Medio Ambiente

¿Casas de cáñamo, madera y arcilla?

La construcción incorpora biomateriales como el cáñamo o la madera

Se vuelven a usar materiales de construcción orgánicos tradicionales empleados hace miles de años y de fácil elaboración gracias a la tecnología y la ciencia: paja, madera arcilla.

El cáñamo se usa para fabricar ladrillos y planchas, así como hormigón de cáñamo, que es un excelente aislante para paredes, suelos o techos. Solo en Europa su producción ha aumentado un 75 % de 2015 a 2019, siendo los mayores productores de la UE Francia, Países Bajos y Austria.

El número de edificios de madera en masa de varios pisos construidos en Estados Unidos aumentó un 50 % entre julio de 2020 y diciembre de 2021. Sin embargo, hay algunos inconvenientes. Sobre todo, en el caso de los edificios de madera de varias plantas, se aconseja que los cimientos sean tradicionales para garantizar la resistencia a las inundaciones, utilizando hormigón. Cuando no se trata adecuadamente, la madera también es propensa a la putrefacción.

¿Y el material reciclado?  Reciclar acero refundiéndolo requiere un gran consumo de energía. Otros no tanta: madera, ladrillos, plásticos, textiles, cartón yeso o vidrio.

La arcilla se utiliza sobre todo para crear ladrillos o tejas y necesita relativamente poca energía para extraerla y refinarla. También puede combinarse con otros materiales para formar compuestos como el yeso, la cerámica, la tierra apisonada y otros. Las estructuras de arcilla tienen una vida útil de un siglo o más, gracias en parte a la durabilidad y resistencia al fuego del material. Además, se puede moldear en casi cualquier forma antes de la cocción. El inconveniente de la arcilla es que las estructuras de ladrillos de arcilla pueden ser extremadamente pesadas, lo que limita las alturas que se pueden construir.

La paja, aislante dentro de los muros y también forma parte de paneles fabricados

Uno de los inconvenientes de este material es la humedad y la putrefacción, al menos en lo que respecta a la construcción con balas de paja. Por ello, muchos países con un elevado nivel de lluvia no consideran que la paja sea un material de construcción viable.

«Los arquitectos se enfrentan a un cambio de paradigma cuya magnitud no habíamos visto desde hace décadas”

Ibrahim Imam, PlanRadar

España se enfoca en economía circular, grafeno y biomateriales como los hongos

En nuestro país la tendencia la marca la utilización de elementos de economía circular, es decir, aquellos que pueden tener varias vidas útiles al reutilizarse y reciclarse en nuevos elementos para la construcción.

Asimismo, hay una creciente preferencia en nuestro país por las pinturas ecológicas a base de grafeno, que encubren los contaminantes atmosféricos en nitratos inofensivos y otros materiales nuevos como el nylon regenerado y el hormigón de fibra de carbono. El empleo de este material está ayudando a reducir las emisiones nocivas en las zonas urbanas y, además, como requiere una menor energía y menos productos químicos peligrosos para producir, está reduciendo el carbono incorporado para el beneficio ambiental.

El micelio y los hongos son materiales de construcción del futuro. Pueden ser utilizados como tabiques, paneles estructurales, membranas aislantes, placas acústicas o como adhesivo de otros materiales.

Fuente: “The Architecture of the Future” PlanRadar, 2022

Related posts

Las tapas sostenibles

Marta Gasca Gómez

Petula Plas diseña la primera “Sala Sostenible” de GM España

Juan Royo Abenia

En 2030 no habrá agua para el 40 % de la población mundial

Miguel Royo Gasca