Manuel Herrando Prat de la Riba, Presidente de CODESPA

La innovación de las empresas en la lucha contra la pobreza: los negocios inclusivos

Manuel Herrando de la RibaVivimos en una situación de crisis económica general en la que lainnovación adquiere una dimensión importante en todas las facetas de la vida. Para acabar con la pobreza en el mundo, se necesitan soluciones innovadoras, que resulten más efectivas ysostenibles; y en las que las empresas participen como un actor directo, implicado y activo.

Algunas compañías, sobre todo aquellas influidas por sus operaciones en países emergentes, están tomando conciencia del hecho de que la sostenibilidad a largo plazo y el crecimiento, solo se puede lograr en sociedades sanas y que ellas, como agentes económicos de principal magnitud, son una pieza clave para incidir en los problemas sociales de su entorno. Las políticas y acciones de Responsabilidad Social Corporativa pueden ser una herramienta clara y fácil para articular la participación de la empresa en la resolución de estos problemas al tiempo que se convierten en ejes de innovación y ventaja competitiva.

Gracias a nuestra cercana y larga trayectoria de colaboración con empresas, en CODESPA hemos sido testigos de que, cuanto más se conoce la pobreza y la forma en que puede combatirse, más atractiva y sorprendente resulta la implicación de la empresa en el desarrollo. Esto se vuelve aún más interesante cuando la empresa descubre que, para luchar contra la pobreza, no necesita hacer cosas completamente diferentes a las que sabe hacer sino que es posible utilizar sus principales competencias, activos y conocimiento, para diseñar soluciones sostenibles a problemas sociales.

Como ejemplo del trabajo desarrollado por CODESPA en esta línea, se puede mencionar la experiencia con la distribuidora de origen francés Carrefour, con la que se creó una línea de productos agrícolas andinos cuyos proveedores eran comunidades campesinas en situación de escasos recursos.

A través del proyecto, CODESPA fortaleció a pequeños productores ecuatorianos en aspectos organizativos, técnicos y empresariales para que se unieran en consorcio y pudieran exportar sus productos agrícolas (como la quinua, avena, caña de azúcar) a los lineales de Carrefour España.CODESPA aseguraba que se desarrollaban las habilidades necesarias dentro de las organizaciones de productores y se incrementaba su productividad y competitividad, al tiempo que lograbanbeneficios sociales adicionales por el incremento de renta derivada de su vinculación como proveedores a Carrefour.

La viabilidad de este proyecto de comercio “nostálgico” estaba asociada a la creciente inmigración ecuatoriana en España y a los hábitos de consumo de esta población (que ya había sido identificada como un nicho de mercado por Carrefour). Al cabo de los años, nosotros habíamos terminado nuestro trabajo de fortalecimiento de los productores, y después de un proceso de salida, éstos continuaron vendiendo en los lineales de Carrefour así como en otras empresas distribuidoras directamente. La clave del éxito: la experiencia piloto con Carrefour, enmarcada en un proyecto de RSC para el desarrollo, permitió a las organizaciones campesinas desarrollar suficientemente sus capacidades de comercialización como para operar solos en el mercado.

Como resultado de esta acción de “comercio nostálgico” Carrefour y CODESPA han contribuido aldesarrollo socioeconómico de comunidades campesinas a la vez que a la evolución del modelo de negocio de Carrefour.

Todavía queda mucho por hacer. Pero estamos seguros de que el interés de las empresas será creciente a medida que descubran que estas acciones son una posibilidad asequible y real y que además, los consumidores, cada día mejor informados, premiarán cada vez más, y en un futuro cada día más cercano, a las empresas que persiguen un crecimiento más incluyente y solidario.