Solidaridad

Arte por La Palma

Verse revoluciona la exposición urbana Meninas Madrid Gallery 2021

La fintech española reparte 100.000 euros solo por hacerse cliente entre los curiosos que se acerquen a ver su “generosa” Menina ubicada en la Plaza del Callao

La Meninas Madrid Gallery llena el centro de la capital con las figuras de Velázquez reinventadas por reconocidos artistas. Esta iniciativa de Antonio Azzato y el Ayuntamiento de Madrid cuenta este año con la participación de la app Verse.

Verse es el “banco de la nueva generación”

Su público pertenece mayoritariamente a la Generación Z. Verse ha creado la primera Menina que reparte de manera inteligente Premio Seguro. Para lograrlo, Verse ha impreso sobre la figura multitud de códigos QR que regalan dinero en forma de saldo en la aplicación a todas las personas que los escaneen durante el tiempo que permanezca en la concurrida Plaza del Callao de Madrid.

Un “rasca y gana” digital e inteligente

Los QR distribuyen premios automáticos aleatorios entre todos los participantes, filtrando con inteligencia artificial y en cuestión de microsegundos el tipo de usuario. El premio que obtenga cada usuario se sumará directamente a su cuenta de Verse y podrá utilizarlo al momento con total libertad. Puede hacerse transferencias inmediatas y gratuitas a cualquier cuenta bancaria.

La menina de Verse continuará entregando premios hasta el 15 de diciembre, fecha en la que todas las figuras serán retiradas y subastadas. El arte es clave a la hora de divulgar mensajes positivos.

El dinero recaudado en las subastas irá a ayudar a los afectados por la erupción del volcán de La Palma. Esta cantidad, por tanto, se suma a la contribución económica de 20.000 euros realizada directamente por Verse el mes pasado a través de una campaña en la que la empresa dobló todas las donaciones realizadas por sus usuarios.

Related posts

Memoria de RSC de VIPS: caminando hacia el empleo

Redaccion

Un gesto contra el Mieloma Múltiple

Marta Gasca Gómez

Periodistas e infancia durante la pandemia

Marta Gasca Gómez