La transformación digital llega a el voluntariado corporativo

0

La tecnología ha revolucionado la forma en la que se diseñan los programas de voluntariado corporativo en la actualidad. Nos proporciona una serie de posibilidades en las que de contribución de los empleados con talento digital pueden contribuir.

Fundación Telefónica, IBM y Voluntarios de Naciones Unidas proponen once claves sobre cómo aplicar la tecnología para dar solución a los problemas de las personas, canalizar los planes de voluntariado corporativo y gestionar los programas por parte de las empresas. IAVE (International Association for Volunteer Effort), ha reunido durante dos días en el Espacio Fundación Telefónica, a pensadores y profesionales del voluntariado corporativo de empresas de toda Europa. El objetivo del encuentro ha sido generar una reflexión y ser fuente de inspiración y conocimiento sobre las tendencias y retos del voluntariado corporativo en la actualidad.

El encuentro tuvo lugar en Madrid la Conferencia Europea de Voluntariado Corporativo 2017, organizada por IAVE (International Association for Volunteer Effort). El objetivo del encuentro ha sido generar una reflexión y ser fuente de inspiración y conocimiento sobre las tendencias y retos del voluntariado corporativo en la actualidad. Han participado 140 responsables de voluntariado de 35 empresas de toda Europa.

El cómo ha de evolucionar el voluntariado corporativo para adaptarse a la transformación digital que se está produciendo en todos los ámbitos de la sociedad, es uno de los temas principales de debate. Aplicar la tecnología al voluntariado corporativo, contribuye a crear puentes entre las empresas y las necesidades de la comunidad, y a lograr un voluntariado más impactante.

José M. BenditoEspecialista en Innovación de Voluntarios de Naciones Unidas, Belén Perales Martín, Gerente de Ciudadanía Corporativa de IBM y Carmen Morenés, responsable global del programa Voluntarios Telefónica, han expuesto cómo diseñan sus programas de voluntariado corporativo integrando la tecnología para dar respuesta a las necesidades sociales, apostando por el voluntariado digital. Demostrando cómo la tecnología puede mejorar la vida de las personas, ser un canal para el voluntariado corporativo y ayudar a las empresas en la gestión de sus programas de voluntariado.

Diez iniciativas para implementar un plan de voluntariado digital:

  1. Utilizar una plataforma para la gestión del programa de Voluntariado Corporativo. Cada vez más empresas cuentan con plataformas que les ayudan a identificar los perfiles de los voluntarios más adecuados para cada acción, comunicarse con ellos, con las ONG e incluso utilizar el big data para medir el impacto cualitativo. A los voluntarios les permite consultar todas las acciones, ver fotos, resultados, incluir sus datos de medición (ej: horas dedicadas), comunicarse entre ellos mediante un chat, recibir notificaciones o inscribirse en actividades.
  2. Eliminar la brecha digital. Favorecer la inclusión social a través de planes que ayuden a reducir la brecha digital facilitando el acceso a la tecnología y al conocimiento de la misma.
  3. Mejorar la vida de colectivos concretos a través de la inclusión de la tecnología en la solución a sus problemas. Utilizar la creatividad, la innovación y los recursos tecnológicos para superar obstáculos como por ejemplo pérdidas de memoria, accesibilidad o autismo, mediante realidad virtual, domótica o aplicaciones para mejorar la comunicación con el entorno.
  4. Fomentar la seguridad online. Sensibilizar a los jóvenes y otros colectivos vulnerables sobre los riesgos de la comunicación mediante el canal digital, las redes sociales, etc.
  5. Voluntariado online. Persigue utilizar la tecnología por ejemplo para la búsqueda online de voluntarios con talentos concretos para responder a necesidades en distintos países del mundo o la creación de equipos multinacionales. De manera remota se puede dar apoyo en campañas de comunicación, traducción, desarrollo de webs, etc…
  6. Gamificación. Existen plataformas que mediante el juego y de forma lúdica, contribuyen a sensibilizar a la sociedad construyendo una ciudadanía más comprometida y solidaria.
  7. Microacciones. El desarrollo de herramientas digitales puede servir para realizar pequeñas acciones con un gran impacto final, como por ejemplo aplicaciones colaborativas para crear mapas de accesibilidad a lugares públicos.
  8. Crowdfunding. Es muy útil para apoyar a los voluntarios que están realizando acciones para las que existen necesidades especiales.
  9. Formación online. No sólo es aplicable para dar cursos a colectivos de desempleados o en riesgo de exclusión social, sino que puede tener otras aplicaciones como capacitar de forma remota a equipos de voluntarios que tienen que incorporarse a países en vías de desarrollo.
  10. Empleo digital. Consiste en impartir formaciones relacionadas con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación para las que actualmente no existe mucha oferta formativa y que capacitan para empleos para los que apenas existen personas cualificadas.

Los ponentes resaltaron la importancia de la colaboración entre empresas para aunar esfuerzos en sus programas de Voluntariado Corporativo para tener un mayor impacto en la sociedad y más duradero. Si además se diseñan los programas teniendo siempre como prioridad responder a las necesidades reales de la comunidad, los voluntarios verán el impacto real de sus acciones, lo cual impulsará el compromiso con la empresa. En la Conferencia Europea, además se han abordado cuestiones y temas de interés que afectan al presente y futuro del Voluntariado Corporativo, entre las que se encuentran el voluntariado como elemento de desarrollo profesional y personal; como focalizar la acción del voluntariado para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el probono; el voluntariado para ayudar a las personas refugiadas; las alianzas públicas y privadas para la ayuda al desarrollo social; la respuesta ante desastres o la importancia de la medición del impacto, entre otras. 

Voluntarios Telefónica:

Voluntarios Telefónica promueve la acción social de los empleados del Grupo Telefónica que quieren aportar una parte de sus recursos, sus conocimientos, su tiempo y su ilusión en beneficio de la comunidad y de los colectivos más desfavorecidos.

El programa, gestionado desde Fundación Telefónica, es hoy una de las principales iniciativas de voluntariado corporativo en el mundo, con 27.134 participantes activos en 2016 entre todos los países en los que está presente Telefónica. El año pasado dedicaron 252.600 horas a realizar más de 4.000 actividades con fines sociales. Cada Fundación Telefónica local lleva a cabo su propio programa de voluntariado corporativo, atendiendo a las características y a las necesidades específicas de cada país en los ámbitos de la educación y la infancia, la inclusión social, la atención a las personas con discapacidad, el cuidado de medio ambiente, la atención a la salud, la empleabilidad y el emprendimiento. No obstante, hay dos grandes hitos en el año de carácter transnacional: las Vacaciones Solidarias Internacionales y el Día Internacional del Voluntario Telefónica.

En las primeras, el verano de 2016, 80 Voluntarios trabajaron en Ecuador en la reconstrucción de escuelas destruidas por el terremoto de abril. Las actuaciones permitieron volver a la escuela a más de 1.300 niños, niñas y adolescentes. El Día Internacional del Voluntario Telefónica en 2016 movilizó más de 17.000 empleados de 31 países, que dedicaron una jornada laboral a más de 500 actividades trabajando con ONG en distintos ámbitos sociales.

Acerca de IAVE:

Fundada en 1970, IAVE existe para promover, fortalecer y celebrar el voluntariado en las múltiples formas en las que ocurre a lo largo y ancho del mundo. Es una red global de ONG’s, empresas, organizaciones nacionales de voluntarios y líderes de voluntariado, con miembros en 70 países en todas las regiones del mundo.

Share.

Comments are closed.