Solidaridad

“La sentencia que más me agradecen es la condena a sacarse la ESO” Emilio Calatayud

El Juez de Menores recoge el Premio Fundación Cuadernos Rubio 2017, que reconoce a destacadas trayectorias en el ámbito de la educación y la labor social

La sociedad tiene que ser sensible cuando se trata con menores, no solo debemos ser especialistas, sino también sensibles ante sus problemas”.

La IV edición “Nuevas perspectivas en el acoso escolar: pautas de intervención y prevención”

“La sentencia que más me duele dictar es condenar a chavales a aprender a leer y escribir. A sacarse por castigo la enseñanza obligatoria… Con el tiempo, también es verdad que es la que más me agradecen”

Emilio Calatayud, Juez de Menores

El Juez de Menores se afana en dar una segunda oportunidad a los jóvenes que han pasado por su tribunal, a través de sentencias en las que la educación “por castigo” es la gran protagonista.

El magistrado es un referente, tras sus más de 30 años de carrera, volcado en la prevención de la delincuencia juvenil. Tras recoger el premio, ha puesto el broche de oro a una jornada  dedicada íntegramente a la problemática del acoso escolar. La cita ha reunido a una quincena de expertos en tratar situaciones de bullying, ante una audiencia de más de 250 personas compuesta, en su mayoría, por educadores, pedagogos y especialistas en educación. El juez Calatayud, además ha sido el protagonista de la ponencia de clausura, en la que ha expuesto su experiencia haciendo de los juzgados un lugar para la reinserción, y donde a su juicio resulta vital ir más allá del simple castigo penal.

En el acoso escolar, muchas veces llegamos tarde

Siguen sin denunciarse muchísimos casos porque se tapan, entre los propios chavales y, en ocasiones, por los propios centros escolares. Muchas veces se llega tarde, ya que cuando la justicia puede intervenir el menor ha cumplido los 14 años y las situaciones de este tipo se pueden ver a partir de los ocho años.

A estas edades no puede intervenir los jueces, sino la educación de los colegios y las familias. Este tipo de jornadas son fundamentales, no solo por el conocimiento que aportan, sino por su labor de sensibilización con la sociedad. Cuando tratamos con menores, no solo debemos ser especialistas, sino que también debemos ser sensibles ante sus problemas.

“visibilizar el acoso escolar, porque nunca se trata de casos aislados, sino de situaciones que golpean a la sociedad en su conjunto, y que afectan a todas las personas que se encuentra alrededor de la víctima: padres, compañeros, profesores…”

Enrique Rubio, Fundación Cuadernos Rubio

La IV edición de los Premios Fundación Cuadernos Rubio se consolida como referencia en el ámbito de la educación y la labor social, plenamente consolidado entre la comunidad educativa y la sociedad civil. Figuras como el ilustrador Paco Roca, el escritor Leopoldo Abadía o el periodista Vicente Pérez López, padre de un niño con necesidades educativas especiales (ACNEE) para quien desarrolló un sistema de comunicación alternativo, fueron los anteriores encargados de recoger este galardón.

Related posts

Días mejores con baloncesto para la inclusión social

Juan Royo Abenia

Correr no es de cobardes, es de financieros solidarios

Redaccion

AEFr recuerda la importancia de mantener su compromiso con las ONG durante la crisis del Coronavirus

Redaccion