Somos B-Corp, generamos talentos con impacto social positivo

Como institución educativa es para nosotros una satisfacción publicar la Memoria de Impacto Social relativa al 2016 y tener la oportunidad de reflejar en ella los pilares clave, las acciones concretas que marcan nuestro compromiso y aquellos desafíos que asumimos desde una vocación educativa integral.

Un documento que nos permite llevar a cabo una reflexión profunda acerca de doce meses de intensa actividad y plasmar los desafíos vinculados al ADN de nuestra institución, además de ser un punto y seguido a nuestra actividad, determinada sin duda por el hecho de habernos convertido en la primera institución educativa española que obtiene el certificado B-Corp. Porque ser B Corp implica pasar a formar parte de una comunidad única, que certifica aquellas organizaciones que tienen por objeto la mejora de la sociedad y para nosotros es un paso cualitativo que nos motiva más si cabe a seguir creyendo en este esfuerzo colectivo que conlleva indudables mejoras en términos medioambientales y sociales.

Precisamente, teniendo en cuenta el compromiso con el entorno social, es como se articula día a día la estrategia de RSC de la Universidad Europea en la que hacemos tangible nuestro convencimiento absoluto del poder de la educación para transformar el mundo, asumiendo el compromiso de impactar positivamente a través de nuestros estudiantes en las comunidades en las que estamos presentes.

A través de este espíritu, que trasciende a nuestras aulas, es como nos sumamos a una comunidad global de organizaciones que tienen mayor conciencia acerca de su potencial para convertirse en los motores del cambio que la sociedad necesita. Como Universidad, el “adjetivo” B-Corp constituye un avance en nuestra apuesta por la innovación constante y nos da la oportunidad de maximizar el impacto generado a través de nuestro trabajo diario destinado a formar a nuestros estudiantes. Nos sumamos a un movimiento global único y lo hacemos como una institución acreditada por el alto compromiso social, ambiental, de transparencia y de responsabilidad corporativa, además de que desde B-Corp se reconoce también nuestro compromiso con la inclusión y la diversidad en el ámbito universitario.

Como refleja la Memoria de Impacto Social, ese compromiso se concreta a través de pilares clave como son el emprendimiento social o la sostenibilidad curricular, sin perder el foco en todas aquellas acciones de voluntariado y de sensibilización que materializan del compromiso social común en todos nuestros campus. En este sentido, seguiremos trabajando en aspectos como el emprendimiento social, a través de nuestro Programa Jóvenes Emprendedores Sociales, que este año alcanza nada menos que su décima edición y se consolida como una cita de referencia para el emprendimiento social en nuestro país. Un programa que es el fiel reflejo de la misión de nuestra Universidad en la búsqueda por contribuir al progreso a través del empoderamiento de aquellos jóvenes que se perfilan como agentes del cambio a través de iniciativas emprendedoras que buscan una sociedad más transparente, sostenible e integradora.

Asimismo, el emprendimiento, el liderazgo o el trabajo en equipo son valores que se fomentan desde el aula a través de la sostenibilidad curricular, con asignaturas transversales coherentes con nuestra apuesta por formar profesionales capaces de dar respuesta a las necesidades sociales y ambientales. En definitiva, algo que se explicita a través de un espíritu B-Corp, que no admite tibiezas y reclama un compromiso en firme de todos y para todos.

En este sentido, desde la Universidad Europea seguiremos sumando páginas a este compromiso constate que, como decía, supone un punto y seguido para continuar trabajando con la mirada puesta en ellos, nuestros estudiantes, quienes, sin duda, serán los verdaderos agentes del cambio.

José María Palomares, director de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Europea