Medio Ambiente

La taxonomía que salvará el mundo

Las empresas son cada vez más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente

Las regulaciones determinan aquellas compañías que llevan a cabo esta transición de una forma real y sostenida. La Ley estandariza los aspectos que definen a las empresas como sostenibles, bajo el propósito principal de reorientar flujos de capital hacia el desarrollo sostenible, favoreciendo así a aquellas empresas que realmente dirigen su actividad a este propósito.

El Plan de Acción de Finanzas Sostenibles de la Unión Europea de 2018 está compuesto por 10 aspectos que siguen este objetivo

Su reglamento define los criterios objetivos para clasificar, a través de una taxonomía, si una actividad económica que desarrolla una empresa es sostenible desde el punto de vista medioambiental según el TEG (Technicolor Expert Group on Sustainable Finance).

Solo se es sostenible si cimple obligatoriamente con tres aspectos que deben ser validados por una auditoría.

  • Contribuir a uno de los 6 objetivos medioambientales:
    1. Mitigación del cambio climático.
    2. Adaptación al cambio climático.
    3. Protección del agua.
    4. Economía circular.
    5. Prevención de la contaminación.
    6. Biodiversidad y ecosistemas.
  • No causar un daño significativo al resto de los objetivos que no cumple o no contribuye (DNSH – Do Not Significant Harm).
  • Garantías mínimas sociales según la OIT.

La taxonomía se compone de una lista detallada de actividades económicas sostenibles (The EU Taxonomy)

«Las empresas no podrán declarar como sostenibles aquellas actividades que no acrediten su cumplimiento.

Se evita así el Greenwashing o “blanqueo ecológico”, es decir, ser “verde” en teoría, pero no en la práctica”

Mario Izquierdo, Stratesys

Asimismo, gracias a este sistema homogéneo, la taxonomía brinda de una transparencia que hace más accesible los datos medioambientales de empresas sostenibles, atrayendo en consecuencia un mayor flujo de capital hacia las mismas.

La tecnología, clave a la hora de extraer la información necesaria para este objetivo

Es posible extraer automatizadamente la información cuantificable de las fuentes de datos, armonizarla y presentarla en indicadores legales. Así mismo, también habrá que tener en cuenta el seguimiento o monitorización de la información en la que se basan los criterios de selección técnica ya que el incumplimiento de estos hará que una actividad deje de considerarse como sostenible.

Related posts

¿Acaso no contaminan los datos en la nube?

Redaccion

Innovación y generación distribuida de energía: el ‘Barrio Solar’ de Zaragoza

Marta Gasca Gómez

Un reto clave, frenar el desperdicio alimentario

Marta Gasca Gómez