Tribuna

El acceso a la sanidad, una prioridad

Las desigualdades en el acceso a los servicios sanitarios explican las diferencias en la esperanza de vida

La COVID-19 evidenció:

  • desigualdades en el acceso a las vacunas
  • dificultades que los sistemas de salud tuvieron para funcionar de forma eficaz, provocadas principalmente por la escasez de personal sanitario.
¿Qué razones subyacen a estas diferencias en el acceso a la sanidad?
  1. Geográfica. 646 millones de personas –el 8 % de la población mundial– no tienen acceso a un centro médico a menos de una hora de su domicilio . Además hay patologías que requieren un seguimiento médico continuo. ¿Solución? La telemedicina y sus tecnologías asociadas dan respuesta a los «desiertos médicos» y ofrecen atención rápida a personas aisladas.
  2. Económica. En EE. UU, el 33 % de los adultos no tiene capacidad para continuar con los tratamientos prescritos o realizar una consulta por razones económicas .
  3. Falta de disponibilidad de personal y tratamientos. En Europa faltan un millón de trabajadores en el sector sanitario . En todo el mundo, 300 millones de personas sufren una enfermedad para la que no existe tratamiento actualmente . Las empresas deben desarrollar software y biofármacos dirigidos a enfermedades no cubiertas, como las enfermedades raras o determinados cánceres.
  4. Falta de confianza. Aceptación de los tratamientos y la confianza que los ciudadanos depositan en su sistema sanitario para suministrarle el mejor tratamiento posible. Hay inquietud por la calidad de los servicios médicos a causa de escándalos aparecidos en los medios, o el carácter doloroso de algunos tratamientos. Se necesitan dispositivos médicos novedosos como las bombas de insulina inalámbricas, que contribuyen a un mayor confort y a la adopción de los tratamientos.

Coline Pavot, Análisis de Inversiones Responsables de La Financière de l’Echiquier

Related posts

La persona en el centro

Marta Gasca Gómez

La financiación privada, palanca de los ODS

Redaccion

El rol crucial de los los actores privados en la prevención juvenil

Marta Gasca Gómez