El drama del paro en España

0

Las empresas son el gran motor de creación de empleo en España. Es deber del Gobierno premiarlas por esta labor, no castigarlas. Imagen: Bernal

Para contemplar la magnitud de la cuestión hemos solicitado la opinión de Víctor Fermosel y José Canseco, profesores de recursos humanos en EAE Business School.

Los datos del paro publicados en España la semana pasada fueron los peores datos de la historia desde que hay estadísticas pero además, incongruentes.

El paro registrado

  • Sí mide la población que demanda empleo
  • No mide la que:
    • busca completar horas de jornada porque tiene pocas horas de ocupación
    • realiza cursos de formación
    • quiere trabajar menos horas y otras casuísticas
    • ERTE (siguen dados de alta y no se encuentran en situación de desempleo
    • ERTE de reducción de jornada
    • trabajadores eventuales no ocupados, como puede ocurrir en el sector agrario
    • iba a incorporarse a trabajar pero finalmente no ha podido hacerlo.

España es de los pocos países que miden el paro de esta manera. En Europa, se fija a través del dato trimestral de la EPA y, en Estados Unidos, mediante la demanda de empleo semanal (recordemos que mucha gente en este país cobra semanalmente).

En las grandes ciudades está todo colapsado. Los que fueron despedidos a partir del día 13 de marzo aún no se han podido inscribir como demandantes de empleo. Tampoco están contemplados todos los ERTE contestados todavía y hay un bloqueo importante que, parece ser, se solucionará en abril ¿Casualidad o no? Puede no ser intencionado, pero lo cierto es que de esta manera la gente no cobrará hasta mayo, dando a la Administración un margen de mes y medio.

El Gobierno tampoco ha desarrollado herramientas útiles para empresas y autónomos.

Perspectiva: tormenta perfecta con daños difícilmente cuantificables.

La anterior crisis dejó una marca de 1.8 millones de parados que seguro vamos a sobrepasar, y rondaremos los 2.4 millones; si bien es cierto que la situación es diferente, tendremos una recuperación paulatina en U y no en V, como se señala, ya que muchos volverán a sus puestos de trabajo, pero no todos porque el mercado está dañado y necesita impulsos que no sabemos de dónde saldrán. La incertidumbre y el miedo no son pasajeros compatibles con la buena marcha de la economía. Esta crisis se prevé más dura que la anterior, pero durará menos.

Los nuevos datos de desempleo y afiliación son la punta del iceberg, lo peor llegará en abril y es posible que en mayo

Lo importante en estos momentos es que el tejido empresarial se resienta lo menos posible, por ello son necesarias las ayudas y apoyos de la Administración, de forma decidida, por colectivo y a largo plazo, con especial atención a colectivos vulnerables (turismo, microempresas, actividades de alta interacción social).

  • El 50 % de las empresas no tienen empleados
  • El 1,96 % tiene más de 10 empleados

Las medidas y estrategias de incorporación a la dinámica profesional en base a las recomendaciones sanitarias son claves. El 75 % del PIB lo aporta el sector servicios y el 12% el turístico, donde el miedo a la interacción social puede tener un gran impacto en la recuperación. Es muy probable que entre el segundo y tercer trimestre de 2020 el desempleo se acerque a niveles de hace una década. Si la cuarentena no dura demasiado, las medidas sanitarias de incorporación a la actividad son acertadas y los estímulos a empresas y profesionales tienen el impacto deseado, el cuarto trimestre podría existir una clara recuperación económica.

Share.

Comments are closed.