RSC

Comprender el Impuesto al Plástico No Reutilizable

Sonia Álvarez, Ayming España

Las empresas necesita ayuda externa para comprender el Impuesto al Plástico No Reutilizable y supondrá un sobrecoste

Las compañías no comprenden el funcionamiento del Impuesto al Plástico No Reutilizable (IPNR)

También estiman subjetivamente a la hora de calcular la base imponible conforma a los kilos reales de plástico virgen de los envases ya que no cuentan con la colaboración de proveedores

Este impuesto no solo no está cumpliendo con la finalidad, si no que está reduciendo su competitividad frente a empresas de la UE que no tienen que liquidar este impuesto

Actualmente, no es factible sustituir el plástico por otro material

Es necesaria una reforma legislativa aclararatoria sobre objetivo que regula los plásticos afectados por el impuesto ya que no está definido de forma clara. Adicionalmente, es insuficiente el material aclaratorio aportado por la Agencia Tributaria. Las empresas han necesitado asesoría externa y un sobrecoste de 3 000 euros hasta 15 000 euros.

El mecanismo del IPNR es de difícil comprensión y el mecanismo de respuesta de las consultas vinculantes y el material aclaratorio de la AEAT no arroja soluciones a las dudas planteadas.

“La gestión del IPNR ha supuesto un auténtico reto para las empresas. Su difícil comprensión ha complicado la correcta liquidación, lo que ha provocado que muchas empresas hayan tenido que solicitar la ayuda de expertos”

Sonia Álvarez, Ayming España

La gestión del IPNR ha supuesto un incremento de recursos internos y externos para las empresas.

El IPNR quiere desincentivar el uso de envases de plástico y transitar hacia una economía circular, aunque, no está cumpliendo con una finalidad medioambiental. Además, está reduciendo su competitividad frente a empresas de la Unión Europea que no tienen que liquidar este impuesto.

Aunque parece que las compañías sí están llevando a cabo acciones para redefinir sus procesos a la hora de seleccionar los envases de sus productos. No obstante, las necesidades del mercado y la oferta existente no les permite sustituir por completo la utilización de materiales plásticos.

Las organizaciones afectadas están encontrando trabas para reducir o eliminar los envases de plástico de un solo uso puesto que no sólo depende de las propias organizaciones, también de otros factores externos. Por ello, el 84% considera que, actualmente, no es factible sustituir el plástico por otro material.

Fuente: “Encuesta sobre el Impuesto a los Envases de Plástico No Reutilizables” Ayming, Centro Español de Plásticos

Related posts

Digitalización: la clave de la sostenibilidad del sistema de salud español

Redaccion

La RSC actual no se entiende sin innovación tecnológica

Marta Gasca Gómez

Comunicar las buenas prácticas tiene premio

Redaccion