Pablo Pineda

0

“Los demás me pueden poner límites, yo no”

Pablo Pineda es la típica persona que cuando la conoces te gustaría ser su amigo. Una personalidad apabullante, un torrente verbal, divertido, extrovertido, empático. Imposible escapar a la felicidad que irradia y contagia. Si tener éxito es el resultado feliz de un negocio o una actuación o la buena aceptación que tiene alguien, no hay duda que Pablo Pineda es la encarnación del éxito. Actor y licenciado. Ganador de la Concha de Plata en el Festival de Cine San Sebastián de 2009 y consultor externo de la Fundación Adecco. Y síndrome de Down.

.- Pablo ¿Qué entendemos por discapacidad?

La palabra discapacidad implica prejuicios. Ladiscapacidadimplica capacidad. Todos estamos discapacitados para unas cosas y capacitados para otras, así que no se puede hablar de discapacidad, si no de capacidades diferentes.¿Has oído hablar de una prueba que se llama Iron-Man? Se trata de correr 42 kilómetros a pié, 4 nadando y 180 en bicicleta. ¿Tú serías capaz? ¿No? ¿Eres entonces un discapacitado?

No hay que reconocer a las personas por su discapacidad si no por su capacidad. No por lo que no sabe hacer, si no por lo que sí sabe hacer. Hay muchas personas en riesgo de exclusión socio-laboral: Discapacitados, mujeres con cargas familiares, mayores de 45 años, mujeres afectadas por la violencia de género, ex-deportistas de élite… Hay que eliminar los prejuicios para facilitarles la búsqueda de empleo. ¿Son sólo los directores de Recursos Humanos de las empresas los responsables de que losdiscapacitados no encuentren trabajo? No lo creo. Los demás me pueden poner límites, yo no.

.- ¿Cómo tienen las empresas que contemplar a los discapacitados?

La discapacidad no es un condicionante, no es una losa que te ponen y ya no puedes hacer nada, sino al contrario, te sirve como motivo para seguir luchando y aspirando a más. En momentos terribles como los actuales, es necesario abrir las puertas al talento de las personas con discapacidad. ¿Estamos pidiendo un favor, una limosna, o un derecho recogido en la Constitución? Queremos ser ciudadanos de primera, queremos tener un lugar de trabajo que nos proporcione realización personal, estabilidad, independencia económica, que nos ayude a ser adultos, a sentirnos útiles para la sociedad. Necesitamos empresarios y personas que apuesten y confíen en nuestras posibilidades. De nada sirven las leyes y los compromisos si luego no se cumplen. Las intenciones están muy bien, pero luego hay que llevarlas a cabo. Lo mismo que el Real Zaragoza lucha por mantenerse en Primera División, los discapacitadostambién lo hacemos para no ser considerados ciudadanos de segunda.

.- Estamos hablando que los discapacitados aportan valor a las empresas.

Pablo-Pineda-y-Juan-RoyoEfectivamente. Cuando asisto a un foro de directivos y empresarios, todos nos enriquecemos compartiendo cosas. Una sociedad no puede crecer si algunos de sus miembros no aportan pero para conseguirlo debemos cambiar la forma de pensar, de trabajar, de relacionarnos. El mayor grupo social de minorías en riesgo de exclusión son los discapacitados. Una sociedad no puede avanzar conexcluidos. Y nosotros aportamos valor. Somos puntuales, alegres, animosos, siempre estamos contentos, nos adaptamos bien a todo. Me atrevería a decir que somos hasta dóciles.

La Responsabilidad Social Corporativa tiene mucho que decir en este ámbito. Y no hablamos desolidaridad si no de eficiencia.

.- ¿Harías diferencias entre las diferentes discapacidades?

Rotundamente sí a la hora de abordar su integración. Existen algunas perfectamente observables, como la mía. Otras son invisibles. Se trata de gente aparentemente normal pero si les conocemos descubrimos alzheimer o autismo. O los motóricos. En este caso es mucho más fácil su integración. Pones una rampa y los que tengan sillas de ruedas ya pueden acceder a un edificio. O qué decir de los ciegos o los sordos… Los Down somos enternecedores, una ironía en ese inmenso grupo que somos los discapacitados. Pero tenemos que recordar que no somos niños. Eso por no hablar de muchas personas que sin tener una discapacidad pueden sufrirla a lo largo de su vida tras un accidente o por la edad.

.- ¿Qué estamos haciendo mal, entonces?

Cuando voy a impartir conferencias no veo discapacitados entre el público. Necesitamos una sociedad que acepte la diferencia. Lograr un mundo mejor es objetivo de todos. Todos podemos participar. Todos tenemos aspiraciones y metas pero para ello hay que abrir las puertas del futuro. El problema sigue siendo el desconocimiento. Hay gente que me dice que soy “muy poco síndrome de Down” ¡Como si hubiera grados! (risas).

.- ¿Qué piensas de los Centros Especiales de Empleo?

Ojalá algún día no existan, porque eso significaría que las personas con discapacidad trabajan hombro con hombro con el resto de la plantilla. Los políticos hacen su trabajo, es fundamental que existan Leyes que faciliten nuestra integración pero las Leyes solo son buenas si se cumplen y los políticos hablan y hablan, prometen y prometen pero luego hay que cumplir, hay que llevar los compromisos a la realidad. Todo lo demás es palabrería.

.- ¿Qué piensas del aborto como discriminación antes de nacer?

A las madres que están pensando en abortar les diría que reflexionaran. Que pensaran en lasexperiencias que pueden llegar a vivir con sus hijos. Mi madre no se arrepiente de haberme tenido.Mis éxitos, mis viajes, mis vivencias incluso los momentos duros como la reciente muerte de mi padre los he compartido con mi madre. Y ella es feliz igual que yo. A esas madres les diría que pusieran en una balanza todo lo bueno y lo malo. Seguro que se inclina al lado de lo bueno. Tener un hijoSíndrome de Down no te quita, no te resta. Te suma. Te puede dar muchas alegrías y sorpresas.

Entrevista: Juan Royo
Fotografía: Iván Ordovás

Share.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.