ISR

Banca March prevé un crecimiento débil

Banca March prevé un crecimiento débil, pero los peores escenarios pierden intensidad

Una política monetaria restrictiva y precios de la energía elevados frenarán el crecimiento. El PIB mundial solo crecerá un 2,3 % en 2024, por debajo del promedio histórico (3,4 %).

A pesar del aumento de los costes de financiación y el “shock” inflacionista, el consumidor se encuentra menos endeudado que en anteriores ciclos y con ahorro acumulado. El consumo seguirá resiliente, alejando los temores a una recesión.

La normalización de la inflación subyacente necesitará tiempo y no se conseguirá hasta la segunda mitad de 2024.

Los tipos de interés se mantendrán altos durante más tiempo

Se acerca la pausa de la FED y del BCE pero las primeras bajadas de tipos no llegarán antes del segundo trimestre de 2024.

La renta fija es el activo con un binomio rentabilidad-riesgo más atractivo. Banca March prefiere el crédito de mayor calidad y aprovechar los momentos de tensionamiento para ir incrementando duración.

Por su parte, el potencial para las bolsas es limitado y se mantienen exigentes para incrementar exposición.

Banca March considera que el ciclo económico está en una fase madura y prevé un entorno de crecimiento débil, con una inflación moderándose, pero donde los peores escenarios pierden intensidad. Aunque la economía global se ha mostrado resiliente, se enfrentará a fuerzas confrontadas: la subida de los costes de financiación y los altos precios de la energía seguirán frenando la actividad mientras, por el lado positivo, el menor endeudamiento de los hogares y la fortaleza del mercado laboral apoyarán el consumo, reduciendo el temor a una recesión global.

El consumo se mantiene pese a los altos precios

A pesar de las políticas monetarias restrictivas y el alza de precios, el consumo privado se ha consolidado como el gran soporte del crecimiento. El ahorro acumulado durante la pandemia todavía no se ha desvanecido completamente y, a cierre del segundo trimestre, suponía un 2,3 % del PIB en EE.UU. y un 6,4 % del PIB en la Eurozona.

Además, los hogares no han incrementado sus niveles de endeudamiento como ocurrió en los años previos a la crisis de 2008. En España, la deuda de los hogares se ha reducido hasta el 51 % del PIB, mínimos desde 2002. Por último, aunque el aumento del empleo será menor a partir de ahora, la moderación de la inflación y un mercado laboral ajustado permitirán que los ingresos reales de los hogares comiencen a recuperarse, lo que dará soporte al consumo.

Los tipos de interés son ya los más elevados de los últimos 20 años y en todos los segmentos de la renta fija superan las expectativas de inflación.

Banca March considera que ya nos encontramos en los ajustes finales en el ciclo de subida de los tipos oficiales, un momento que históricamente ha sido adecuado para incrementar exposición a renta fija y también para elevar la duración de las carteras: desde 1980 en todos los procesos de subidas de tipos de interés anteriores, la llegada de la pausa ha desencadenado retornos reales positivos para la renta fija a 12 meses.

El endeudamiento empresarial está contenido en comparación con ciclos anteriores

Tras las paradas de tipos oficiales, la renta variable suele tener un buen comportamiento. Sin embargo, estos también son periodos de transición hacia entornos más volátiles, que habitualmente se producen cuando los tipos de interés comienzan a bajar. El equipo de Estrategia de Mercados de Banca March aconsejamos una aproximación cauta, pero viendo las caídas como oportunidades para incrementar exposición con un mayor margen de seguridad.

Las valoraciones de las bolsas están en su promedio histórico, en un entorno de desaceleración y tipos elevados.

A nivel sectorial, apuestan por una combinación de sectores con capacidad de generar beneficios en el contexto macroeconómico actual y otros que permitan ganar exposición a la transformación económica. En concreto, siguen favoreciendo la inversión en el sector tecnológico por su capacidad de generar beneficios en un contexto donde las necesidades de inversión en digitalización seguirán al alza. Estas posiciones las combinan con la exposición al sector de cuidados de la salud, por su carácter defensivo y la recurrencia de sus beneficios en momentos de deterioro del ciclo económico.

Asimismo, Banca March piensa que es atractivo mantener exposición a sectores sensibles a tipos elevados y con valoraciones atractivas, como el financiero en Europa. Finalmente, y de manera estructural, ven oportunidades de inversión en sectores ligados a la transición y autosuficiencia energética.

Related posts

Mediterranean Fund, viento en popa

Marta Gasca Gómez

西班牙公司推广“消费换养老”创新模式

Redaccion

Inversión de impacto y mercados cotizados

Miguel Royo Gasca