Medio Ambiente

Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2023-2030

Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2023-2030: Luces… y sombras

Puntos positivos del borrador del PNIEC actualizado
  1. Ambición reducción de GEI y se incrementan los objetivos de potencia renovable sobre el uso final de la energía y en la generación eléctrica.
    1. Porcentaje de mejora de eficiencia energética.
    2. Consumo de energía final por sectores, dividido por fuentes, con proyecciones a 2030.
  2. Adelanta el fin de la generación eléctrica a partir del carbón de 2030 a 2025. Previsión potencia instalada para la energía eólica marina flotante en 2030, encuadrando dicho objetivo en los 3 GW. OJO: no hay marco jurídico…
  3. No prevé aumentar la potencia eléctrica a partir de biomasa en España. Incrementa el objetivo RFNBO (renewables fuels of non-biological origin) sobre el hidrógeno en la industria de un 25 % a un 74 %.
  4. Refuerza el objetivo de reducción de emisiones de GEI para el sector de la agricultura en un 3%, pasando del 18% al 21% en 2030, respecto a los niveles de 2005.
  5. Incrementa superficie de aplicación de medidas previstas para proteger y restaurar los sumideros agrícolas.
Puntos negativos del borrador del PNIEC actualizado
  1. Falta evaluación ambiental estratégica, pese a ser obligatorio según la normativa ambiental vigente.
  2. No ha habido participación del público efectiva. La consulta pública ha tenido lugar cuando el borrador ya se había enviado a la Comisión Europea, ofreciendo escasas garantías de poder incidir en el texto final.
  3. No se prevé la disminución de la capacidad instalada de centrales de gas para 2030, a pesar de ser una fuente importante de contaminación y contribución al cambio climático. Para poder desvincular nuestra dependencia energética de este combustible, apostando también por un fortalecimiento de los procesos de transición justa, el PNIEC debe reflejar un cierre progresivo de centrales de ciclo combinado que permita llegar al año 2035 sin la presencia de gas fósil en el mix energético europeo, eso evitaría que nos encontremos en un escenario similar al que sucedió con las centrales térmicas de carbón en nuestro país en unos años.
  4. El mercado de capacidad previsto en el borrador del PNIEC es innecesario dado que el sistema eléctrico peninsular español presenta una situación de sobrecapacidad. Además, el mecanismo de capacidad propuesto es contrario a la normativa europea del sector eléctrico y en materia de ayudas de estado.
  5. Se debe evitar la introducción de mecanismos de capacidad que beneficien a las centrales de gas. El PNIEC, además de una reducción de la participación del gas en la generación eléctrica, debe redimensionar el papel de los ciclos combinados como tecnología de respaldo.
  6. La planta de regasificación de El Musel es innecesaria como terminal de gas natural licuado (GNL) para España y otros países europeos, teniendo en cuenta que en 2030 se prevé un gran desajuste entre la demanda de GNL prevista en Europa y su capacidad de regasificación.
  7. No incluye información obligatoria sobre origen, tipología y cantidades de biomasa forestal y agrícola necesarias para alcanzar el objetivo.
  8. H2Med debe ser abandonado. Es una tecnología en una fase temprana de desarrollo, con inmadurez en términos de producción a gran escala, así como de transporte.
    1. No hay estudio previo sobre las perspectivas de demanda de hidrógeno verde
    2. No hay información con respecto a la capacidad de energías renovables que se dedicará al abastecimiento de los electrolizadores necesarios para producir un volumen anual de hidrógeno renovable que permita garantizar la viabilidad económica del proyecto H2Med. Esta implantación masiva de energías renovables no solo puede conllevar impactos adversos para el medioambiente y la biodiversidad, sino que podría enfrentarse a la escasa aceptación social en el medio rural.
  9. No hay claridad acerca de las medidas y objetivos previstos para la descarbonización del sector industrial. Todos los subsectores industriales, y en particular, el sector siderúrgico, deben contar con sus propias hojas de ruta de descarbonización que incluyan hitos intermedios.
  10. Sin objetivos de reducción de metano y óxido nitroso específicos para la agricultura.
  11. Las medidas relativas a los sumideros agrícolas no se han potenciado lo suficiente.
Fuente: Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA)

Foto de Marcin Jozwiak

Related posts

Cruzcampo recoge la cuarta cosecha de cebada cultivada entre olivos

Marta Gasca Gómez

Los españoles, preocupados por los océanos

Miguel Royo Gasca

CLH refuerza su compromiso con el medio ambiente

Juan Royo Abenia