Editorial

Retos y amenazas de la educación

La COVID-19 revolucionó el sector de la educación cuando obligó a los alumnos a quedarse en casa

Huérfanos del contacto físico, los profes se aliaron con la tecnología para continuar impartiendo docencia. La enseñanza en casa ya no era la excepción sino lo habitual.

Las brechas educativas se ampliaron

Muchas personas en el mundo no pueden permitirse la tecnología con la que acceder a las clases no presenciales. Muchos países ni siquiera tienen sistemas educativos como el español que garantiza el acceso a la educación a todos.

No todo es oro lo que reluce en nuestro descentralizado estado de las autonomías. Una de ellas camufla sus fracasos con eufemismos. La última: el suspenso, ya no es “no logrado” si no “en proceso de lograrlo”.

Pero la crisis también trajo nuevas formas de enseñanza infantil

La tecnología educativa (edtech) transforma radicalmente la educación y la adapta a los individuos.

  • Las llamadas por Zoom, por ejemplo, pueden hacer accesible la educación a niños y niñas que tenían que recorrer kilómetros a pie para acudir a clase con riesgo de sufrir violencia en el camino.
  • Century Tech rastreará cada movimiento que haga el estudiante, o cada toque sobre una Tablet. Es una solución única para todos los estudiantes y reduce la carga administrativa de los profesores. Esta plataforma adaptativa rastrea exactamente cómo está aprendiendo cada estudiante de forma individualizada, dónde están las brechas y la velocidad de progreso. Así, el profesor puede personalizar sus enseñanzas. La información también se comparte directamente a los padres, reduciendo la burocracia.

“La tecnología ofrecerá los contenidos que mejor se adapten a cada estudiante en concreto, permitiéndole avanzar a su propio ritmo, es como la diferencia entre sentarse frente a la televisión convencional o disponer de Netflix”

Lea Simpson, Brink

Algunos de los mayores beneficios serán para los países emergentes

El 90 % de los niños en edad de educación primaria en países de renta baja y del 75 % en países de renta media-baja —330 millones de niños— no sabe leer o resolver ejercicios de matemáticas básicos al finalizar la educación primaria. Aunque asisten al colegio, no aprenden las competencias básicas fundamentales.

La tecnología no es equiparable al uso de vídeos o de animaciones para hacer las clases más amenas, sino que en realidad consiste en la capacidad de personalizar… Puede ayudar realmente a los países a saltarse etapas en las que, de lo contrario, deberían permanecer durante un largo periodo de tiempo.

Pero los países emergentes presentan limitaciones en sus infraestructuras relativas a la electricidad y la conectividad.

  • En Afganistán o Uganda, la radio bidireccional ha supuesto una importante herramienta que ha permitido a los alumnos el acceso remoto a profesores.
  • En el Líbano, las comunidades de refugiados están intentando utilizar WhatsApp para la enseñanza.

Además, los profesores deben saber cómo sacar el máximo partido al software.

  • En la India, la educación tiende a organizarse en la práctica en torno a aportaciones. Hay que construir escuelas, formar profesores y facilitar ordenadores portátiles a los alumnos.

En definitiva, la tecnología educativa plantea un sinfín de oportunidades, desde la inteligencia artificial hasta el reconocimiento por voz. El mercado del aprendizaje y el desarrollo está valorado en 370.000 millones de dólares. La clave estará en garantizar su uso adecuado y sensato.

El cómic también tiene mucho que aportar en un mundo visual como el actual, por cierto.

Imagen: Impacto comic

Related posts

¿Cómo lograr una transformación radical del modelo económico y social actual?

Juan Royo Abenia

Paro estructural y discapacidad

Marta Gasca Gómez

Haz Fundación

Redaccion