Tribuna

Vínculo humano-animal, mucho más que solo felicidad

Cualquier persona que viva con animales de compañía puede dar fe de los beneficios que aportan las mascotas en la vida y de que, junto a ellos, los días son mejores

Pero además de pasar buenos momentos y de aportarnos grandes dosis de felicidad, está demostrado que el vínculo humano-animal aporta muchos beneficios. En Purina estamos convencidos de lo mucho que ofrecen los animales al conjunto de la sociedad. Por eso, hemos realizado una amplia investigación sobre el vínculo humano-animal para entender cómo esta unión es beneficiosa en diferentes aspectos de la vida.

Y la principal conclusión que hemos obtenido es que las políticas favorables a las mascotas pueden crear resultados positivos para nuestra sociedad, impactando a nivel social, económico y en la salud de las personas.

  • 1. Salud. Las mascotas contribuyen a mantener a las personas en buena salud física y mental

Los paseos son parte del cuidado necesario que todo perro necesita y es una motivación para salir, sobre todo para personas mayores. Esto tiene un impacto positivo directo en la actividad física de las personas, contribuyendo a mantener un estilo de vida más saludable y repercutir en el peso corporal, tanto suyo como del animal, la presión arterial o la frecuencia cardíaca.

Respecto a la salud mental, las mascotas ayudan tanto a niños como a adultos gracias a las terapias asistidas con animales, atenuando síntomas de ansiedad, depresión, deterioro cognitivo o demencia.
La presencia de estos perros en los hospitales aumenta el bienestar en niños y padres durante procesos dolorosos o tratamientos largos e intensos, como los oncológicos, ya que facilitan la distracción, mejoran el estado de ánimo y el sueño, haciendo las hospitalizaciones más llevaderas.

En familias con niños que presentan Trastorno del Espectro Autista, la incorporación de un perro de asistencia reduce significativamente el estrés, síntomas de agorafobia, autoagresiones y movimientos estereotipados, mejorando a su vez las capacidades sociales y de comunicación.

  • 2. Sociedad – Las mascotas fomentan la inclusión social y alivian la soledad

Las mascotas contribuyen a nuestra salud, pero también a nuestra felicidad, siendo un soporte indispensable en personas vulnerables que han pasado por procesos traumáticos y se encuentran en riesgo de sufrir exclusión y aislamiento social. Los animales pueden ayudarles a superar el estrés o problemas de salud mental asociados a su situación, así como promover su integración social.

Estar acompañado de un gato puede proporcionar compañía, sensación de un propósito y reducir la soledad; y en el caso de los perros además aumenta la frecuencia de las interacciones sociales, fomentando la inclusión social.

Por otro lado, los animales de compañía son de gran apoyo para personas con discapacidad, ya que pueden ayudarles a ser más independientes y sentirse más integrados en sus comunidades. Los perros de asistencia pueden entrenarse para facilitar las tareas cotidianas a personas con ceguera, epilepsia, diabetes, trastornos neuronales o mentales.

  • 3. Educación – Las mascotas ayudan a los niños a desarrollar habilidades sociales esenciales para su desarrollo, como la empatía

Los niños que viven en hogares con mascotas tienen más confianza, mejor autoestima y empatía además de menos probabilidades de presentar comportamientos antisociales, dificultades compartiendo, interactuando con otros niños o con sus emociones.

Incluir perros en entornos educativos tiene repercusiones positivas en el proceso de aprendizaje de los estudiantes, dado que estimulan su concentración, incrementa la motivación, y fomenta habilidades y competencias sociales de los alumnos a la vez que ayuda a reducir la ansiedad y mejora los resultados en estudiantes universitarios.

Sònia Sáez, Veterinaria y Brand Manager de Purina Corporativo

Related posts

Aragón en 2030 tiene que ser aún más social, verde y digital

Redaccion

Tomar la temperatura al cambio climático: una perspectiva de inversión

Marta Gasca Gómez

La renta mínima, pros y contras

Marta Gasca Gómez