¿Como ayudar a refugiados Sirios a rehacer su vida en Europa?

1

El innovador Townbee es uno de los ganadores del Ford College Community Challenge 2017 que ayuda a los refugiados a integrarse en su nuevo hogar en Europa. Se ha puesto en marcha en Munich pero en breves se extenderá a otras ciudades europeas

Hace dos años, Hafez Al-Moussa fue uno de los 40 hombres, mujeres y niños que, a bordo de un endeble bote inflable, hicieron un peligroso viaje a través del mar Mediterráneo hacia Europa. Él fue uno de los afortunados que sobrevivieron al viaje para buscar una nueva vida en Alemania, tras huir de una Siria devastada por la guerra.

De niño, Al-Moussa había ayudado a recolectar miel en la granja familiar, y este año lo ha hecho de nuevo, en su país de adopción, como parte de un nuevo proyecto innovador. Townbee fue concebido para ayudar a los refugiados a aprender el idioma de su país de acogida y a integrarse en sus sociedades de adopción, mientras brinda, a la vez, apoyo a la amenazada población de abejas del planeta. Hoy tiene 28 años y abandonó los estudios de ingeniería civil cuando dejó su país de origen.

“Como las abejas, hemos luchado por sobrevivir. Los primeros momentos en Alemania fueron difíciles. Cosas simples como cruzar una carretera o comprar comida son más difíciles cuando no se habla el idioma. Fue increíblemente apasionante compartir la emoción de cosechar la primera miel de Townbee con mis nuevos amigos alemanes – que nunca antes habían visto una colmena de abejas”. Al-Mouassa

Ideado por un equipo de estudiantes de la Universidad Técnica de Munich, Townbee busca tener presencia en cada ciudad importante de Europa con una población de refugiados significativa. En Munich, las colmenas están en los jardines y los tejados de las empresas en el centro de la ciudad y la miel se vende en tiendas y mercados locales. Todas las ganancias se reinvierten en el proyecto, y desde su incorporación, Hafez se ha inscrito en la misma universidad, donde ahora continúa sus estudios.

“Townbee me ha ayudado a conocer gente, compartir nuevas experiencias, aprender el idioma y las tradiciones de mi nuevo país, y ver mi futuro con mayor claridad. Además de los amigos que he hecho a través del proyecto, también tengo 40.000 abejas pequeñas que confían en mí. A veces les hablo de mis esperanzas futuras en Alemania”.

Townbee está entre los ganadores del 2017 Ford College Community Challenge (Ford C3), un programa de educación del Ford Motor Company Fund que proporciona becas a programas dirigidos por estudiantes centrados en la construcción de comunidades sostenibles.

“Aprender un idioma y conocer a gente en un país nuevo son grandes desafíos para los refugiados. Esta es una manera de que lo lleven a cabo- a la vez que ayudamos a las abejas a salir adelante” Hannes Schroter, estudiante de negocios y miembro del proyecto Townbee

En los últimos 10 años, el Ford College Community Challenge ha aportado 3 millones de dólares en becas a equipos de estudiantes de todo el mundo, incluidos Reino Unido y Alemania. Otros ganadores de este año incluyen Slurp, que instala puestos de venta de sopa en el campus de la Universidad de Edimburgo, para que jóvenes desfavorecidos la elaboren y vendan, y “Café Ohne Worte” (Café sin palabras), que emplea, forma y sirve a personas sordas o con problemas de audición. El próximo año está previsto que se extienda a España.

“Al unir desafíos medioambientales y sociales en un solo proyecto, Townbee es una iniciativa inspiradora, y en Ford nos sentimos orgullosos y privilegiados por formar parte de ella” Debbie Chennells, gerente de Ford Fund en Ford Europa.

Share.

1 comentario

  1. ALMA PAULINA VERDUGO GONZÁLEZ | IESIDE MBA 52 on

    Gracias al fácil acceso de información que actualmente tenemos de distintas fuentes, principalmente internet, la humanidad en general tiene la oportunidad de analizar diversos puntos de vista, lo que le permite no solo quedarse con una opinión absoluta de la vida, esto ha favorecido enormemente la libertad de expresión y ha facilitado el aumento a nivel de conciencia de las nuevas generaciones. En estos tiempos en donde cada vez hay más personas preocupadas por su entorno y dispuestas a tender una mano a su prójimo, surgen pequeñas acciones pero tan significativas como lo es el programa “Townbee”, desarrollado por estudiantes de la Universidad Técnica de Munich. Como lo mencione anteriormente, las generaciones jóvenes tienden a observar y preocuparse más por el mundo en el que viven, por las necesidades y aflicciones, en este caso se toca una hebra social y ambiental, la guerra que unos pocos defienden y otros sufren sin buscarla, huyendo del que siempre fue su hogar, buscando un poco de paz, dejando ilusiones pero aferrándose a la esperanza de una nueva vida, millones de refugiados esperando nada pero encontrando una mano amiga en los países destino, esto es lo que precisamente ofrece “Townbee”, un proyecto social que une fuerzas con la gente local de Munich, Alemania para la integración y bienestar de estas personas, pero esto no es todo, por otro lado el proyecto toca una problemática gravísima en nuestro planeta Tierra, la probable extinción de la población de abejas en el mundo, que son vitales para nuestra supervivencia, el 75% de los alimentos que consumimos dependen de la polinización de estos insectos y lamentablemente el 37% de las poblaciones de abejas en Europa están en declive, factores sumamente preocupantes. “Townbee” acerca a personas refugiadas para el cuidado de colmenas independientes instaladas en tejados y jardines en empresas particulares que busquen contribuir a su comunidad y al medio ambiente, en este proyecto es fundamental el involucramiento de la sociedad y las empresas socialmente responsables, llevándose una enorme satisfacción corporativa, estas empresas cada vez son más y gracias a que implantan políticas enfocadas a esta contribución a la sociedad, logran involucrar a todos los integrantes de la misma, contagiando una cultura organizacional que contribuye a su bienestar y del entorno en general. Es importante señalar que a lo largo de los años, había empresas que usaban la responsabilidad social con un fin muy diferente al que se busca hoy con mayor claridad, ya que se usaba para fines de “marketing verde” que es un término usado al referirse a acciones de responsabilidad social que no eran sinceras o ciertas para buscar un reconocimiento de marca netamente unilateral, pero gracias a la concientización y evolución humana, las corporaciones están cada vez más enfocadas en buscar un resultado bilateral. Considero que como personas evolutivas, no solo biológicamente si no conscientemente, la responsabilidad de mirar a nuestro lado, ya no es una opción, debemos ser un mundo más empático y colaborativo para asegurar el bienestar de los demás y nosotros mismos.