Tribuna

El diálogo y la participación impactan en el compromiso ESG de las pymes cotizadas

La propiedad activa es el ejercicio de los derechos de los accionistas en una empresa

Incluye la participación en la dirección y el debate sobre los factores ESG financieros y no financieros

Un gestor de activos mantiene regularmente conversaciones con diversas empresas participadas, que pueden incluir el diálogo sobre objetivos concretos de mejora en materia de ESG.

Determina el potencial de crecimiento de las empresas y también trata de comprender si la dirección ha identificado posibles deficiencias en materia de ESG y cómo pueden abordarse para crear un valor sostenible a largo plazo y una trayectoria de transición positiva. Debe colaborar con la dirección y los consejos de administración de las empresas, y también visitar sus instalaciones para observar el proceso de producción, hablar con los empleados, observar las interacciones y la cultura de la empresa.

Además, un gestor de activos debería animar periódicamente a las empresas a divulgar más información sobre los factores clave E, S y G con el fin de hacer un mejor seguimiento de los logros. Esto incluye, por ejemplo, la participación de ODDO BHF en la campaña de divulgación del CDP, que anima a las empresas a divulgar información sobre su estrategia climática y a informar sobre la huella de sus emisiones.

El análisis de incidencias (accidentes industriales, contaminación, condenas por corrupción, prácticas anticompetitivas, seguridad de los productos, gestión de la cadena de suministro, etc.), también debería integrarse en un modelo ESG propio e influir directamente en la calificación ESG de cada empresa. El compromiso de colaboración puede ser una forma eficaz de lograr resultados concretos y medibles en un plazo razonable. Hay varias iniciativas de colaboración a las que un gestor de activos puede unirse, tanto a nivel local como internacional.

En ODDO BHF Asset Management, celebramos 500 reuniones al año, entablamos un diálogo con objetivos concretos de mejora en materia de ASG con diversas empresas participadas y ejercemos nuestros derechos de voto en consonancia con la tesis de inversión y cualquier agenda de stewardship.

No se trata de activismo accionarial, sino de entablar un diálogo con las empresas cuando sea necesario y tratar los problemas de forma individual

Estamos convencidos de que los esfuerzos por avanzar en cuestiones no financieras pueden crear valor a largo plazo para todas las partes interesadas. Nuestro proceso de compromiso consiste en identificar y establecer sistemáticamente las áreas explícitas en las que esperamos que se produzcan avances, lo que nos permite supervisar y evaluar los resultados obtenidos. Se considera exitoso si el diálogo con un emisor conduce a una mayor transparencia ESG y/o a la mejora de las prácticas ESG en un plazo de 18 a 24 meses. Si el compromiso no tiene éxito (el diálogo resulta inexistente o insatisfactorio), nuestros equipos de gestión de fondos pueden decidir excluir al emisor del universo de inversión o, si ya se mantiene una posición activa, deshacerse de ella. Nuestra política de compromiso es aplicada por nuestro Comité de Integración ESG, que se reúne trimestralmente. Entre sus miembros se encuentran el jefe de análisis ESG, el director de inversiones (CIO), los responsables de la gestión de carteras y el responsable de riesgos y compliance.

Ejemplos de nuestra creciente participación en empresas en ODDO BHF Asset Management en el segmento de pequeña capitalización:

Aluflexpack es una empresa suiza que produce soluciones de embalaje flexible principalmente para los mercados finales de café/té y del sector farmacéutico. ODDO BHF Asset Management ha invertido en la empresa desde su salida a bolsa en junio de 2019 y ha mantenido un diálogo fluido desde entonces para motivar a la empresa a aumentar aún más su transparencia en relación con su exposición al mercado final y sus comunicaciones con el público en general. Los esfuerzos y progresos de la dirección han sido bien recibidos por el mercado de valores.

Una forma de escalar el compromiso es la desinversión. Este fue el caso reciente de una empresa belga/holandesa, proveedora de productos y servicios sanitarios, que no pudo mostrar avances en la transparencia de su cadena de suministro en Sudamérica, lo que planteó dudas sobre posibles cuestiones sociales según nosotros.

El segmento de la pequeña capitalización es único y, por lo tanto, requiere, en nuestra opinión, una combinación de los enfoques “best in universe” y “best effort” con una escala de calificación interna basada en el análisis ASG, además de los proveedores tradicionales de calificación ESG de terceros, para ser aprovechado plenamente. Este enfoque elimina el sesgo de tamaño e información en el proceso de selección de valores. Nuestro extenso análisis de los últimos 15 años muestra que los dos pilares del gobierno corporativo y el capital humano son fundamentales para la mitigación del riesgo y la creación de valor en el segmento de pequeña capitalización. En este último segmento, en particular, el compromiso de los accionistas puede tener una repercusión sustancial en la estrategia de la empresa y en su compromiso en materia de ESG. Dado que este proceso puede requerir muchos recursos, nos apoyamos no sólo en nuestro equipo de gestión de carteras de pequeña capitalización, sino también en un equipo de analistas especializados en ESG y en todo el grupo ODDO BHF, cuya experiencia y destacada trayectoria en el segmento de pequeña capitalización es ampliamente reconocida.

Guillaume Chieusse, gestor de carteras en ODDO BHF Asset Management

Related posts

El momento clave para la descarbonización de la movilidad urbana ha llegado (y II)

Redaccion

#SOSdiscapacidadintelectual

Marta Gasca Gómez

La Innovación, el mejor aliado para luchar contra la COVID-19

Redaccion