RSC

¡Acelerad la circularidad y desmaterialización!

cómic de daredevil

¿Sabes cuales son las 3 dimensiones clave para acelerar la circularidad y desmaterialización en las empresas?

Te lo digo: consumidor, producto y la operativa de las empresas. 

En 2050, un 40 % de la reducción de GEI dependerá directamente de los avances en la circularización de la economía pero en 2023 solo el 7,2 % de la economía es circular

El modelo económico lineal (extracción, uso y desecho) es una ruina.

Muchos ya han adoptado una transición a energías renovables y planes de neutralidad de carbono pero no basta.

La desmaterialización implica reducir la intensidad material de la economía. El 90 % de los recursos consumidos se convierten en residuos, un desastre.

Reciclaje, compostaje y reparación: Aunque la desmaterialización mejora la eficiencia y reduce costes, la circularización también es complejidad operativa y gastos adicionales.

Transformando las costumbres de los consumidores:
  • Refill, segunda mano y reciclaje dependen de la participación activa del consumidor.
  • Ojo a las prioridades y limitaciones del usuario: evaluar la elasticidad de la demanda frente a cambios de precio por acciones sostenibles.
  • Narrativa efectiva para involucrarle.
El producto

Las empresas de servicios desempeñan un papel esencial en la transición hacia una economía circular. A pesar de que este enfoque se vincula comúnmente con la industria y la gestión de residuos, sectores como bancos, aseguradoras, telecomunicaciones y distribución influyen en las decisiones financieras y comportamientos de consumo de los clientes, lo que las convierte en actores clave para impulsar prácticas más sostenibles y circulares en la sociedad.

Por ello, en la dimensión del producto, se requiere analizar la sostenibilidad social y ambiental de la solución, definir estrategias para circularizar y diseñar la experiencia de compra y post-compra. Asimismo, además de establecer modelos comerciales y de precios, se deben considerar aspectos como programas de fidelidad, etiquetado digital y sistemas de alerta. Por último, se ha de desarrollar una tesis material de impacto sobre la nueva solución, asegurando su relevancia en el contexto circular.

Todos los pasos desde la operativa cuentan

Implementar sistemas de gestión y medición sólidos en todas las etapas de la cadena no solo ayuda a las empresas a identificar áreas de mejora y optimizar sus operaciones, sino que también facilita la generación de conocimientos compartidos con otros actores implicados. Este enfoque colaborativo impulsa el progreso hacia el objetivo circular compartido, permitiendo un flujo de información valiosa que beneficia a todas las partes involucradas en el proceso.

En el caso de las operaciones, las empresas tienen que diagnosticar el impacto ambiental a lo largo de la cadena de valor, definir un modelo de gobierno circular en la empresa y optimizar la logística inversa. Deben analizar las implicaciones financieras del modelo circular y establecer un plan de negocio para la transición.

Por último, para poder operar este nuevo modelo es necesario establecer alianzas estratégicas con diversos actores de la red y aplicar tecnología y arquitectura de datos.

“El modelo económico lineal -en el que los materiales se extraen, se utilizan y se desechan- compromete la viabilidad de nuestras economías en el largo plazo. La Tierra es un sistema cerrado que no importa materiales del exterior ni exporta basura. Así, las cadenas de valor que no prevean el tratamiento circular de materiales escasos tienen una fecha de caducidad más o menos temprana”

Xavier Vallés Aznar, Managing Director de Neture Impact

Fuente:  “Desmaterialización y circularidad”, las tres dimensiones clave que las empresas deben tener en cuenta para acelerar la economía circular y desmaterialización, Neture Impact, 2023. 

Related posts

Milénicos, lujo, marcas, valores y RSC ¿hacia dónde vamos?

Redaccion

¡¡Es el momento de los líderes!!

Miguel Royo Gasca

La resiliencia de la economía aplazará las bajadas de tipos

Juan Royo Abenia