Medio Ambiente

¿Está mi casa contaminada de amianto?

6 de cada 10 españoles no sabe si hay amianto en su hogar

El amianto o asbesto es un mineral, empleado en algunos materiales de construcción como los tejados de uralita, cuya manipulación prolongada sin el equipo adecuado supone un alto riesgo para la salud.

“El amianto es el principal factor de riesgo para el desarrollo del mesotelioma, un tipo de cáncer que afecta al mesotelio, un tejido que rodea la mayoría de los órganos internos y suele afectar a la zona de los pulmones”

Laura Mezquita, oncóloga del Hospital Clinic de Barcelona

El amianto es inocuo siempre y cuando no se manipule o fragmente y sus fibras puedan ser inhaladas

A pesar de que una gran parte de los españoles conoce el amianto y los riesgos que supone, el 87 % de los españoles no sabe lo que es el mesotelioma. De hecho, el 84 % no tiene ubicado el área terapéutica de la patología y afirma que no sabe si se trata de una enfermedad infecciosa.

El amianto, un material muy perjudicial para la salud según los españoles

Los españoles consideran que las mejores acciones preventivas para evitar el mesotelioma son evitar el contacto con materiales con amianto, no consumir tabaco y practicar ejercicio físico.

El amianto es un mineral ampliamente utilizado en muchas edificaciones construidas antes de 2002, año en el que se prohibió su utilización y uso en España[1].

El amianto está presente en muchas formas. La más conocida es mediante los tejados de uralita, pero también está presente en revestimientos externos, aislamientos para tuberías o cables, así como en multitud de objetos con fibrocementos como macetas o jardineras. De esta forma, de los españoles que conocen este material, más del 70% afirma saber dónde puede encontrarse.

El Parlamento Europeo insta la creación de una estrategia para la retirada del amianto[2].

El Parlamento Europeo propone el control obligatorio de presencia de amianto en los edificios antes de su venta o alquiler y a la expedición de certificados de amianto. El objetivo de la Unión Europea es eliminar todo el amianto para finales de 2032[3].

La prevalencia del mesotelioma seguirá creciendo hasta 2030

El amianto está presente en numerosos materiales de edificación. Por eso, los trabajadores de la construcción, fontaneros o electricistas están más expuestos a sus consecuencias negativas. La exposición al amianto está asociada a placas pleurales, fibrosis pleural difusa, derrame pleural benigno, síndrome de Blesowski, abestosis, cáncer de pulmón y mesotelioma[4].

El mesotelioma es un cáncer de difícil diagnóstico y suele descubrirse en estadios avanzados. Tiene una incidencia de unos 2,1 casos por cada 100.000 habitantes al año[5], aunque se espera que la prevalencia de la patología siga creciendo hasta 2030[6].

Los pacientes con mesotelioma tienen una esperanza de vida de 12 a 21 meses después de recibir el diagnóstico[7].

Los principales síntomas son: dificultad para respirar, dolor en el tórax, pérdida de peso repentina, cansancio, anemia, fiebre, dolor abdominal y obstrucción intestinal[8]. Sin embargo, solo el 3,2 % de los españoles afirma conocer los síntomas de esta enfermedad.

Fuente: Bristol Myers

Related posts

La nanotecnología española a la conquista del mundo

Redaccion

La economía anti-plástico se abre paso en el mundo de la empresa

Redaccion

¡Y ya van 6 Jornadas de Moda Sostenible!

Redaccion