Antonin Léonard, inspirador del movimiento Ouishare

0

Nos encontramos con Antonin Léonard, el carismático francés de 26 años, inspirador del movimiento internacional de consumo colaborativo OuiShare que en su apenas año y medio de existencia ha capturado elzeitgeist de estos tiempos de convulsión socio-económica y de búsqueda de nuevos referentes. Antonin se expresa en perfecto español, con acento argentino, que perfeccionó durante sus viajes formadores en Latinoamérica.

Impulsado por su profunda convicción en estos nuevos valores de consumo y de organización social y por el optimismo y la confianza en la capacidad de las personas para transformar el mundo ayudados por las nuevas tecnologías, Antonin, junto con un grupo de jóvenes entusiastas y brillantes como él, han movilizado a un número creciente de personas en varios continentes para liderar esta transformación. La apretada agenda de Antonin y la sucesión de eventos de OuiShare es clara muestra de que son una fuerza a tener en cuenta lo cual no ha pasado desapercibido a las empresas tradicionales e instituciones públicas que se acercan a ellos en busca de nuevas ideas. OuiShare surgió por serendipity (palabra inglesa que utiliza mucho para referirse a una feliz coincidencia fruto de una combinación de circunstancias favorables) en enero de 2012 a partir de un grupo de Facebook al que se unieron personas de diferentes países europeos que empezaban a reflexionar acerca de las mismas cuestiones. Como él dice, con emoción contenida, ha sido un periodo tan intenso y se ha conseguido tanto en tan poco tiempo, que ¿quién sabe dónde estaremos en 3 años? Probablemente, cambiando el mundo…

.- Antonin, háblanos de tu formación y del cúmulo de experiencias y aprendizajes que te han llevado a OuiShare.

Crecí en una familia de militantes de la “izquierda radical”. Mi abuelo, que llegó a ser alcalde de una ciudad de 25.000 habitantes en Francia, se inspiraba políticamente en Salvador Allende. A pesar del ambiente fuertemente ideológico de mi casa, desde los 14 o 15 años me sentí atraído por el mundo de las grandes empresas porque entendí que las corporaciones “pueden cambiar el mundo”. Claramente, ésto creaba incómodas conversaciones en casa. No cayó nada bien en casa tampoco el hecho de que, a los 18 años, quisiese estudiar para acceder a una de las elitistas escuela de negocios francesas…

Dicho y hecho. Empecé la Escuela de Management de Lyon pero al poco tiempo empecé a sentir que “no encajaba” en el ambiente de hijos de emprendedores o de ejecutivos de grandes empresas. En cuanto pude me fui de prácticas para “abrir la mente” así que llegué a Cusco, Perú, donde trabajé en una panadería de monjas. Me enriqueció mucho porque entré en contacto con una realidad muy alejada de mi educación estrictamente laica. Empecé entonces a interesarme mucho por la innovación y observar cómo algo que funciona en un contexto específico se puede adaptar a otro. Completando mi formación académica y personal, trabajé 3 meses en la consultoría Deloitte en Argentina. Esta experiencia me marcó y me hizo reflexionar mucho. No entendía como “la gente puede hacer este tipo de trabajo y soportar la jerarquía corporativa“. No comprendo la jerarquía porque no funciona, todo muestra que trabajar en red es más eficiente, que la competencia corporativa no motiva a las personas. Pero fue mi experiencia en una empresa de servicios de educación y coaching, donde estuve muy involucrado en negociaciones comerciales y en el reclutamiento de personal, la que me hizo darme cuenta de que quería ser emprendedor y encontrar meaning, sentido, a todo lo que hacía. El ambiente de la escuela de negocios me asfixiaba así que volví a irme de intercambio, esta vez a Rio donde seguí un curso de MBA con un profesor de Harvard donde estudié los nuevos modelos de la economía de internet. Descubrí entonces que me encantaba la innovación y que seguía sin querer volver a Lyon así que me fui para Barcelona donde estuve 4 meses estudiando en la UAB. Fueron unos meses muy fructíferos, de desarrollo personal, estudié teatro… Pero me sorprendió mucho la pasividad que encontré en España, en la educación, en las familias, en la jerarquía

Es verdad que mi trayectoria no es la más ortodoxa académica ni profesionalmente y no es la que se espera de alguien después de aprobar los difíciles y competitivos exámenes de acceso a una escuela de negocios. Sin embargo, siempre he “tenido confianza en mis posibilidades”, en leer y aprender por mí mismo. Un momento epifánico que dio sentido a esta trayectoria que acabo de describir fue cuando en marzo del 2010 vi un vídeo de Rachel Botsman en Youtube con las ideas que luego plasmaría en su libro “The Rise of Colaborative Consumption: What’s mine is yours” . Las ideas de Rachel, tan claras y bien articuladas, me inspiraron para empezar a escribir un blog desarrollando mis propias ideas y reflexiones sobre el consumo colaborativo. Un año más tarde, un artículo mío se publicó en una revista muy conocida en Francia. Vi que cada vez más gente seguía mi blog y me di cuenta del increíble potencial del movimiento colaborativo. Entre tanto, tenía que pagar el alquiler así que trabajé en una empresa de estudios de mercado donde me acabé desencantando del mundo corporativo y convenciéndome de que lo que yo quería de verdad era trabajar en innovación desarrollando los valores de la economía colaborativa. En abril del 2011 creé un grupo en Facebook que dio lugar 8 meses más tarde a OuiShare! Durante ese tiempo, me contactaron otras personas que estaban haciendo cosas similares en otros países de Europa. Cogía un avión y me iba a visitarlos para ver si podíamos hacer algo juntos y esto es lo que sigo haciendo hoy en día básicamente.

Mi foco no es la administración de OuiShare, hay gente mucho más competente para ello que yo, sinoinspirar y generar confianza dentro de la comunidad. Me interesa sobretodo que la gente sepa que hoy en día, con las posibilidades que ofrece internet, “la vida te pertenece” y que “puedes lograr lo que quieras” si tienes confianza en ti mismo.

.- ¿Te sientes un representante prototípico de la llamada Generación Millennial?

¿Qué es la Generación Millennial o la Generación Y? Todo adjetivo que acompañe a la palabra generación no significa mucho. Es sólo una fórmula del imaginario popular que se utiliza para designar a aquellas personas que conocen y utilizan el impacto de internet y de las redes sociales. Tampoco es muy relevante el factor edad porque en OuiShare tenemos gente de un amplio abanico de edades y, por ejemplo, la edad media de un anfitrión en Airbnb es 41 y, en servicios de compartir coche, más de 30. Lo que caracteriza a este colectivo es la familiaridad con internet y el uso avanzado de las redes sociales así como la capacidad de sentirse cómodos y tener confianza en otras personas con las que se relacionan en la Red y que no han conocido en persona todavía.

.- ¿Qué es OuiShare?

OuiShare es energía, una filosofía y una postura ante la vida. Los valores que defendemos comprenden la diversidad e inclusividad, la transparencia, el BETA y la experimentación permanente así como el MPRL (de las siglas en inglés, conocer a gente en el mundo real). No utilizo nunca el término “organización”, porque una organización no rima con la naturaleza abierta y horizontal de OuiShare. La magia de OuiShare reside en que la gente puede proponer cosas que la comunidad sigue y apoya. No se espera a que alguien lo haga por nosotros. Si quieres que ocurra algo hay asumir responsabilidades y hacerlo.

Mi padre tilda al consumo colaborativo de “ultra-liberal”… Yo me resisto a la presión externa de catalogar a este fenómeno políticamente, pero si quieres, el consumo colaborativo es de inspiración liberal ya que confía más en el ser humano que en las instituciones pero tiene una marcada vertiente decolaboración e igualdad que es más de izquierdas. Nos sentimos más cómodos considerando aOuiShare como un movimiento de cruce de corrientes, no partisano.

Por otro lado, OuiShare es un movimiento que no ha sido planificado, es fruto de la casualidad, deserendipity, de estar en el lugar adecuado en el momento adecuado y conocer a gente con ideas similares. OuiShare es novedoso, diferente, a veces confuso, sí, pero tiene relevancia. Es una manera de pensar diferente, “out of the box”. Creemos siempre que hay que copiar lo que ha funcionado pero elmundo está cambiando radicalmente y a una velocidad vertiginosa y por lo tanto lo de antes ya no vale. Hace falta crear nuevas maneras de estructurarse y promover más colaboración a todos los niveles de la sociedad en vez de jerarquías y modelos de organización caducos que han demostrado su inoperancia. A mí, personalmente, la jerarquía me molesta mucho y es algo que no existe en OuiShare. Todos somos conectores y co-fundadores, todos asumimos una responsabilidad igual de importante.

.- ¿Cómo ves a OuiShare en el futuro y cuáles son los siguientes pasos?

(Antonin nos responde con rotundidad) ¡Pregúntale a la comunidad! La comunidad decide, no yo… EnOuiShare hay gente que tiene motivaciones muy diferentes que cambian cada vez que nos encontramos. Eso sí, quiero construir una base de confianza para que la gente se conozca y genere oportunidades. Lo que caracteriza a OuiShare, y queremos que continúe, es, primero, una actitud abierta y de respeto a ideas diferentes y, segundo, gente muy motivada, con visión global, muy competentes en sus diversas áreas de actividad.

Como he dicho, somos un movimiento que promueve la responsabilización. A menudo se habla deOuiShare como un Do Tank además de un Think Tank, pero creo que no está ahí la diferencia, es decir, no se trata de los que hacen versus los que piensan. Más bien, el meollo de la cuestión está en quequeremos ser los que hacen y no los que hablan, se quejan y denuncian en Facebook pero sin hacer nada concreto más allá de apretar un botón desde su sillón.

En el futuro, nos enfrentamos al desafío de conseguir un movimiento más estructurado al tiempo que se mantiene su carácter orgánico. Tenemos actualmente un “core team” (la gente más involucrada) compuesto por unas 50 personas, todos ellos excepcionales en sus respectivas disciplinas. Hasta ahora se ha trabajado por motivación, por pasión por los valores que representa OuiShare. Pero obviamente la gente tiene que ganar dinero para poder vivir y OuiShare no tiene un modelo sostenible todavía para dar respuesta a este desafío. El foco y la motivación puede cambiar a menos que consigamos encontrar un equilibrio y seguir generando transparencia y confianza y por eso estamos trabajando actualmente en un modelo financiero sostenible apoyado en proyectos replicables que generen valor. En cualquier caso, creo que la colaboración activa en OuiShare debería ser algo temporal. Los miembros a tiempo completo deberían enfocarlo como una etapa de aprendizaje y de desarrollo personal, antes de irse a trabajar a una empresa o por su cuenta, para aplicar y difundir las ideas del consumo colaborativo.

En definitiva, me gustaría que OuiShare se convierta en un futuro en una incubadora de impacto en la sociedad que actúe de plataforma para la inteligencia y sabiduría colectiva generadora de cambio e innovación.

¿Cuáles son tus ideas sobre la interacción entre la innovación social, la RSC y el consumo colaborativo?

La RSC se está confundiendo y fundiendo con la innovación social. A principios del 2000 no existían directores de innovación en las grandes multinacionales y hoy en día es algo normal. Con lainnovación social va a pasar lo mismo. Los innovadores sociales tienen mucho que enseñar a los directores de innovación porque ellos saben de innovación orientada a los usuarios o, más bien, deinnovación orientada a la comunidad. Los servicios que tendrán éxito en el futuro son los queproporcionen valor a comunidades. Vivimos en un mundo de incertidumbre de tipo social y económica. Los modelos de negocio futuros deben responder a estos desafíos. El consumo colaborativo es una manifestación de esa tendencia hacia la innovación social. La gente se ha dado cuenta de que no podemos seguir consumiendo sin sentido. Las start ups y las grandes empresas deben colaborar para superar estos desafíos y migrar juntos de una economía de productos a una economía de servicios.

El problema ahora mismo es que no hay todavía mucha gente en las grandes empresas que presten atención a lo que hace falta poner en marcha para hacer frente a estos retos, como la promoción de diferentes competencias, de la transversalidad, de equipos horizontales, de colaboración con start-ups etc e identificar a jóvenes emprendedores para prototipear nuevos modelos de negocio. El futuro de las grandes multinacionales está en funcionar como una start-up (lean start-ups): ser abiertos, trabajar en espacios de co-working y en red, colaborar con otras organizaciones y con gente muy diversa, tener una persona dedicada al consumo colaborativo etc… Un ejemplo de empresa tradicional que está trabajando en este sentido es La Poste (Correos francés). Están abiertos a nuevas ideas, colaboran conOuiShare, vienen a nuestros eventos… Es difícil saber cómo va evolucionar esta relación pero desde luego que ese cruce de experiencias, conocimientos e ideas es extremadamente positivo y enriquecedor para ambas partes.

También hay oportunidades para los distribuidores o comercios tradicionales, para que organicen intercambios entre personas. Mucha gente ya no va a supermercados o tiendas porque hace las compras por internet. Se podría evolucionar hacia un modelo diferente por ejemplo, donde espacios co-workingse convirtiesen en lugares de distribución, en lugares de intercambio, de vida, donde la gente iría a recoger sus compras encargadas online para tener una interacción más humana que la que tenemos hoy en día en un supermercado por ejemplo…

.- Habéis conseguido convencer a mucha gente de vuestras ideas. Organizasteis un magnífico evento internacional en Paris en mayo (OuiShareFest) ¡con más de 3.000 participantes! También recientemente habéis organizado una reunión con el Gobierno francés… ¿Cuál es la clave de esta influencia?

No creo que se trate de nada excepcional. Creo que se centra en la competencia de la inteligencia emocional, es decir, la capacidad que todos podemos desarrollar para relacionarnos con gente de mundos muy diferentes y para utilizar el vocabulario de tu interlocutor… Y eso se consigue teniendo experiencias diferentes, haciendo voluntariado, viajando, conviviendo con gente de procedencias muy diversas…

En cualquier caso la gente es receptiva a las ideas del consumo colaborativo. Ven lo que está pasando en el mundo, en la economía, en sus propias vidas, entonces la gente se identifica. Por otro lado, los políticos se han dado cuenta de que necesitan nuevas ideas, y que deben hacerse eco de las inquietudes y anhelos de los ciudadanos. Y las ideas y las ganas de hacer cosas no le faltan a OuiShare

Recientemente realizamos un encuentro y brainstorming en el Ministerio de Economía de Francia donde la Secretaria de Estado para la Economía Digital se comprometió a más diálogo y encuentros en el futuro. Se barajaron muchas ideas con los poderes públicos, propuestas para que el consumo colaborativo yOuiShare pueda seguir creciendo y multiplicando su impacto en la sociedad. Entre las ideas que expusimos y que queremos seguir desarrollando con el apoyo del Ministerio están, por ejemplo, la creación de una Agencia del Bien Común, la financiación de incubadoras de consumo colaborativo, la promoción de una red de FabLabs, la dinamización de las relaciones entre start-ups y empresas tradicionales, la elaboración de estrategias para la internacionalización y exportación de start-ups nacionales etc…

También muy significativo fue la reciente celebración en Burdeos de una iniciativa pionera en Europa, elForum de la Economía Colaborativa, organizado por OuiShare y la Comunidad Urbana de Burdeos y el Consejo General de la Gironde.

Fue un foro para la reflexión colectiva sobre cómo esta nueva economía puede ofrecer alternativas sostenibles a las empresas y ciudades en busca de nuevos modelos de desarrollo y de creación de empleo. Este evento significa un reconocimiento a la credibilidad de OuiShare y al potencial delconsumo colaborativo para tener un verdadero impacto social a nivel local. Burdeos se convertirá así en la primera ciudad colaborativa de Francia y esperamos que muchas más se sumen a ella.

OuiShare busca que todos estos diálogos de apertura con las instituciones públicas y proyectos en común sean replicables en otras comunidades donde tenemos ahora mismo muchos miembros, por ejemplo, en otros países de Europa, como España, donde hay un gran potencial, y con el tiempo en aquellos donde estamos en expansión como en Latinoamérica (donde vamos a organizar un tour en agosto) o incluso en los países árabes donde estamos empezando a colaborar.

Entrevista: Esther Val.

Share.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.