ISR

Los fríos números de la bolsa ante la muerte y la destrucción

El coste humano de la invasión a Ucrania es devastador

Las repercusiones económicas y en los mercados también se dejan sentir

  • ¿Cómo afectará la crisis a los precios mundiales de la energía?

Rusia representa el 13 % de la producción mundial de petróleo y el 17 % de la producción mundial de gas natural. Sin embargo, la dependencia de la UE de las fuentes energéticas rusas es mucho mayor: un 25 % de las importaciones de crudo de la UE y un 40 % de las importaciones de gas natural proceden de Rusia.

La UE tiene un margen limitado para compensar cualquier interrupción en el suministro con importaciones de otras fuentes, y las recientes oscilaciones en los precios se han visto agravadas por el hecho de que las existencias de energía de la UE comenzaron el invierno a niveles bajos después de un otoño inusualmente frío.

Las sanciones impuestas se han diseñado para minimizar el impacto en el suministro de energía, pero los precios de la energía seguirán siendo muy sensibles a nuevos acontecimientos.

El riesgo para los precios de la energía es asimétrico

Podríamos ver movimientos significativos más altos en caso de que empeoren las preocupaciones sobre la interrupción de la oferta. Si la situación se calma, los precios de la energía bajarían, pero es probable que el ajustado equilibrio entre la oferta y la demanda del mercado mantenga los precios a niveles elevados en comparación con niveles históricos.

  • ¿Conducirá el nivel de 100dólares el barril a una recesión?

No. Los consumidores con ingresos medios y altos tienen suficientes ahorros de la pandemia para continuar gastando. Los hogares con ingresos más bajos recibirán subsidios gubernamentales. Es probable que Biden impulse créditos fiscales a las familias. Además, aunque la inflación es alta, el bajo desempleo está estimulando el aumento de los salarios, incluso en los trabajadores con salarios bajos están. En EE. UU., la inflación se ha acelerado hasta el 7,5 %, pero los ingresos reales se han visto al menos respaldados por la aceleración del crecimiento salarial hasta más del 5 %.

  • ¿Tendrán que subir tipos los bancos centrales más rápidamente ante el aumento de la inflación impulsada por las materias primas?

No. Los bancos centrales priorizarán el crecimiento y, por tanto, normalizarán su política de forma más gradual, ya que reconocen el riesgo que el aumento de los precios de las materias primas supone para el crecimiento. Las expectativas del mercado para una subida de 50 puntos básicos de la Reserva Federal (Fed) y el Banco de Inglaterra (BoE) en su próxima reunión han caído hasta el 20 %, mientras que en las semanas anteriores habían llegado hasta el 80 %. Las expectativas en cuanto al número de subidas hasta finales de año también han caído, y los inversores ahora esperan al menos una subida menos tanto de la Fed como del Banco de Inglaterra de lo q esperaban hace unas semanas.

  • ¿Qué regiones son más vulnerables?

La economía europea está más expuesta dada su elevada dependencia de la energía rusa. En el escenario extremo, Rusia corta todos los suministros de gas… pero es poco probable, dados los efectos que tendría en los ingresos de Rusia.

El sistema bancario de Europa también está expuesto. Sin embargo, según el Banco de Liquidaciones Internacionales, la exposición total es de 89 billones de dólares, lo que parece manejable.

El BCE tiene más margen para ralentizar el ritmo de ajuste monetario porque las presiones salariales son menos agudas, lo que debería aliviar la actividad económica y los spreads en la periferia.

El consumidor estadounidense puede ser sensible al aumento de los precios de la gasolina, pero el sector del petróleo y el gas tiende a beneficiarse del aumento de la actividad. EE. UU. se convirtió en un importante exportador neto de energía en 2019, por lo que los periodos de subida de los precios del petróleo no son tan perjudiciales para la actividad.

En el mundo emergente, hay ganadores y perdedores

Los exportadores de materias primas se están beneficiando del incremento de los precios. Sin embargo, a diferencia de los países desarrollados, los bancos centrales podrían verse obligados a endurecer sus políticas ante el aumento de la inflación, lo que ralentizaría la actividad.

Por lo tanto, existe una dispersión significativa de rentabilidad entre los índices de referencia de ME. El MSCI EM Asia ha caído un 6 % en las dos últimas semanas, mientras que el de EM LATAM ha caído menos de un 2 %

  • ¿Qué deben hacer los inversores?

Históricamente los acontecimientos geopolíticos, incluso los que implican a importantes productores de energía, no han tenido un impacto duradero en los mercados.

Al mirar hacia atrás, las ventas masivas en los mercados de renta variable relacionadas con eventos geopolíticos han tendido a ser cortas y agudas, con ventas masivas que no duran mucho más que un mes, ya que los mercados reaccionan ante el evento repentino.

El nivel de la reacción del mercado puede ser considerable, como ha sido en este caso, con caídas de la renta variable del 10 %. Sin embargo, en la mayoría de los incidentes geopolíticos anteriores, los mercados han tendido a recuperarse hasta su nivel anterior en menos de un mes, después de que los inversores evaluaran que el entorno macroeconómico no ha cambiado sustancialmente. Por supuesto, si el contexto de crecimiento cambia materialmente, como lo hizo con la crisis del petróleo de 1973, puede conducir a una mayor ola de ventas y a un periodo más largo para recuperar las pérdidas.

La reducción del riesgo de una cartera puede ser tentadora dadas las posibles consecuencias de un periodo prolongado y significativo de conflicto entre Rusia y Occidente. Sin embargo, es posible que sin la introducción de sanciones centradas en la energía, los inversores puedan volver al discurso inicial más amplio sobre 2022 relativamente rápido, con un escenario de tipos de interés ligeramente más altos y una rotación de la rentabilidad hacia los segmentos value, del que se benefician índices de referencia como los europeos.

En este momento, se desaconseja cambios pronunciados en las asignaciones en las carteras, más allá quizás de llevarlas a posiciones más neutrales.

Una cosa parece estar muy clara: a corto y largo plazo la crisis intensificará la inversión en la transición hacia las energías renovables, ya que el aumento de los precios de la energía y los temores a la seguridad energética se suman a las preocupaciones existentes sobre el clima.

Fuente: JP Morgan

Foto: Katie Godowski

Related posts

Inversión RSC para luchar contra la epilepsia

Redaccion

eEspaña, la transformación digital en el sector turístico

Redaccion

La inversión en tendencias puede aprovechar los sesgos de comportamiento

Redaccion