La asistencia nunca puede ser sinónimo de dependencia

0

En Zaragoza, el Caixa Forum es sede de las primeras Jornadas sobre el Derecho a la Asistencia Personal organizadas por Plena inclusión con la colaboración de la Fundación ONCE

El asistente personal para personas con discapacidad intelectual es una figura poco conocida. Se trata de personas que ayudan a este colectivo a desarrollar sus vidas de forma independiente. Para Plena inclusión la asistencia personal es un derecho, que debe ser reconocido y valorado, como vía de inclusión de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.

Desde ayer hasta hoy, Plena inclusión con el apoyo de Fundación ONCE, organizan en Zaragoza estas jornadas, para mostrar diferentes experiencias innovadoras en el ámbito de la asistencia personal.

En la inauguración estuvieron

  • la Coordinadora Técnica del Real Patronato sobre Discapacidad, María Teresa Fernández Campillo
  • eDirector Gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, Joaquín Santos
  • el presidente del CERMI, Luis Cayo Pérez
  • el vicepresidente de Plena inclusión, Juan Pérez
  • el presidente de Plena inclusión Aragón, Santiago Villanueva
  • la dirigente con discapacidad Cristina Paredero, miembro de la Junta Directiva de Plena inclusión España.

Plena inclusión debe ofrecer apoyos para que las personas con discapacidad intelectual puedan realizar las mismas elecciones en la vida igual que el resto. Elecciones grandes o pequeñas. De este modo garantizaremos el derecho inherente al ser humano de vivir de forma independiente. Todos los agentes sociales involucrados a deben buscar fórmulas concretas que nos ayuden a ser eficaces.

Lo que hace a una persona verdaderamente independiente es poder tomar sus propias decisiones. La asistencia nunca puede ser sinónimo de dependencia. Es habitual la falta de conocimiento sobre la Asistencia Personal existente entre las propias personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y sus familias, sobre esta figura y cómo acceder a ella. También, la falta actual de recursos o servicios de asistencia personal para nuestro colectivo, y la creencia de que este tipo de asistencia no es posible para las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, especialmente para aquellas con grandes necesidades de apoyo. La Asistencia Personal es un derecho de las personas, independientemente de sus necesidades de apoyos, por lo que Plena inclusión reivindica que se garantice este derecho y que vaya vinculado al proyecto de vida de la persona.

Partimos de la necesidad de encuadrar y conocer algo más esta figura, para poder hacer una regulación realista y no exenta de sueños. Debemos avanzar con acciones personalizadas, y esta figura puede ser una de ellas.

La jornada de ayer se centró en el posicionamiento de Plena inclusión en relación con el derecho a la asistencia personal, y en la perspectiva internacional, con la participación de la representante de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Catherine Pedreros, y la experiencia de JAG Personlig Assistans (Suecia).

Share.

Comments are closed.