ISR

España es el ‘Texas de Europa’ en renovables

Produce un 35 % más de irradiación solar que el resto de países de Europa del Sur

 Los escandinavos y el Norte de Europa apostarán por la eólica; España, Italia y Grecia, por la solar fotovoltaica.

El sector energético europeo se va a reducir y concentrar para ganar en eficiencia. Habrá menos energéticas -incluidas las petrolíferas, que se fusionaran con eléctricas.

La incorporación de tecnologías que hasta ahora eran puramente teóricas por su alto coste (hidrógeno, geotérmicas, mareomotriz, etc.), se convierten en 2022, gracias a la internalización del coste del CO2 en la economía, en una alternativa rentable y real a medio plazo. El desarrollo de la hibridación y nuevas fórmulas de almacenamiento energético serán dos de las grandes tendencias del sector en los próximos años.

España parte con una situación envidiable

“España es el ‘Texas de Europa’ en renovables: un 35 % más de irradiación solar que el resto de paises de Europa del Sur”

Carlos Bendito, AUREA Capital

Cada euro invertido en España en producción solar aporta un 35 % más de margen de rentabilidad que cualquier otro europeo

España puede cubrir su propia demanda y una gran parte de la europea con energía solar y acumuladores. Sería el principal proveedor de energía renovable de Europa, desplazando las importaciones de gas y petróleo.

0,4 billones de euros se invertirían en España en proyectos renovables (15 % del total del conjunto de la UE) en el periodo 2019-2050

¿Qué modelo es más ventajoso para España?

“España con su irradiación solar se encuentra en la misma situación que Noruega cuando descubrió las bolsas de petróleo en los años 60, y creo el Fondo Soberano más grande del mundo”.

La intervención del Estado en el mercado eléctrico está en contra de las leyes de libre mercado y de la estructura europea del mercado energético.

En este sentido la forma óptima de participación del Estado en el mercado eléctrico es mediante la canalización de inversión hacia ese sector, mediante la creación de Productores Independientes de Energía o Independent Power Producers (IPP).

La creación de un Fondo Nacional de Transición Energética podría movilizar co-inversión de pensiones e inversores institucionales con un coste de capital bajo, hacia la creación de IPP en el sector energético.

Este fondo podría financiarse:

  • Ahorros obtenidos en importación de combustibles fósiles
  • Caja de las pensiones, mediante la modificación de la ley de pensiones, siguiendo el modelo francés o el noruego.

El planteamiento de buscar una réplica del Fondo Estatal Noruego sustituyendo los activos fósiles por los activos renovables -sobre todo solares españoles- supone un reto: mientras los activos nórdicos estaban en el mar, en el caso español están en el territorio.

“es clave anticipar una respuesta razonable y sostenible a la ineludible inclusión territorial y social de la superposición -en las diferentes regiones- de una nueva capa de “usos del territorio” de una forma ambiciosa”

Nuevo modelo una ordenación territorial

Se propicia el carácter distribuido de las renovables y en particular de la solar FV, un territorio en red y con ‘nodos autosuficientes interconectados’ a nivel nacional. Dado que las competencias en ordenación territorial son de las regiones replicar, en medida de lo posible, el PNIEC a nivel autonómico podría facilitar el proceso de integración territorial.

Related posts

Inteligencia Artificial al servicio de la ISR

Redaccion

Movimientos sostenibles de ING

Miguel Royo Gasca

BEI y Banca March: 400 millones de euros para financiar a pymes

Redaccion