Miki Montlló, ganador del Premio al Autor Revelación Divina Pastora en el Salón del Cómic de Barcelona

0

“Este galardón supone un buen subidón de autoestima”

.- Miki Montlló ganó el pasado mes de abril el Premio al Autor Revelación Divina Pastora en el Salón del Cómic de Barcelona, un galardón que reconoce a los nuevos valores de la historieta española. Montlló es una de esas personas que desprende pasión por su trabajo, por lo que hace día a día. Volcado actualmente en el tercer álbum de la serie “Warship Jolly Roger” desvela que ya desde pequeño tuvo claro que trabajaría “siempre agarrado a un lápiz”. Hablamos con él de lo que ha supuesto ganar este premio, de su evolución y de sus proyectos más inmediatos.

.- ¿Qué supone haber ganado el Premio al Autor Revelación en el Salón del Cómic de Barcelona?

Supone un buen subidón de autoestima. Mi trabajo es un trabajo en el que, al final, pasas muchas horas solo frente al ordenador y, a veces, cuando llevas demasiadas horas con la cabeza metida en el trabajo, pierdes la perspectiva y no sabes si a la gente le gustará o no lo que va a leer. Recibir un premio como este te da cierta seguridad de que lo que has hecho ha tenido un buen recibimiento y eso ayuda a seguir trabajando. Cuando me nominaron ya me sorprendió y, mira, al final resultó que lo gané. No me lo esperaba en absoluto.

.- ¿Cómo ves tu evolución?

En el sentido creativo estoy muy contento porque me doy cuenta de que cada vez dispongo de más libertad creativa en mi trabajo. Llevo ya muchos años trabajando y, al final, la experiencia te da eso. Siempre he intentado orientar mis decisiones a obtener la máxima libertad creativa y, poco a poco, lo voy consiguiendo. Despertarte y poder hacer lo que quieres, dentro de unos márgenes, es un verdadero privilegio.

.- ¿Cuál crees que es la situación del cómic en España?

Creo que es bastante complicada, pero no solo la del cómic. Si echamos un vistazo a cómo está el cine, el teatro o la literatura es muy difícil ganarse la vida en este país. Ya no digo vivir decentemente sino llegar a vivir haciendo algo en el ámbito cultural. Yo creo que, además del talento y la calidad de lo que hagas, que por supuesto la necesitas, también tienes que tener una visión comercial. Tienes que saber cómo venderlo o qué hacer y ser versátil porque sino realmente esto da muy poco dinero. Muchas veces, los impuestos y las nuevas medidas del Gobierno no ayudan.

.- Tu obra es un reflejo del trabajo de calidad, ¿En quién o qué pensabas cuando empezaste a dibujar?

Lo que realmente pensaba cuando empecé a dibujar de muy pequeño era intentar no acabar teniendo un trabajo de oficina el resto de mi vida. Me daba cuenta de que la mayoría de adultos a mi alrededor tenían trabajos que les suponía un esfuerzo y que hacían sin ningún tipo de ganas. Veía que los adultos trabajaban por obligación, entonces pensé que tenía que haber alguna manera de ganarse la vida haciendo algo con lo que realmente disfrutara. Siempre me ha gustado mucho la animación, los dibujos animados, las películas, los cómics, cualquier cosa que fuera dibujar. Entonces me planteé trabajar mucho y llegar a hacer cualquier cosa, pero que fuera siempre agarrado a un lápiz.

.- ¿Cómo llegas al mundo del cómic?

Fue un caso bastante raro porque aunque siempre me había gustado el cómic, yo me ganaba la vida aquí en España como freelance, con trabajos para publicidad, para series de animación, videojuegos… Pero mi problema es que no tenía ese margen de libertad del que hablábamos antes. Siempre prensaba que en el cómic tendría esa libertad. Entonces, mientras yo tenía todos estos trabajos, preparé un proyecto de cómic, pensando en cuál es el tipo de cómic que siempre me hubiera gustado hacer, y nada, hice cuatro páginas, el diseño de personajes, escribí una pequeña sinopsis explicando de qué iría el proyecto y acudí al festival de Angouleme. Allí contacté con un par de editoriales que se interesaron y acabé firmando un contrato.

.- Hablando sobre tu obra, ¿qué podemos encontrar en Warship Jolly Roger?

Es una aventura de ciencia ficción, bastante clásica, que pretende, sobre todo, entretener y no engañar al público ofreciendo artificios. Lo que también te puede ofrecer es la promesa de que el autor va intentar que cada número sea bastante mejor que el anterior.

.- Tu trabajo conocido es un trabajo digital, ¿haces algo en lápiz?

Por cuestiones prácticas, este cómic está hecho digital, pero es cierto que la parte más de producción y de bocetos la trabajo muchas veces en lápiz, más que nada por un tema romántico. Para mí, es mucho más práctico en el caso del cómic trabajar en digital. Pero en otros trabajos sí que intento compensarlo dibujando mucho a mano. Voy a clases de dibujo natural donde lo hago todo a lápiz. Mi intención es recuperar a medio plazo las técnicas tradicionales.

Miki Montlló.- Viendo tu obra se entiende perfectamente que hayas ganado el Premio al Autor Revelación Divina Pastora por el color, la luz, la perspectiva… ¿es muy costoso llegar a obtener ese resultado?

Cuesta horas, eso sí. El dibujo como todas las artes, como la pintura, la música, tiene un componente de práctica continuada. Esta práctica continuada hace que tú te vayas sintiendo más cómodo en el medio, que veas los caminos por los que no debes ir y llega un momento en el que empiezas a sentirte más confiado con lo que haces, empiezas a relajarte y empiezan a salir trabajos más sinceros, donde no estás tratando tampoco de impresionar técnicamente sino que lo que estás intentando es expresar algo, que es la finalidad de esto. La técnica la veo como un vehículo para narrar una historia. Considero que es necesario tener cierto nivel técnico, pero que solo es una forma de hacer el trabajo. Si solo me concentrara en eso, quizás resultaría más insulso.

.- ¿Cuál es tu proceso habitual a la hora de trabajar?

Es el resultado de entender que la técnica es un elemento más de lo que supone narrar una historia. De entrada me leo el guión, en caso de que lo tenga entero, y después hago dos clases de storyboard. Uno previo donde planifico qué va a salir en cada página, qué personajes saldrán, quién tiene textos y quién no. En esta fase tan previa es un dibujo que solo entiendo yo porque no elijo ni ángulo de cámara ni página ni nada. En la segunda parte del storyboard hago uno más trabajado donde pruebo con distintas composiciones de página, cambio los ángulos de cámara, intento que quede uno más bonito y, a partir de ahí, empiezo a pintar y dar varias fases de color, empezando por el color plano hasta algo más detallado, con iluminación.

.- ¿Por qué ciencia ficción?

Porque me encanta la ciencia ficción desde pequeño. Siempre me ha gustado lo que tenga un aire un poco raro y siempre me han despertado simpatía los géneros minoritarios, tanto el terror como la ciencia ficción. Tanto en el cine, como en la literatura y en el cómic siempre se han visto como géneros menos serios. Parece que para hacer una obra seria o intimista tengas que hacer un drama o algo denso y, en cambio, creo que la ciencia ficción ofrece unas posibilidades especulativas que nos ayudan a entender mejor el mundo en el que vivimos especulando sobre qué puede venir.

.- ¿Cuáles son tus proyectos más inmediatos?

De momento, estoy con el tercer álbum de la serie “Warship Jolly Roger” y, en principio, van a ser cuatro. Además, no he dejado de trabajar en otras cosas, colaborando en proyectos de animación y dando clases en una escuela on line. Respecto al cómic, tengo una idea que hace bastante tiempo que me ronda por la cabeza que es hacer un spin off de “Jolly Roger” donde yo mismo pudiera escribir historias cortas. También me gustaría, aunque sea momentáneamente, cambiar de género y hacer algo que tuviera que ver con el mundo de la música. De momento, intento no pensar a dos años vista, sino más bien pensar en los próximos seis meses.

.- Respecto a este cambio de género, ¿tienes alguna idea más concreta?

A mí me gusta mucho la música negra y el rock primitivo y también hay un género musical que se llama shock rock donde se introduce un elemento más teatral dentro de la música. En su momento hubo gente como Alice Cooper que intentaba que sus conciertos fueran más una obra de teatro mezclando terror en ellos. Me gustaría hacer un biopic de la vida de músicos como este, que me permitiera alejarme de la ciencia ficción, y que fuera más histórico, tener que buscar documentación de los años 50 o 60. Tengo ganas de hacerlo, pero todavía falta mucho. Solo es una idea que está sobrevolando en mi cabeza.

Entrevista: Rosa Laparra

Share.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.