España: 1.073.800 hogares con todos sus miembros en paro

0

En el primer trimestre del año se confirmaron los más terribles augurios: 60.700 hogares más ya tienen a todos sus miembros en paro

En total, 1.073.800 de hogares en España, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del Instituto Nacional de Estadística (INE). De ellos 310.800 son unipersonales.

Además, ya solo hay 10.696.400 hogares con todos sus miembros ocupados (2.010.300, unipersonales). La cifra disminuyó en 102.100 en el primer trimestre.

En comparación anual

  • Los hogares con todos sus miembros activos en paro se redujeron en 15.500.
  • Los hogares con todos sus miembros activos ocupados aumentó en 169.700.

En total, el número de hogares se incrementó en 27.000 durante los tres primeros meses de marzo, hasta llegar a los 18.773.900, de los cuales, 4.894.300 son unipersonales.

Y eso que los datos de la EPA del primer trimestre sólo recogen el efecto de la COVID-19 en medio mes de marzo.

La tasa de desempleo es de 14,41 % pero los “ocupados”, observamos que se reducen en 285.000 personas, dato que teniendo en cuenta que la Seguridad Social terminó marzo con un registro de 833.979 afiliados menos, nos da una idea de lo que ocurrirá en el mercado en los siguientes meses.

La EPA considera

  • “ocupados” a  500.000 personas que no han trabajado debido a los ERTE
  • “inactivos” a 257.000 personas (desempleados que en estos momentos no pueden buscar empleo activamente).

“Toda esta bolsa de desempleo aflorará en en la EPA 2º trimestre. Si contamos los autónomos inactivos, los afectados por ERTE, la bajada de afiliación y los ya despedidos, podríamos hablar de un 35 % de desempleo actual. ¿Qué nos espera? El 2º trimestre será realmente duro en la EPA porque podría registrar tasas reales del 22 % de desempleo” José Canseco, profesor de EAE Business School

Es por ello que, para asegurar una recuperación en el 3º y 4º trimestre, será muy importante la capacidad de adaptación de las empresas y la gestión del desconfinamiento por parte del Gobierno. Teniendo en cuenta además, que España es un país de servicios y que no tenemos un liderazgo tecnológico claro en nuestra estructura económica.

España no puede prescindir de sus empresas ni de sus autónomos en esta tesitura. Paños calientes como aplazar la cuota a la seguridad social de los autónomos en crisis son incompatibles con políticas de fomento del empleo rigurosas. El Gobierno debe evitar el riesgo de una una economía de zombis que simplemente traslade los problemas en el tiempo (y los aumente). Si un autónomo es incapaz de pagar 300 euros de cuota en un mes ¿podrá pagar 600 dentro de dos? ¿900 dentro de tres?

Es necesaria la revisión de las políticas de formación, de retribución salarial (variable y fija), de conciliación e, incluso de reparto de trabajo y de jornada laboral.

Imagen: Bernal

Share.

Comments are closed.