Rocío Jiménez, enfermera en MAZ

0

“Queremos mejorar su calidad de vida. Ponemos nuestros conocimientos a su disposición. Y ellos ponen su interés por mejorar”

.- ¿Quién es Rocío Jiménez Barcones?

Una enfermera de vocación (totalmente) que trabaja en Zaragoza aunque estudió en Soria, mi tierra. Como dice el eslogan: Soria ni te la imaginas. Para el que no la conozca, está invitado cuando quiera. Se la mostraré gustosamente. Soy soriana de nacimiento pero mañica de adopción. Me siento de ambas a partes iguales.

.- ¿Qué te llevó a Pakistán?

Sin duda el destino. O el deseo de querer hacer cooperación fuera de mi país. Durante los años que trabajé en Madrid (antes de venir a Zaragoza en el 2001) me estuve moviendo para poder trabajar con alguna ONG. Pero no fue posible. Al poco tiempo de llegar a Mutua de Accidentes Maz en Zaragoza me hablaron del PROYECTO HUSHÉ de cooperación española en Pakistán. El equipo sanitario estaba formado por un médico y dos enfermeras de MAZ. Al doctor Javier Pérez Monreal lo conocía un poquito porque a veces trabajábamos juntos en quirófano. No me perdía ninguna de sus charlas divulgativas en las que explicaba el proyecto pero no me decidía a preguntarle directamente. Y en el verano de 2006 llegó mi oportunidad. Una de las enfermeras que viajaba habitualmente a Pakistán (Paula, que ahora es gran amiga mía) no podía hacerlo ese año y necesitaban una enfermera que la sustituyera. Así que les dije que yo QUERÍA IR ¡¡Y ya está!!! Ahí comenzó todo. Paula, Javier y Cristina (la otra enfermera) me contaron con más detalle en qué consistía el proyecto. Lo que habían hecho en Hushé y lo que quedaba por hacer.

.- Derrochas entusiasmo…

Desde el primer instante me enamoré del proyecto. Con cada foto que me enseñaban, con cada anécdota, con cada historia… Además tengo que reconocer que no me pusieron ninguna condición (en mis anteriores intentos de cooperación poco menos que me pedían un máster).Y yo, lógicamente, tampoco puse ninguna. Ni a las fechas de viaje ni a la dureza del mismo ni a nada. QUERÍA HACERLO. Simplemente. Después conocí al resto del equipo de SARABASTALL. Jose Miguel, Pilar, Paloma… Todo fue muy fácil. Me lo pusieron muy fácil.

.- ¿Qué fue lo que más llamó tu atención?

Es difícil decirlo porque TODO llama tu atención. El primer recuerdo que tengo de Pakistán como tal es la llegada al aeropuerto de Islamabad. Una bofetada de calor. Empujaba mi carrito lleno de petates y a ambos lados de mí dos filas de hombres. Sólo hombres. Todos vestidos iguales. Mirando. Miradas inquisitivas. ¿¿¿Desconfianza???. Me volví buscando las miradas de mis compañeros de viaje: “no pasa nada” “sigue adelante”. Y de repente una mano que se alza entre la multitud. Una cara amigable. Una sonrisa generosa. ALÍ. Nuestro guía. Nuestro amigo y persona “imprescindible” para moverte en un país tan…especial. Pero lo importante es el recuerdo de cuando llegamos a Hushé. Nada que ver. Un numeroso grupo de niños cantando y aplaudiendo nuestra llegada. EMOCIONANTE. Gente que quiere darte la mano. Que conoce el nombre de las personas que acaban de llegar (menos el mío que lo aprendieron en 5 minutos). Sonrisas. Abrazos. Alegría. Mis compañeros ya llevaban años viajando a Hushé, trabajando por y para ellos. La confianza ya estaba ganada desde hacía tiempo. Así que lo tuve muy fácil. Sólo me dejé llevar…

.- Pero el choque cultural debe impresionar ¿no?

El trabajo que se realiza allí es tan intenso que te vas “empapando” de todo casi sin darte cuenta. El contacto con ellos es continuo. No sólo en la consulta médica. También en las reuniones que mantienes con los diferentes comités de sabios del pueblo. En los paseos que das al atardecer y en los que siempre llevas detrás de ti a niños cual “flautista de Hamelin”. En las comidas o meriendas que haces en sus casas. NUNCA he conocido a personas más hospitalarias. Miras. Observas. Te empapas de todo.RESPETAS. Estamos en un país musulman. Somos una ONG. Tenemos muy clara cuál es nuestra labor. Queremos mejorar su calidad de vida. Ponemos nuestros conocimientos a su disposición. Y ellos ponen su interés por mejorar. Mejorar hábitos alimenticios y de higiene son imprescindibles para mejorar su salud. Éste es nuestro cometido. A esto hay que añadir la mejora en la educación (absolutamente imprescindible) y en la agricultura (es su sustento).

.- ¿Cuál fue vuestra labor?

Nuestra labor abarca diferentes aspectos. Comienza con la atención sanitaria en la consulta. Puedes llegar a atender hasta 50 personas en una mañana. TODOS quieren que les atendamos. A la consulta acuden desde casos de niños con deshidratación por problemas gastrointestinales de larga duración hasta personas que realmente no les pasa nada. Pero quieren que los doctores extranjeros les vean. Lo más importante, a largo plazo, de la atención en la consulta es el aprendizaje del sanitario de la zona. Les explicamos lo que hacemos y por qué. Que aprendan a identificar síntomas y a aplicar tratamientos. Las tardes se dedican a atender pacientes domiciliarios y a las clases de higiene. Dirigidas sobre todo a grupos de mujeres y niños. Con las mujeres, que es nuestro mayor reto, organizamos clases nocturnas ya que ellas durante el día no pueden. Atienden la casa, los niños y las labores en el campo. Los temas de las clases son “a demanda”. Ellas nos dicen lo que quieren aprender y nosotras preparamos las clases. Éstas tienen que ser muy didácticas. Con muchas imágenes siempre “adaptadas” a su forma de vida. También les enseñamos sobre manipulación de alimentos, higiene personal, higiene en los niños, higiene en el hogar, cuestiones sobre el embarazo, lactancia

 

Equipo MAZ.- ¿Y tus compañeros?

No es que me olvide de los hombres. Pero ya he dicho antes que estamos en un país musulmán… De las clases de formación para hombres se encarga la parte masculina del equipo. La clase estrella es la “condon class“. Es importante concienciarles sobre el control de la natalidad. Son muy receptivos en general respecto al tema.

.- ¿Quién es el responsable de la gestión del proyecto en Pakistán?

Aga Khan es una fundación local no gubernamental que concentra sus recursos en promover temas relacionados con la salud, la educación y el desarrollo rural. Puede manejar sus proyectos directamente o en colaboración con otras ONG, como es nuestro caso. Nosotros les contamos nuestros objetivos y ellos nos aportan su colaboración. Desde datos necesarios para enfocar nuestras acciones, hasta disponibilidad del personal que trabaja en dicha fundación para que nos acompañen en nuestra labor durante el tiempo que estamos en el país. Sin su colaboración y la buena relación que mantenemos nuestro trabajo en Pakistán no sería posible. Para poder “gestionar” un proyecto de cooperación necesitas realizar en primer lugar una recogida de datos. A partir de ahí hay que analizarlos, definir unos objetivos y poner en marcha una serie de acciones.

.- ¿Y desde España?

La FUNDACIÓN SARABASTALL nació con un objetivo claro: Desarrollar proyectos de cooperación atendiendo las necesidades básicas de la población a la que se dirigen, fomentando modelos de desarrollo sostenible, mejorando la educación, la alimentación a través de la agricultura, la salud y la gestión medioambiental de los recursos endógenos. En lo que al apartado Sanitario se refiere puedo decirte que la elección de la persona que se hará cargo de la salud del pueblo cuando nosotros no estemos es FUNDAMENTAL. Aquí es donde entra GULAM.

.- Ya me has hablado de Alí pero hay otra persona clave en vuestro proyecto: Gulam.

Efectivamente. Se trata de una persona despierta, lista y con muchas ganas de aprender. Con unos estudios… digamos que la persona más preparada cuando mis compañeros llegaron a Hushé por primera vez. Es la persona asignada por el gobierno para que se haga cargo del tema salud. SANITARIO DE LA ZONA. Así lo llaman ellos. Después de todos éstos años de aprendizaje con nosotros ahora es capaz de atender un Centro de Salud = DISPENSARIO. En el valle le llaman “Doctor”. Aparte del aprendizaje intenso que realizó en el dispensario cada verano acompañándonos en la consulta, estuvo cuatro meses en el Hospital MAZ de Zaragoza. Este aprendizaje fue importantísimo. La mayor parte del tiempo estuvo en el Servicio de Urgencias pero también rotó por las consultas e incluso tuvo la oportunidad de conocer nuestros quirófanos. Una vez a la semana, se desplazaba a Huesca con el Dr. Pérez Monreal que le puso en contacto con el mejor pediatra del mundo: Paco. Pasaba consulta con él por la mañana en el ambulatorio de la SS y por la tarde en su consulta privada. No puedo contarte mucho más ya que yo no conocí a Gulam durante su estancia en España. Lo conocí después en Hushé. Lo que sí te puedo decir es que las personas que tuvieron más contacto con él en el Hospital hablan de una persona despierta a la que TODO le llamaba la atención.

.- ¿Y el Futuro?

El modelo del PROYECTO HUSHE ha dado muy buenos resultados. Nosotros estamos muy contentos y el pueblo de Hushé más. Cuando veo las fotos de los primeros años, cuando Sarabastall llegó allí y las de los últimos años mi impresión es ésta: Del gris al color. De las caras con gesto serio a las sonrisas más generosas. Y como no sabemos estar quietos hace dos años hemos comenzado con un nuevo proyecto en otra zona de Pakistán. Cerca de Hushé pero en otro valle. El VALLE DEL RÍO BASHA. Estamos “arrancando” podríamos decir. En la fase de recogida de datos, de primeros contactos con la población, de identificar sus necesidades… Con la ilusión y las ganas de nuevo en marcha. Este año el equipo sanitario ha disminuido en cuanto a personal. Yo no puedo viajar y el Dr.Pérez Monreal tampoco. Nuestra querida Dra.Cristina Puigdellivol volverá a hacerlo por tercer año consecutivo. Quiero hacer un llamamiento desde aquí a todos aquellos interesados ¡necesitamos enfermeros que estén dispuestos a acompañarnos en éste nuevo e ilusionante proyecto! Sólo hay que “querer” hacerlo. Todo lo demás vendrá rodado. Me gustaría terminar con una frase de Vicent Van Gogh: “¿Qué sería de la Vida si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo?”.

Entrevista: Juan Royo

Share.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.