Coherencia

Según Bronisław Malinowski, la cultura es el conjunto de normas, principios e instituciones que permite al hombre solucionar sus conflictos en un marco social determinado y que cumple una doble función psicológica y social. Luchar contra la contaminación, la pobreza, la indigencia, el hambre, la exclusión o las guerras son objetivos loables. Una sociedad coherente debe asignar recursos para poner fin a tales lacras si, efectivamente, reniega de estas actividades y pretende su solución. La indignación por sí sola ante estas situaciones no es más que demagogia. En España, el 9% de los españoles colaboran de manera regular con alguna entidad. En Italia el 33%. En Francia, el 53%.

El fundraising es la actividad que se dedica a captar fondos para las organizaciones no lucrativas. Para lograr tan dignos fines los fundraisers deben captar cuanto más dinero mejor y son los gestores de las ONGs los que deben optimizarlos más allá de sus gastos operativos. ¿Por qué un ejecutivo de una empresa no lucrativa debe cobrar un salario muy inferior al de una empresa lucrativa? ¿No se debería medirle más por sus resultados que por sus gastos? ¿Por qué antes de donar dinero a una organización sin fines de lucro nos preguntamos cuánto de lo que doy se destinará a la causa y cuánto se destinará a cubrir los gastos generales de la organización? ¿Por qué no nos preguntamos si la donación tendrá un efecto positivo en la resolución del problema al que la organización enfrenta? Si las preguntas no son las correctas es difícil hallar las respuestas adecuadas.

Unas veces, los fundraisers son voluntarios de la propia organización, otras, fuerzas de ventas externas, medidas bajo similares parámetros que los de campañas comerciales de empresas con ánimo de lucro. Todo sea por incrementar los ingresos ¿Todo vale? Para Pau Vidal, no. Según el fundador y coordinador del Observatorio del Tercer Sector, advierte que corremos el riesgo de ver a los donantes como “euros con patas”. Es necesaria la complicidad entre donante y organización. Susan Lewis Solomont nos alerta del peligro de enfocar el fundraising exclusivamente desde el corto plazo. El fundraiser debe disfrutar de su profesión y estar dispuesto a escuchar un NO por parte de su prospect. Las entidades no lucrativas no solo deben ser loables en sus fines, también en sus formas. Las ONGs deben aplicar criterios de Responsabilidad Social Corporativa a su estrategia, a su gestión diaria y a su comunicación. Nuevos tiempos conllevan nuevos retos. Incrementar la transparencia, la calidad y la gestión de las ONGs son algunos de ellos. Captar más recursos al más puro estilo capitalista, a lo mejor también. Pero siempre de forma sostenible. Una vez más, debemos ser coherentes.

Juan Royo, director de culturaRSC.com