El impacto del clima laboral en la empresa (y 2)

Para determinar el perfil del trabajador que dedica parte del tiempo laboral a acciones particulares hay tres factores que se analizan: edad, sexo y situación laboral.

  • Respecto de la posición laboral del trabajador, las ausencias injustificadas por motivos personales es mayor en puestos directivos y de responsabilidad. Puede ser debido a la flexibilidad que estos cargos tienen en su movilidad, puede ser causado por su responsabilidad o seguridad de que su carga de trabajo será ejecutada o puede ser consecuencia de su seguridad en el mantenimiento del puesto de trabajo.

El 71 % de las empresas que ofrecen flexibilidad de horario afirma que más de la mitad de los trabajadores recuperan las horas que aprovechan para labores personales.

  • Tomando en cuenta la edad de los trabajadores, no se aprecian diferencias en lo que concierne al absentismo. Entre el 60 % y el 78 % de las empresas no ven diferencias entre los trabajadores de más de 45 años (en lo referente al absentismo, en enfermedades comunes hay una ligera variación).
  • En lo que se refiere al sexo, el 65 % de las empresas han detectado que las mujeres con niños menores de 2 años dedican momentos puntuales de la jornada laboral a razones familiares. Además, la mitad de las empresas reconocen que las mujeres con familiares dependientes también dedican parte de su tiempo laboral al cuidado de sus familiares.

En este sentido, en la dedicación de las mujeres al cuidado de familiares mayores de 2 años, la desigualdad es asombrosa.  Según la Encuesta de Calidad en el Trabajo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social[1], el 6 % de las personas ocupadas en España tienen personas dependientes a su cargo. De estas personas, el 50 % de los hombres indican que es la mujer la que se dedica al cuidado de sus familiares mientras que solo el 12 % de las mujeres asocian a su pareja con estas labores.

Además, en el caso de que el ocupado no pueda atender a su familiar directamente, mas de la mitad de los hombres reconocen que es su cónyuge quien se hace cargo mientas que sólo un 12 % de mujeres indican que es su cónyuge quien lo hace.

La estadística de Conciliación entre la Vida Laboral y la Familiar[2] arroja unas cifras contundentes en este sentido. En España hay 2.887.000 personas que han tenido que dejar de trabajar total o parcialmente por hacerse cargo de personas dependientes de mas de 15 años. 2.622.000 son mujeres, sólo 265.000 hombres, un ridículo 9,18 %.

Esta cifra de casi 3M de personas que no pueden trabajar a jornada completa en España por cuidar de sus familiares es relevante. Estudiemos el coste que supone para las familias

COSTE DEL CUIDADO PARA LAS FAMILIAS

El 8,65 % de los españoles entre 16 y 64 años tienen familiares dependientes a su cargo[3]. De este porcentaje el 54,45 % están ocupados, el 13,55 % están parados y el 32 % están inactivos.

Si analizamos lo que estas personas paradas o inactivas dejan de ingresar, tomando como referencia el S.M.I. 2017 de 9.906,40 €/año[4] y 2.098.000 (INE Base) de personas inactivas por cuidado de familiares mayores de 15 años, alcanzaría los 20.784 M € al año.

Por otro lado, el tiempo que estas personas dedican a cuidar de sus familiares es de unas 16 horas diarias, lo que a un coste entre 7,61 €/hora y 12,71 €/hora supone entre 32.000 y 50.000 M €, entre el 3 % y el 5 % del PIB[5].

Respecto de las personas que han reducido su jornada para el cuidado de personas dependientes, en España son 269.300 de los 2.883.300 que tienen jornada parcial (el 9,5 %).

SOLUCIONES

Tras la lectura de estos datos es obvio concluir que todos salimos perdiendo: empresa, trabajadores y pais. Sólo el 3% de las empresas realizan políticas de flexibilidad horaria para que los trabajadores puedan conciliar sus responsabilidades.

En la gestión del talento que realizamos en las empresas sabemos que la situación familiar impacta directamente en el desempeño del trabajador. Situaciones como la maternidad/paternidad, la enfermedad grave de familiares, la custodia de personas con discapacidad o dependencia impactan directamente en la psicología y salud del trabajador.

Definir planes de conciliación, de flexibilidad horaria, de contraprestación social o de ayuda tecnológica permitirán mejorar el clima laboral, aumentan la sensación de pertenencia así como los resultados de marketing interno y calidad del trabajo.

Para los trabajadores en esta situación una herramienta como Social&Care genera un cambio drástico, pasando de la preocupación constante a la tranquilidad absoluta. Social&Care informa, sin que el familiar tenga que hacer nada, si está haciendo lo que se espera o si está en una situación inusual.

El trabajador sabe en todo momento dónde está su ser querido y si está bien. Informa si tiene una caída, si tiene batería, si lleva el móvil consigo o si entra o sale de casa. Si algo le pasa lo sabrá automática e inmediatamente.

Si la empresa facilita Social&Care al trabajador, inmediatamente, dejará de estar preocupado por su familiar y aumentará su aptitud durante su jornada laboral, además de su valoración de la empresa.

Un coste insignificante para la compañía que genera un valor incalculable de forma inmediata.

[1] Encuesta de calidad en el Trabajo

[2] Conciliación Vida Laboral Familiar INE

[3] INE Base

[4] BOE S.M.I. España 2017

[5] Estudio Juan Oliva

Ignacio Barraqué, CEO de