ISR

Bancos, préstamos y cambio climático

“Hablan, pero no hacen” se quejó la Reina, Isabel II en vísperas de la COP26

Los bancos que financian a las grandes empresas tienen un enorme papel que desempeñar para frenar el cambio climático. Pero la oportunidad aún no se ha aprovechado del todo.

Se trata de financiar la transición hacia un futuro con bajas emisiones de carbono, pero desde el Acuerdo de París en 2015, la financiación de los combustibles fósiles por parte de los bancos ha aumentado hasta ser mayor en 2020 que en 2016 [1].

“Como gestores de activos, queremos convencer a los bancos de que se inclinen por la transición energética y hagan de su financiación una prioridad absoluta”

Andrew Fraser, abrdn

Compromiso de los bancos con la transición energética verde

La mayoría han establecido objetivos de cero emisiones netas y tienen políticas de desinversión y objetivos para mejorar sus tasas de préstamo a las empresas sostenibles. Muchos están emitiendo bonos verdes.

No obstante, siguen infrautilizando esta enorme oportunidad.

“La financiación de la transición climática ofrece un enorme potencial de crecimiento. La transición energética mundial requiere entre 3 y 5 billones de dólares anuales de financiación. Esto compensa con creces la reducción estimada de 2 billones de dólares anuales en el negocio heredado”

¿Cómo pueden actuar los bancos?

100 empresas en el mundo son responsables del 70 % de las emisiones mundiales. Los bancos que financian sus negocios tienen el poder de impulsar el cambio.

“Queremos arrojar luz sobre la situación actual y animar a los prestamistas a mejorar. Hemos recopilado datos que nos ayudan a comprender en qué punto se encuentran los bancos en su camino hacia la transición climática y a quiénes consideramos líderes y rezagados”

En este sentido Barclays, HSBC y RBS están entre los que tienen los planes mejor definidos. Bank of China y el banco francés BFCM se quedan atrás.

Reducir las emisiones internas

El objetivo de toda empresa, incluida la gestión de activos, debe ser en primer lugar controlar sus propias emisiones internas. Los bancos generan emisiones de carbono al calentar y refrigerar las oficinas, al producir material y al hacer funcionar los sistemas informáticos. Controlar sus emisiones internas podría implicar reducir el uso de energía, utilizar energías renovables, reciclar y gestionar oficinas sostenibles; todo ello contribuirá. Las emisiones restantes pueden compensarse con planes de plantación de calidad. En este caso, no queremos ver la plantación forestal más barata disponible, sino sitios que proporcionen una biodiversidad global y beneficios ambientales y que tengan planes para 100 años o más en el futuro.

Una vez que los bancos se hayan ocupado de sus propias emisiones, pueden dirigir su atención a las empresas que financian. El primer paso para gestionar las emisiones es medirlas. En este sentido, resulta útil la norma de la Asociación para la Contabilidad del Carbono en el Sector Financiero (PCAF, por sus siglas en inglés), una iniciativa impulsada por el sector que ofrece una orientación metodológica detallada para medir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) asociadas a los préstamos y las inversiones.

Medición de las emisiones financiadas

Sólo 7 bancos hacen una huella clara de la mayoría de sus emisiones financiadas (de las actividades bancarias y de inversión). La metodología utilizada para ello varía

  • Rabobank utiliza la metodología PCAF
  • Barclays ha desarrollado un método interno, llamado “BlueTrack”, de contabilidad del carbono.
13 bancos tienen un objetivo neto cero para 2050 que incluye las emisiones que financian

Sin embargo, sólo 3 tienen un objetivo intermedio.

  • Lloyds se ha comprometido a reducir a la mitad las emisiones de carbono generadas por los proyectos que financia para 2030.

Sin objetivos intermedios claros, es difícil ver el camino hacia el cero neto.

  • HSBC tiene un objetivo de cero emisiones netas para 2050, pero al no tener objetivos intermedios a nivel corporativo, no da confianza en que se vaya a conseguir.
Una nueva estrategia de préstamos

Todos los grandes bancos deben publicar su estrategia de cambio climático aprobada por el consejo de administración e impulsados activamente. Esto garantizará que la acción se lleve a cabo en toda la organización, en lugar de recaer únicamente en un equipo de sostenibilidad.  Solo 5 bancos tienen el cambio climático como punto permanente en el orden del día del consejo.

Todos los aspectos del proceso de asignación de capital deberían tener en cuenta el clima. Y los prestamistas deben considerar tanto la exclusión negativa, es decir, no prestar a los emisores de gases de efecto invernadero, como la inclusión positiva, es decir, prestar a las empresas que ofrecen soluciones para el cambio climático.

HSBC se ha comprometido a destinar entre 750.000 y 1 billón de dólares a la financiación sostenible en los próximos 10 años. Algunos bancos ofrecen ahora mejores tipos de interés a las empresas con mayores credenciales ESG, y existe un mercado creciente de préstamos verdes o vinculados a la sostenibilidad.

Préstamos minoristas sostenibles

El énfasis en dar prioridad a los préstamos sostenibles ya no se aplica sólo a los clientes corporativos. ABN Amro afirma que su cartera de hipotecas causa más emisiones de GEI que sus préstamos a empresas mineras o industriales, por lo que queremos ver a los bancos desplegando nuevas y ambiciosas formas de hacer negocios con sus clientes minoristas haciendo hincapié en la acción contra el cambio climático. El año pasado, NatWest lanzó la primera “hipoteca verde” del Reino Unido, que ofrece tipos de interés más bajos a los prestatarios de viviendas más eficientes desde el punto de vista energético. Natwest también tiene previsto ayudar a los clientes actuales a financiar mejoras ecológicas en el hogar a tipos de interés bajos a través de su hipoteca actual. Por su parte, Lloyds quiere ampliar sus préstamos para vehículos eléctricos.

Los bancos minoristas están muy por detrás de sus homólogos corporativos a la hora de cuantificar la huella de carbono de su cartera de préstamos. Tanto Lloyds como NatWest se han comprometido a reducir a la mitad las emisiones vinculadas a su cartera de préstamos, pero aún no han calculado el nivel de esas emisiones.

[1] Según un informe elaborado conjuntamente por las ONG Rainforest Action Network, BankTrack, Indigenous Environmental Network, Oil Change International, Reclaim Finance y Sierra Club

 

Related posts

Mesa redonda: Las claves de la Inversión Socialmente Responsable en los mercados financieros

Redaccion

Aumenta la inversión de los minoristas en ISR

Miguel Royo Gasca

Movimientos sostenibles de ING

Miguel Royo Gasca