Mujer

Pobreza, soledad e hijos

Ya hay 2 millones de hogares monoparentales y su tasa de riesgo de pobreza es del 50 %. El del conjunto de la población el 28 % La mitad de las mujeres al frente de una familia monoparental está desempleada o trabaja en la economía sumergida

Los hogares monoparentales son los que más crecen en España. Hay 1.964.900, un 3,6 % más que el año pasado. Se trata del 11 % del total. Están encabezados por la madre 1.591.200 y por el padre 373.700 según el VI Informe El Estado de la Pobreza EAPN #MonoMarentalidad y Empleo de Fundación Adecco, una encuesta confidencial a 420 mujeres al frente de una familia monoparental

“Monomarentalidad”, ¿sinónimo de pobreza?

Existe un elevado riesgo de pobreza en las familias monoparentales. La mitad de estas familias frente al 28 % general. Según “Save the children” el 65 % de estas mujeres encuentra dificultades para llegar a fin de mes. teniendo que reducir gastos fijos de la casa y no puede mantener el hogar a una temperatura adecuada.

El paro estructural conduce a la exclusión social

En el caso de las mujeres al frente de una familia monoparental, un 51 % se encuentra desempleada o trabaja en la economía sumergida.

  • 33 % no tiene ocupación
  • 18 % está empleada pero sin contrato
  • 11 % está apuntada en los registros de desempleo (figurando por tanto, como desempleada)
  • 7 % no se ha inscrito en el paro, por diferentes circunstancias (desmoralización, situación de irregularidad, etc)
  • Del total de desempleadas inscritas como demandantes de empleo (41 %), sólo el 33 % percibe algún tipo de prestación

La economía sumergida en España, el 20 % del PIB

El 22 % de las mujeres no tiene algún tipo de ocupación, pero sin contrato laboral

“El desempleo de larga duración puede conducir a muchas personas a priorizar la urgencia en la consecución de ingresos por encima de la legalidad en sus formas de obtención. Este tipo de empleos concentran a muchas mujeres que trabajan principalmente en la hostelería, la atención a personas dependientes y/o servicio doméstico, uno de los menos regulados. Sin entrar a valorar las nefastas consecuencias que la economía sumergida tiene en la economía global, genera una preocupante desprotección al trabajador en todos los ámbitos (médico, económico, laboral), conduciendo directamente a la precariedad y a la exclusión social”. Francisco Mesonero

La economía sumergida debilita nuestro Estado del Bienestar, atenta contra las pensiones, los subsidios y las ayudas sociales. Según Asempleo, una mayor penetración de las agencias de colocación (actualmente del 0,8 %) hasta el 1,7%, produciría una importante reducción de la economía sumergida, suponiendo unos ingresos extra para el Estado de 3.300 millones de euro.

Related posts

Susan Klimçzak, del South East Technology Center de Boston, en España de la mano de Orange

Redaccion

Pobres mujeres con discapacidad de pueblo ¡dicen vivir con peor calidad de vida que los hombres!

Juan Royo Abenia

Cristina Gómez Noblejas, directora comercial de March Asset Management

Redaccion