Tribuna

China, cero emisiones… en 2060

Diogo Gomes, senior CRM en UBS AM Iberia,

El presidente chino, Xi Jinping, se ha comprometido a alcanzar el objetivo de cero emisiones netas en 2060

Sin embargo, lo más importante es que también se ha comprometido a alcanzar un pico máximo de emisiones de CO2 para 2030.

A pesar de que sus emisiones han seguido aumentando de forma constante, hay signos alentadores. Esto subraya la magnitud de los compromisos climáticos a corto plazo que están asumiendo, que pueden no parecer evidentes si se tiene en cuenta el objetivo de 2060. Para conseguirlo, los gobiernos locales se han movilizado para crear estrategias y planes de descarbonización

  • corto plazo (mecanismos de mercado basados en precios, bonos verdes…)
  • largo plazo ( I+D en tecnología climática…)

Se está avanzando en sectores clave, como el transporte y la energía, así como en sectores difíciles de abandonar, como la industria manufacturera. Los efectos se extienden por los mercados mundiales.

La continua dependencia del carbón en el suministro eléctrico de China.

China parece estar adoptando un enfoque pragmático para mantener sus luces encendidas debido a

  1. picos de capacidad de carga
  2. apagones nacionales
  3. creciente preocupación por la seguridad energética

Pero su objetivo a largo plazo de neutralidad en carbono sigue estando claro. El delicado equilibrio vendrá a la hora de cumplir los objetivos intermedios; al fin y al cabo, los puntos de inflexión climáticos y ecológicos hacen oídos sordos a los desafíos internos y a las excusas geopolíticas.

En la mayoría de los casos, las herramientas basadas en el mercado desempeñarían un papel fundamental en la descarbonización. En el caso de China es un poco diferente. Su régimen de comercio de derechos de emisión (ETS ) permanece en estado embrionario, en parte porque al país no le interesan tanto las medidas a corto plazo como los mecanismos de mercado basados en los precios. Las políticas de transición del Estado ya han impulsado a las industrias primarias a invertir en I+D, incluidas las tecnologías de transición que aún no son económicamente viables (es decir, CAC, hidrógeno).

Para China la seguridad energética y, por tanto, el desarrollo de tecnologías de descarbonización, tiene prioridad sobre la transición hacia el abandono del carbón

La construcción de centrales de carbón ultra eficientes pretende ayudar al país a alcanzar el pico de emisiones sustituyendo las antiguas, pero el ritmo de sustitución no está siendo lo bastante rápido. Es una estrategia arriesgada, pero el abandono total del carbón no es, por desgracia, una prioridad.

Líder en energías renovables y limpias

China es un líder indiscutible en tecnología verde. Y, aunque el razonamiento comercial y geopolítico puede apuntalar algunos de los motivos subyacentes, sigue reflejando un compromiso estratégico de descarbonización.

Su éxito es innegable. Tras hacerse con el 80 % de la cadena de suministro de paneles solares y convertirse en el mayor fabricante mundial de vehículos eléctricos, gran parte del resto del mundo mira con envidia y trata frenéticamente de emular o al menos garantizar una mayor diversificación del suministro mundial de energías renovables.

Mientras tanto, China ha exportado la deflación de las energías renovables a otras partes del mundo al reducir los costes de los equipos de “tierras raras”. Los precios de las “tierras raras” cayeron a su nivel más bajo desde finales de 2020 debido a que la débil demanda de las empresas de energía verde y del sector del automóvil se combinó con el aumento de la oferta de China. Sin embargo, aunque la posición mundial de China es dominante, sigue siendo una economía en transición.

«Los actuales incentivos políticos chinos se adaptan mejor a las tecnologías a gran escala, como el CCUS (captura, uso y almacenamiento de carbono, por sus siglas en inglés) y la biorrefinería, que, a las infraestructuras de red y los productos de consumo, que son los puntos fuertes actuales de China en materia de fabricación»

Agencia Europea de la Energía (EIA)

Financiación para el clima

Los bonos verdes han experimentado un crecimiento vertiginoso en China, un país que busca consolidarse como líder en financiación climática. De hecho, la Iniciativa de Bonos Climáticos (GBDB) registró 85 400 millones de dólares en su base de datos de bonos verdes, la mayor de todos los países.

«China ha experimentado un crecimiento increíble de la financiación verde en los últimos años, como reflejo de los rápidos avances en energías limpias, transporte con bajas emisiones de carbono y otras áreas»

Sean Kidney, Iniciativa de Bonos Climáticos

Aún queda mucho por hacer, sobre todo en la transición de los sectores energético e industrial; los bonos verdes y de transición ayudarán a impulsar ese cambio.

Diogo Gomes, UBS AM Iberia

Related posts

El momento clave para la descarbonización de la movilidad urbana ha llegado (I)

Redaccion

Tecnología al servicio de los ODS

Redaccion

El cambio climático preocupa menos…

Marta Gasca Gómez