Emprendedores

¿Quieres que tu negocio sobreviva 1.000 días (y más)?

Tres años es el tiempo mínimo que necesita una pyme para saber si va bien encaminada y puede ganar dinero o no

Una buena estructura de negocio es indispensable para el éxito.

Valorar la conveniencia de tener socios, entender la contabilidad de partida doble o elegir la figura jurídica adecuada son algunos de los elementos clave en el inicio de una empresa.

En España hay más de un millón y medio de pymes. De ellas, las empresas sin asalariados representan el 54,7 % del total, mientras que las microempresas (hasta 9 empleados) suponen el 38,7 %. El 50 % de los negocios no superan los 1000 días de vida.

“Muchos emprendedores cierran sus empresas antes de los tres años por no estar bien asesorados sobre la estructura que necesitan para funcionar de forma correcta”

Néstor Salvador, Iiniciativa 1000 días para un negocio

Una buena idea de negocio, por sí sola, no conduce al éxito

Los emprendedores deben construir su negocio sobre una estructura sólida, que les permita avanzar con confianza, superando los obstáculos habituales de los primeros años.

  1. Socios. ¿Son convenientes? ¿Cuáles son sus objetivos y su nivel de compromiso? Deben sumar capacidades. El 40 % de las pymes cuentan con socios porque el emprendedor, en su momento, no ha sido capaz de decir que no.
  2. Contabilidad. Controlar los números permite analizar la evolución y tomar decisiones. Muchos emprendedores dejan en manos de la asesoría la información financiera.
  3. Figura jurídica. Si los negocios crecen, una de las mejores opciones es constituir una sociedad limitada. Implica compromiso, seriedad y equipo, y solo se arriesga el capital aportado. De este modo, si las cosas salen mal, el patrimonio personal de los socios no estará en juego.
  4. Patrimonio neto. Es la diferencia entre el activo y el pasivo. Incluye el capital social inicial, los posteriores aumentos (si se hacen), aportes de socios, los beneficios acumulados años tras año… o las pérdidas.
  5. Vender es cobrar. El riesgo de impagados siempre existe. La información pública disponible permite anticiparse y averiguar de qué cliente se trata antes de cerrar operaciones. Se trata de vender y cobrar según lo pactado, sin necesidad de recurrir a un abogado.

Foto de Andrea Piacquadio

Related posts

¿Generación X? ¿Y? ¡Para activa en RRSS la Generación Z!

Redaccion

Logística sostenible con Trucksters

Redaccion

Rolex: filantropía y emprendedores

Redaccion