Tribuna

El impacto inflacionista de la transición energética

Es probable que la descarbonización y la transición hacia una economía más sostenible tengan una tendencia muy inflacionista al menos durante la próxima década

Esto se debe a que el coste actual de las emisiones es demasiado bajo, ya que el precio medio mundial del carbono se sitúa en 6 dólares/tCO2 muy por debajo del nivel de 200 dólares/tCO2 necesario para 2030 para incentivar el cambio a cero neto.

Dado el actual uso masivo de combustibles fósiles para la producción de energía, es probable que el aumento de los precios del carbono tenga un gran impacto en los precios de la energía y la electricidad, especialmente en las primeras fases de la transición energética.

Tres escenarios diferentes:
  • Cero Neto.
  • Cero Neto con Innovación.
  • Transición Retardada.

Con una mayor adopción de los impuestos sobre el carbono, las presiones inflacionistas aumentarán globalmente en todos nuestros escenarios frente a las medidas existentes.

En el caso de la transición retardada, el mundo acaba aplicando políticas más estrictas a partir de 2040, ya que se necesita un incentivo más fuerte para limitar el calentamiento global.

Sólo nuestro escenario Cero Neto con Innovación tiene en cuenta los beneficios económicos más amplios asociados a una mayor innovación.

El escenario Cero Neto con Innovación también tiene en cuenta un mayor volumen de inversión verde por parte del sector privado. Los precios del carbono son inferiores a los del escenario Cero Neto, ya que se supone que los beneficios de la I+D reducen el coste marginal de reducir las emisiones. Esto significa que los impuestos sobre el carbono no necesitan subir tanto en este escenario para lograr el mismo grado de cambio de preferencias.

A medida que los países descarbonizan su producción energética y se alejan de los productos gravados, la inflación empezará a descender en 2030 en una transición ordenada, volviendo a su nivel de referencia en 2050.

La inflación en el escenario Cero Neto con Innovación volverá más rápidamente a su nivel de referencia debido a una mayor productividad y a una tarificación del carbono menos severa. Mientras tanto, en la transición retardada, la inflación empezará a subir a partir de 2030 y se mantendrá por encima de la línea de base a largo plazo debido a los continuos aumentos de la política fiscal. Por ello, una transición desordenada será más inflacionista que un paso gradual a cero neto.

Por otro lado, el impacto sobre el crecimiento de los precios no será homogéneo en todos los países.

Es probable que Rusia y Sudáfrica sufran las mayores presiones sobre los precios, mientras que el aumento de la inflación será más modesto en Europa y Reino Unido.

El impacto de la tarificación del carbono en todo el mundo dependerá de varios factores específicos de cada país.

En primer lugar, la magnitud de los impuestos sobre el carbono es un factor determinante en el cambio de los precios de la energía. Los precios del carbono serán mucho más elevados en los mercados desarrollados que en los emergentes. Otro factor clave de las diferencias entre países en cuanto al impacto inflacionista es el mix energético. Los países que actualmente dependen más de los combustibles fósiles para su generación de energía estarán más expuestos a los impuestos sobre el carbono, ya que una mayor proporción de combustibles fósiles refuerza la transmisión a los precios.

El grado de subida de los precios energéticos también depende estrictamente del contenido de carbono de los combustibles fósiles utilizados. Esto se debe a que el carbón es mucho más intensivo en carbono que el petróleo y, sobre todo, que el gas. Esto implica que, a igualdad de impuestos, los precios del carbón subirán más que los de los demás combustibles fósiles. Por eso es importante no sólo fijarse en la cantidad de combustibles fósiles utilizados en la producción de energía, sino también en el contenido de carbono de cada fuente. Los mercados emergentes dependen en gran medida de las fuentes de energía menos limpias. Sudáfrica está a la cabeza, ya que el carbón representa más del 60% de su demanda energética, seguida de China e India.

La escasez de minerales clave agravará las presiones inflacionistas

Las tecnologías de energías limpias, como las turbinas eólicas, los paneles solares y los vehículos eléctricos, requieren una gran cantidad de minerales. Por ejemplo, una planta eólica marina requiere unas 13 veces más recursos minerales que una planta de gas y un vehículo eléctrico requiere seis veces más recursos minerales que un coche convencional. Esto significa que la demanda de minerales y metales clave se disparará en las próximas dos décadas y que la oferta no podrá satisfacerla. El FMI ha comparado la oferta y la demanda de metales previstas para los próximos 30 años, suponiendo que se alcancen las emisiones cero netas de gases de efecto invernadero (basadas en el análisis del escenario neto cero de la Agencia Internacional de la Energía). Ha detectado una escasez de oferta de más del 50% para el grafito, el cobalto, el níquel y el litio.

Este desequilibrio entre la oferta y la demanda provocará un aumento de los precios de estos metales clave y pone de manifiesto las vulnerabilidades para acceder a ellos. Son, en parte, estas vulnerabilidades las que están impulsando a los gobiernos occidentales a intervenir directamente para aumentar las capacidades de fabricación de tecnologías verdes.

Una nueva iniciativa de tarificación del carbono

Las grandes desigualdades existentes entre los precios del carbono en los distintos países están suscitando interés por los impuestos fronterizos sobre el carbono, debido a la preocupación que suscitan las «fugas de carbono». La fuga de carbono se produce cuando los controles nacionales de emisiones incentivan el traslado de la producción intensiva en carbono a países menos regulados.

La UE lidera esta iniciativa con el Mecanismo de Ajuste de las Emisiones de Carbono en la Frontera (CBAM).

A finales del año pasado, los miembros del Parlamento Europeo llegaron a un acuerdo con los gobiernos de la UE para reducir el riesgo de fuga de carbono. El CBAM es el primer impuesto del mundo que grava el contenido de carbono de los productos importados y está llamado a convertirse en un pilar fundamental de la política climática europea. Se ha diseñado específicamente para garantizar que los esfuerzos de la UE por reducir las emisiones no se vean contrarrestados por un aumento de las emisiones fuera de sus fronteras debido a la deslocalización de la producción a países donde los precios del carbono son inferiores a los de la UE.

La CBAM se aplicará inicialmente sólo a las industrias intensivas en carbono, entre las que se incluyen la siderurgia, los fertilizantes, el aluminio, la producción de electricidad y el cemento. Comenzará a aplicarse a partir del 1 de octubre de 2023, pero con un periodo de transición en el que las obligaciones del importador se limitarán únicamente a la presentación de informes. A partir de 2026, los importadores tendrán que comprar certificados CBAM basados en el contenido de emisiones del volumen de mercancías que introduzcan.

Nuestro análisis muestra que las repercusiones de la CBAM se concentrarán en torno a un pequeño número de socios comerciales de la UE. Rusia y China se verán probablemente muy afectadas por la introducción de la CBAM debido a sus grandes exportaciones de hierro, acero y aluminio.

India y China tachan el mecanismo de proteccionismo encubierto

Los esfuerzos multilaterales concretos para liderar la descarbonización de la economía mundial, como los CBAM, se pondrán a prueba en un nuevo orden mundial.

Las CBAM tendrán importantes implicaciones para el comercio internacional, con el potencial de animar a los socios comerciales a descarbonizar sus procesos de producción. Es probable que obligue a los responsables políticos a hablar de establecer un precio del carbono en países donde actualmente no existe un mecanismo de fijación de precios para las emisiones nacionales, como en Estados Unidos. También podría incentivar a otros países a introducir sus propios impuestos fronterizos sobre el carbono. Canadá y Reino Unido, por ejemplo, han empezado a planteárselo.

Irene Lauro, economista medioambiental de Schroders

Related posts

Lucio Fernández, director de RSE de Redyser

Juan Royo Abenia

Asignación de activos ASG: rentabilidad bajo presión

Gonzalo Royo Gasca

Ley de vivienda: coercitiva y arbitraria… e inutil

Miguel Royo Gasca