Patricia Ramírez, autora de “Así lideras, así compites” (Conecta, 2015)

0

“La responsabilidad no puede ser algo de boquilla, sino algo de lo que sinceramente se esté convencido”

.- ¿Cuánto hay de colaboración en el deporte, en la vida y en la empresa?

En la empresa, poca. Colaboración hay más bien poca, no porque las personas no tengamos valores y no seamos altruistas, sino porque no se nos educa para ello. El sistema escolar y el universitario son sistemas resultadistas e individualistas. Se valoran las notas de los exámenes y en función de ellas, te califican como más o menos válido. Las personas se esfuerzan por sacar la mejor nota y nada más. Pero no se valora el trabajo en equipo, la cooperación, generosidad y compañerismo. Ahora se intenta introducir este tipo de valores, pero se sigue midiendo de la misma manera.

En el deporte y en la vida creo que hay mucha más colaboración. No hay más que ver cómo nos volcamos todos cuando súrgela necesidad. El pueblo español es solidario y generoso y coopera y colabora cuando interpreta que se necesita. En un partido de fútbol necesitas la colaboración de los otros diez para poder hacer tu juego. Desde pequeños se les entrena para que sepan respetar el objetivo grupal por encima de las individualidades.

.- ¿Y cuánto de Responsabilidad?

También poco. En épocas de crisis, directivos y empresarios, por norma general, olvidan la generosidad y devolver a la sociedad parte de lo que generan. Ser socialmente responsable hacia fuera y hacia dentro, con tus trabajadores, es una tarea más o menos sencilla cuando “te sobra”. Pero el verdadero valor de compartir y ser generoso está en hacerlo siempre.

La responsabilidad no puede ser algo de boquilla, porque dé una imagen deseable de cara a tus consumidores, sino algo de lo que sinceramente se esté convencido. Porque es justo, porque no todo el mundo tiene acceso a las mismas oportunidades y porque es la manera de participar para tener un mundo mejor. Si yo fuera trabajador de una empresa me sentiría orgulloso de pertenecer a una organización con líderes y propietarios socialmente generosos.

.- ¿Y cuánto de generosidad?

Pues parecido a las demás variables. La generosidad es un factor importantísimo para el crecimiento personal y empresarial. Las personas vivimos en sociedad y nos necesitamos. Ser generoso es compartir y compartir genera lazos emocionales y sensación de bienestar. Está demostrado que las personas disfrutamos más cuando regalamos que cuando nos hacen un regalo. Pues esta regla también es válida para los momentos en los que nos ayudamos.

Eso sí, pedir al trabajador que sude la camiseta y que sienta los colores y como empresa no ser generoso con él y devolverle lo que hace por ti, no tiene mucho sentido.

.- ¿Y cuánto de comunicación?

Vaya, va a parecer una entrevista muy negativa. Pero es que también pienso que la comunicación, bueno, el entendimiento, deja mucho que desear. Y el problema es que se nos ha educado para desarrollar nuestra inteligencia académica, pero no se nos ha entrenado la inteligencia emocional. Gran parte del entendimiento y de la comunicación parten de saber escuchar, de ser empáticos y comprensivos, así como flexibles con los otros. Pensamos que si habláramos más nos entenderíamos mejor, pero no es así. No es la cantidad de lo que comunicamos, sino la calidad de nuestras relaciones personales.

Para comunicarnos mejor necesitamos benevolencia, paciencia, escucha y reflexión. Todo nos iría mejor si entrenáramos esto.

.- ¿La clave de todo es la confianza?

La confianza es vital para que tu equipo te siga. Un líder tiene que tener seguidores, no subordinados. Personas que confíen en él, a las que les llegue un mensaje coherente.

.- ¿Qué papel desempeña en las organizaciones los códigos de conducta y de valores?

Para mí son vitales. Lo primero que yo hago en la pretemporada con un equipo es definir nuestro propio código de conducta, al margen del que define el propio club. En el momento en el que los jugadores participan y deciden que se puede tolerar y que no, aumenta la probabilidad de cumplirlo. Sentirte partícipe de este tipo de decisiones genera un compromiso mayor.

Entrevista: Juan Royo
Imágenes: Joan Tomás

Share.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.