ciudades circulares que estamos llevando a cabo en todo el mundo, y que representan una nueva contribución a un futuro más sostenible” Francesco Starace, director general del Grupo Enel

Enel está involucrando a todos los grupos de interés pertinentes en la transición hacia la circularidad aplicada a las ciudades, propiciando un enfoque de la economía circular basado en objetivos y metas claramente definidos y con una gobernanza que no sea únicamente “de arriba abajo” sino también “de abajo arriba”, y que englobe todas las esferas empresariales fundamentales.

  • Génova. Enel está desarrollando una solución analítica de la ciudad que permite el análisis en tiempo real y la optimización del transporte, incluyendo la instalación de una infraestructura de carga de vehículos eléctricos en toda la ciudad, con más de 200 puntos de carga. En el campus de la Universidad de Génova en Savona, en 2017 se creó un living lab para desarrollar y probar tecnologías de redes inteligentes en un entorno real y controlado, ya que el living lab tiene cargas de electricidad reales, producidas por el propio campus, junto con instalaciones de generación distribuida, incluidas la energía fotovoltaica, la cogeneración, el almacenamiento de electricidad y la CSP (energía termosolar de concentración).
    Además, el Grupo está reemplazando 33 millones de contadores inteligentes de primera generación en Italia por dispositivos de segunda generación y, a medida que se desmontan los medidores antiguos, se procesan adecuadamente el plástico, los diferentes metales y componentes electrónicos para su uso en la producción de materias primas secundarias.
  • Málaga. Experimentar y presentar tecnologías y soluciones que formarán parte del día a día de las ciudades circulares del futuro. Desde 2009, el proyecto Smartcity Málaga apoya la investigación, el desarrollo y un ecosistema de innovación en el que todas las tecnologías inteligentes trabajan conjuntamente en un entorno real con más de 20.000 usuarios finales. Este laboratorio-ciudad ha desarrollado e implementado soluciones innovadoras relacionadas con la monitorización avanzada de la red y el funcionamiento flexible, lo que ha dado lugar a una mejora de la capacidad de acogida de las fuentes de energías renovables, así como el uso de la inteligencia artificial y el big data. Estas innovaciones tienen por objeto aumentar la presencia de recursos energéticos distribuidos y contribuir a un modelo más sostenible basado en la generación de valor entre los municipios, el mundo académico, las empresas locales, las empresas de nueva creación, etc. En coordinación con las autoridades locales y otros socios, este proyecto está evolucionando actualmente hacia el #eCity Málaga (Living Lab de Smartcity Málaga) que incluye un enfoque circular más completo con el objetivo de hacer de Málaga una de las ciudades más sostenibles del mundo.
  • São Paulo. Urban Futurability es un proyecto de 25 millones de euros que consiste en una réplica virtual de la red eléctrica llamada Network Digital Twin, que utiliza la digitalización completa de la red y sus entornos, junto con datos en tiempo real y mantenimiento predictivo para reducir los riesgos derivados de condiciones meteorológicas extremas, incendios e inundaciones, pero también para ayudar a medir y disminuir las emisiones de carbono y la contaminación acústica. El hecho de centrarse en la economía circular también influye en muchos otros aspectos, como el diseño circular de nuevos contadores inteligentes, el reiclaje de residuos como cables y plásticos viejos para ser transformados en nuevos equipos, o los residuos de la nueva cadena de suministro circular que gira en torno a la poda de árboles urbanos, creando así nuevas oportunidades de negocio local.

El enfoque de la ciudad circular preserva el papel clave que desempeña la tecnología y, al mismo tiempo, la integra en una visión más holística, en una gobernanza abierta y en los principios de la economía circular con el fin de conseguir la competitividad económica, la sostenibilidad ambiental y la inclusión social. Las asociaciones público-privadas desempeñan un papel fundamental en la implementación de este enfoque.

Share.

Comments are closed.