Crece la violencia contra las mujeres con discapacidad

0

La Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2019, de CERMI Mujerespres denuncia que el 20,7% de las mujeres con discapacidad ha sufrido violencia física o sexual de alguna pareja

Fotografía: MARÍA JESÚS SERRANO

El 17,5% de las mujeres con discapacidad que han sufrido violencia física, sexual, emocional o han sentido miedo de sus parejas afirman que su discapacidad es consecuencia de la violencia ejercida sobre ellas (9,8% entre las que la han padecido de la pareja actual y 19,7% en el caso de la violencia de parejas pasadas).

La violencia contra las mujeres es una violencia estructural que se ceba de una manera muy particular con las mujeres con discapacidad, por lo que cada asesinato de una mujer, cada golpe, cada denuncia presentada por violencia de género es un asunto de Estado y así debe ser abordado por los poderes públicos.

Propuestas de CERMI Mujeres

  • Realizar macroencuesta específica sobre la violencia contra mujeres y niñas con discapacidad y madres y cuidadoras de personas con discapacidad, que pueda permitir valorar las actuales medidas legislativas, administrativas y políticas generales y específicas para su protección y recuperación, teniendo debidamente en cuenta los riesgos concretos y los factores de vulnerabilidad, como
    • incapacitación legal
    • institucionalización
    • pobreza
    • ruralidad
    • edad
    • tipo de discapacidad.
  • Impulso de protocolos de coordinación entre los principales actores involucrados en el abordaje de la violencia machista: los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, los servicios sociales y sanitarios y las organizaciones sociales especializadas en la materia.
  • Garantizar
    • la accesibilidad universal de los centros de atención a mujeres víctimas de violencia de género, de los juzgados
    • las campañas y materiales informativos de sensibilización
  • Desarrollo e implantación de la figura de la asistencia personal en el ámbito de la violencia contra las mujeres con discapacidad previsto en el Pacto de Estado
  • Impulso de acciones de formación a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, los servicios sanitarios y servicios sociales en materia de violencia contra las mujeres con discapacidad
  • Inclusión de la variable de discapacidad en todos los registros oficiales sobre violencia de género
  • Ampliación del concepto de violencia contra las mujeres, que recoja otros tipos de violencias machistas no contempladas en la legislación actual, como
    • Agresiones sexuales
    • Trata con fines de explotación sexual
    • Esterilizaciones forzosas
    • Abortos coercitivos
  • Reconocimiento legal de un modelo basado en la provisión de apoyos para la toma de decisiones de las mujeres con discapacidad que así lo requieran, dejando atrás definitivamente el modelo basado en la modificación de la capacidad jurídica, “que aparece como un obstáculo insalvable a la hora de defender sus propios derechos y acceder a la justicia”.

“En definitiva, reclamamos el cumplimiento del Convenio de Estambul, la legislación estatal vigente y de las medidas del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, dotándolo del presupuesto necesario para que sea una realidad y no un mero papel mojado”

Share.

Comments are closed.