RSC

¿Hacia dónde van las empresas?

Fundación máshumano indaga en los planes estratégicos empresariales y en el modo de gestionar a las personas.

¿Cómo impactará el actual entorno en las personas? ¿Es posible construir un futuro más humanista? El propio concepto de humanidad está en constante proceso de cambio. Las organizaciones se transforman conforme evolucionan las sociedades.

“Equilibrio inestable” y “reajuste”

Estamos asistiendo al fin de la globalización tal y como se ha entendido en las dos últimas décadas, y que vamos hacia un modelo de nuevos ecosistemas económicos por grandes bloques que mantienen el equilibrio y permiten la libertad de movimiento.

El gran reto del mercado laboral en el medio y largo plazo es conseguir la sostenibilidad del sistema de pensiones, que presenta un déficit equivalente al 2,5 % del PIB.

Como soluciones: el incremento voluntario de la vida laboral, atraer talento extranjero y mejorar desempleo juvenil.

Las principales preocupaciones de los directores de RRHH hace más de diez años estaban relacionadas con las remuneraciones de ejecutivos y empleados. Sin embargo, hoy en día, sus prioridades son el modelo de liderazgo, la ejecución de las transformaciones necesarias dentro de la compañía, la experiencia del empleado, las contrataciones y el futuro del trabajo, lo que representa una clara manifestación de cambio de tendencia.

En este proceso, marcado por un liderazgo más humanista, las organizaciones tienen que aprender a integrar en sus modelos de gestión algunos factores estratégicos que resultan determinantes para el futuro no solo de la propia entidad, sino también de la sociedad civil en su conjunto.

Los factores cabe son:
  1. Otorgar mayor protagonismo a la transparencia y reputación de la compañía.
  2. Normalizar en sus estructuras los nuevos modelos de trabajo y de contratación emergente.
  3. Conseguir captar y retener talento, ofreciendo una nueva relación entre empresa y trabajador que otorgue mayor protagonismo a la confianza, la autonomía.
  4. Escucha activa y el propósito corporativo.
  5. Incorporar los criterios ASG para que la actividad empresarial aporte un impacto en el entorno y cuide el bienestar emocional y la experiencia de sus empleados y de sus diferentes stakeholders.

FOTO: Beatriz Sánchez Guitián, Manuel Pimentel, Laura González-Molero, Iñigo Sagardoy, Ana Argelich, Rafael Doménech y Tomás Pereda.

Related posts

¿Quieres asesoramiento GRATIS para cumplir con la Ley de Discapacidad?

Redaccion

Calentitas, las nuevas normas de sostenibilidad

Juan Royo Abenia

“No regales tus datos. ¡Protégelos!”

Marta Gasca Gómez