“Coca-Cola es muy ambiciosa en materia de envases, agua, sociedad, clima, bebidas y cadena de suministro”

1

Entrevista a Ana Gascón que lidera la RSC de Coca-Cola en contexto de sostenibilidad y afrontando los retos tanto corporativos como del planeta

¿Quién es Ana Gascón?
Yo creo que es una pregunta cuya respuesta siempre es más acertada si es contestada por los demás, pero si tuviera que describirme diría que principalmente me considero una persona afortunada. Soy muy consciente de que tuve la suerte de nacer en una de las mejores partes del planeta y en una familia que siempre me ofreció su apoyo para hacer realidad mis sueños. Disfruto viendo crecer a mis hijas cada día y desarrollando un trabajo que me permite aprender como persona y profesional. Me considero una persona inconformista a quien le gusta responder a los retos de crear proyectos de valor compartido entre empresas y sociedad. Desde 2008 trabajo en RSC y, desde 2015, como Directora de RC para Coca-Cola Iberia, donde me siento orgullosa del modelo de negocio responsable que ayudamos a construir cada día.

¿Cómo se define la RSC?
No es sencillo definir un ámbito empresarial de apenas dos décadas de vida, donde han ocurrido tantos cambios. Aunque aún existen diferencias de opiniones, la Responsabilidad Corporativa (RC) es ya una realidad consolidada y desmarcada del enfoque filantrópico.

Yo considero que la RC debe formar parte esencial de la estrategia del negocio de cualquier empresa haciendo que, junto con el desempeño puramente financiero, se atienda a la dimensión económica, social y ambiental de sus ámbitos de actuación. Supone definir políticas, establecer objetivos y medir indicadores de desempeño que permitan transformar el negocio hacia un modelo responsable, que se adapte a las necesidades y expectativas de todos sus grupos de interés.

¿Cómo entiende Ana Gascón la RSC?
Personalmente, prefiero llamarlo Responsabilidad Corporativa (RC) porque se refiere precisamente a cómo se comportan las organizaciones en todas sus dimensiones y no hace hincapié en una dimensión sobre las demás. Sin embargo, al margen de las denominaciones que cada cual pueda darle, lo importante es lo que haya detrás del nombre de la función: si hay un conjunto de actividades que impactan de manera holística a todo el desempeño de la empresa, entonces la denominación es lo de menos porque el resultado es el esperado.

Personalmente, entiendo la RC como un conjunto de políticas proactivas pensadas para mejorar el modelo de negocio de una empresa. Es decir, las empresas podemos respetar al entorno respondiendo a los mínimos estándares que se marquen desde el negocio o podemos contribuir a la creación de valor compartido, anticipándonos a las expectativas de nuestros grupos de interés y canalizando la innovación de las empresas desde un espíritu transformador, que marque la dirección de un nuevo modelo más sostenible e inclusivo. La RC hace alusión a esta segunda opción que, sin duda, es la que se consolidará en el entorno empresarial.

¿Cómo entiende Coca-Cola la RSC?
La Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola nace desde un compromiso honesto de la compañía, tanto con la sociedad como con el negocio. La sociedad en su conjunto espera que las empresas seamos impulsoras de la evolución progresiva de los países en los que operamos y nosotros llevamos desarrollando ese rol desde el principio. Desde Coca-Cola asumimos este reto como propio desde siempre y aprovecharemos la capacidad de llegada de nuestra marca para contribuir a afrontar los grandes retos ambientales, sociales y económicos desde una perspectiva inclusiva con las expectativas de todas las partes implicadas.

¿Cuáles son los grupos de interés de Coca-Cola?
Para Coca-Cola, como para cualquier empresa, es fundamental conocer bien a todos nuestros grupos de interés para activar canales de diálogo y emprender iniciativas con las que responder a sus expectativas. Desde la compañía definimos a nuestros grupos de interés como aquellas organizaciones o personas que se ven influidas por nuestras áreas de actuación y que influyen de manera directa o indirecta en nuestro negocio. Ponemos por tanto en el centro de nuestra estrategia a empleados, consumidores, clientes, proveedores, Administración Pública y entidades del tercer sector con las que trabajamos día a día.

¿Cómo interactúa con ellos?
Todos nuestros grupos de interés tienen un papel relevante en nuestro modelo de negocio. Por eso es fundamental establecer canales de escucha activa que nos permitan conocer sus expectativas y adaptarnos con agilidad a sus necesidades y recomendaciones. Recientemente, Coca-Cola ha reunido a una importante representación de nuestros grupos de interés para trabajar conjuntamente en lo que se ha convertido en nuestra de ruta en RC hasta 2025: “Avanzamos”, la nueva estrategia de sostenibilidad conjunta de The Coca-Cola Company y Coca-Cola European Partners para Europa Occidental.

Sin embargo, estas relaciones no sólo se llevan a cabo desde el área de RC; en el desarrollo de una estrategia transversal, las distintas áreas del negocio tienen contacto con sus respectivos grupos de interés de manera regular. Esta forma de trabajar ha hecho que seamos capaces de adaptarnos a los distintos cambios que se han ido sucediendo y, en ocasiones, nos han impulsado incluso a establecernos retos más ambiciosos y concretos.

¿Cuáles son las metas en materia de RSC de Coca-Cola?
Con la nueva estrategia de sostenibilidad “Avanzamos”, nos hemos marcado retos muy ambiciosos en materia de envases, agua, sociedad, clima, bebidas y cadena de suministro.

Hemos reforzado de manera prioritaria nuestro compromiso respecto a los envases. Hace años que logramos que el 100 % de nuestros envases fuera reciclable. Ahora nos comprometemos, entre otras cosas, a recoger todos los envases que ponemos en el mercado y que las botellas de plástico tengan un 50 % de plástico reciclado en el 2025.

En materia de agua, seguiremos trabajando para devolver el 100 % del agua contenida en nuestras bebidas y emplearemos un 20 % menos de agua en nuestros procesos de fabricación y embotellado en 2025 respecto a 2010.

Respecto a nuestras emisiones, nos comprometemos a reducir las emisiones directas en un 50 % y las indirectas en un 35 %, manteniendo nuestro logro de consumir energía proveniente de fuentes renovables en todo el territorio español y portugués.

En cuanto a nuestra cadena de aprovisionamiento, mantendremos en el centro de nuestras actuaciones a los ingredientes agrícolas haciendo que, en el 2025, el 100 % provenga de agricultura sostenible.

Además, entre 2015 y 2025 reduciremos el azúcar en nuestra oferta de bebidas en un 12 %, la mitad de las ventas provendrán de bebidas bajas en calorías, aumentaremos el portfolio de productos y crearemos envases más pequeños que se adapten a las necesidades del consumidor.

Nuestros compromisos sociales se centran en promover la inclusión y el desarrollo económico en la sociedad, teniendo especial foco en nuestros empleados, así como con colectivos de jóvenes y mujeres. En esta línea, seguiremos alimentando y haciendo crecer GIRA, el proyecto con el que hemos impulsamos la capacitación personal y profesional de ambos colectivos.

¿Cuáles son los riesgos de Coca-Cola y cómo los afronta?
La estrategia de RC de Coca-Cola se construye en base a la opinión de nuestros grupos de interés y una metodología de escucha muy rigurosa. Nuestro mayor riesgo sería por tanto el desconocimiento de lo que es importante para ellos. A través de este ejercicio, hemos podido conocer, por ejemplo, que nuestras comunidades demandan reducción de azúcar, claridad en el etiquetado de las bebidas, envases más sostenibles y recuperables, información sobre el buen gobierno empresarial o sobre la adaptación al mercado local. Todos estos temas han sido integrados convenientemente en “Avanzamos”, nuestra hoja de ruta hasta el 2025 en materia de sostenibilidad.

Nuestros grupos de interés también nos piden que promovamos cambios en la sociedad a través del poder de nuestra marca. La capacidad de llegada de Coca-Cola nos permite trabajar como palanca de cambio del entorno en la promoción de nuestros compromisos. Esta visibilidad exige también mantener unos estándares de responsabilidad más elevados, manteniendo así una postura rigurosa en cada uno de nuestros compromisos.

Ana ¿tú venías del sector financiero? ¿Cómo ves a los bancos y la ISR en la actualidad?
Poco a poco y tras la crisis que ha vivido el sector financiero, la RC se ha consolidado más todavía en un sector donde lo intangible y la gestión de riesgos corporativos tienen una especial trascendencia. A través del restablecimiento de mecanismos de Buen Gobierno asociados a un modelo de banca responsable, se recuperarán los lazos de confianza y credibilidad que se han roto con el cliente final y la sociedad en su conjunto. Al fin y al cabo, ambas partes se necesitan para su crecimiento mutuo: una sociedad moderna necesita contar con entidades financieras sólidas para continuar con su progreso, pero estas han de reinventarse promoviendo la transparencia, la profesionalidad y la educación financiera de sus clientes.
En cuanto a la ISR, en los últimos años ha pasado de ser una rareza de las carteras de inversión, a ser una tendencia de las principales gestoras de fondos. La ISR se ha convertido en una herramienta fundamental para la gestión del riesgo de las carteras de inversión y la creciente concienciación del inversor institucional parece indicar que tendrá cada día un papel más importante en el conjunto del mercado de capitales. La consolidación de la ISR es una noticia excelente para la RC porque su crecimiento es directamente proporcional a la implantación de estrategias de sostenibilidad rigurosas donde el

Share.

1 comentario

  1. Natalia Alejandra Ruiz Gutiérrez – MBA Full Time Vigo on

    ¿La idea de responsabilidad social empresarial que practican las compañías prestadoras de productos y servicios es la que practicaría el usuario?. Doy inicio al comentario con esta pregunta porque es interesante pensar en si las empresas están realmente consientes de lo que los consumidores valoran en cuanto a iniciativas sociales y si éstas tiene una intención desinteresada y compromiso honesto tanto interna como externamente, de manera que la ética empresarial esté alineada con su discurso y su proceder. Para ello, aplicamos evaluación de responsabilidad social empresarial y obtendremos la medición del impacto que general las políticas de RCE de cada compañía en la sociedad y si esta finalmente es valorada y percibida por la misma. En consecuencia con el encabezado cito la noticia de Coca-Cola como una compañía comprometida con la sostenibilidad ambiental del planeta y con el crecimiento de los países en los que opera, haciendo uso del posicionamiento de la marca y su acogida en casi cualquier tipo de mercado. Coca-Cola es una compañía sólida y su estabilidad le ha permitido diseñar internamente y con bases estructuradas objetivos de desarrollo sostenible (ODS) enlazando intereses interno y externos y haciendo relaciones coherentes entre los mismo, por ejemplo enfocar sus esfuerzos en conocer a profundidad sus grupos de interés para favorecer los canales de comunicación bidireccional y así dar inicio a requerimientos que el mismo grupo construye y la compañía satisface, tales como el tratamiento responsable de residuos y 100% reciclables, hacer la recolección de todos los envases que se han puesto a disposición del mercado, promover la inclusión y el desarrollo económico de los países en los que opera, empleados de la compañía, así como colectivos de mujeres y jóvenes y fortalecer el ejercicio de comunicación con el cliente, este último es uno de los retos más importantes a emprender, dado que es aquí donde se identifican las necesidades primordiales y susceptibles en donde la compañía realmente pueda en su compromiso estricto asumir retos importantes y valederos para sus consumidores y finalmente eliminar la barrera de percepción que es tan difícil de manejar y de manera orgánica generar valor de marca, siendo los propis usuarios quienes lo conceptualicen y no una estrategia creativa bien fundamentada.
    Siendo así no solo Coca-Cola se enfrenta a retos importantes sino cualquier empresa dispuesta a desarrollar proyectos sensibles y responsables, conocer a sus clientes, hacer uso del poder de captación de la imagen de una marca para a través de ello ser palanca de cambio bien sea en poblaciones vulnerables sino además es economías emergentes y sociedades carentes de recursos.