“En un entorno inédito, cualquier hipótesis ha de revalidarse a diario”

0

En Banca March, nuestro equipo de especialistas en mercados y en estrategias de inversión responden a las preguntas que cualquier inversor se puede hacer en este momento de incertidumbre. Joan Bonet Majó es el Director de la Unidad de Estrategia

¿Se puede dar ya alguna estimación de cómo será el crecimiento económico para 2020?

Aunque a estos niveles el mercado ya ha puesto en precio una recesión global para 2020, por el momento es imposible estimar la fecha exacta en la que el virus se encontrará bajo control. Si el coronavirus se controlara antes de la finalización del segundo trimestre, el crecimiento global sería todavía modestamente positivo.

¿Hay zonas menos castigadas por el coronavirus? ¿Asia? ¿Estados Unidos? ¿Otros países desarrollados o emergentes?

En un escenario prolongado de cuarentena global, con restricciones de circulación para personas y mercancías, los países más perjudicados son los que más dependen del exterior. En este sentido, Europa y, más concretamente, Alemania y España son países que se verían especialmente afectados por la dependencia de las exportaciones o del sector turístico.

¿Por qué el mercado esta vez no reacciona favorablemente ante los estímulos de los bancos centrales

Porque pesan más el miedo a la propagación global del virus (60 % de los casos registrados) y los temores a que la parálisis económica derive en problemas dentro del mercado de crédito. No obstante, creemos que la acción anunciada en los últimos días por los bancos centrales reduce de manera importante las consecuencias económicas de las cuarentenas que terminarán materializándose a nivel global. De todas formas, son necesarias medidas fiscales adicionales para frenar la desconfianza. En crisis sanitarias anteriores, el suelo de las bolsas se ha alcanzado coincidiendo con el máximo aumento de los contagios. Las políticas de los bancos centrales son una parte fundamental del remedio, pero el virus debe dejar de propagarse para que los mercados se den la vuelta.

Si aguantamos el chaparrón de estas semanas, ¿podemos pensar en un mundo que crezca de forma más sana en los próximos años?

Todo nos hace pensar que nos encaminamos a un periodo de cuarentena mundial que se prolongará durante semanas. Lo determinante para saber la duración y posterior impacto en la economía es saber cuándo EEUU y Reino Unido se sumarán a las medidas implementadas por otras naciones europeas como España e Italia. Las medidas anunciadas por Gobiernos y bancos centrales van encaminadas a limitar la contracción que la economía tendrá en los dos próximos trimestres. Supondrán un buen respaldo que se materializará con fuerte crecimiento en el último trimestre del año. En cuanto a cómo será, tipos al 0 % en EEUU y negativos en Europa y Japón ayudarán al crecimiento, pero muy moderado y destacadamente inferior al promedio del 3,5 % de las últimas décadas. En el medio plazo, los países emergentes y los sectores vinculados a la tecnología, al cambio de hábitos de vida y de consumo e infraestructuras, son los que mejor se comportarán en un mundo de crecimiento reducido.

¿Pueden permitirse los estados medidas de estímulo fiscal que complementen los estímulos monetarios, dada la situación de endeudamiento público y de déficit? En su caso, ¿qué tipo de medidas?

Salvo pocas excepciones, como Alemania y Holanda, los déficits públicos son elevados a nivel global y limitan la capacidad de actuación. No obstante, dada la gravedad de la situación, se permitirá nuevamente incumplir los límites máximos. Por ejemplo, Italia y España, con déficits públicos del 2,5 %, ya han anunciado sendos programas. La política fiscal es una buena herramienta de política económica que está para usarse en momentos como los actuales.

La caída de las bolsas, ¿no recoge ya un escenario de recesión global?

Los mercados adelantan los acontecimientos con una velocidad y precisión que no deja de sorprender. Es cierto que en ocasiones exageran los movimientos y las correcciones son bruscas. En el momento actual, creemos que se ha descontado de forma muy rápida la situación actual de cuarentena, pero debemos esperar a ver qué medidas se adoptan para tratar de calibrar, en el caso de las bolsas, niveles de beneficios económicos que podamos estimar para los próximos 12 meses y así nos podamos hacer una idea más aproximada de valoraciones actuales.

¿Cuáles serán las señales que nos indicarán el momento de tomar más riesgo?

Este entorno es inédito para todos y cualquier hipótesis ha de revalidarse casi a diario. No obstante, creemos que los dos catalizadores que permitirían fijar un suelo serían la estabilización en el número de contagios y la acción concertada por parte de todos los estados para acordar medidas económicas, monetarias y fiscales.

¿Cuándo es previsible que las veamos?

Observando el perfil de otras crisis o correcciones violentas de mercado, creemos que la profundidad de la caída ya refleja escenarios pesimistas de crecimiento e incertidumbre, aunque el mercado requerirá de varias semanas, quizás meses, para asentarse.

¿Cómo podemos gestionar estas dos variables tan inciertas sobre el cuánto y cuándo?

En nuestra opinión, la gestión delegada es la mejor fórmula para volver a tomar riesgo. Son fórmulas gestionadas activamente por profesionales, con bandas de actuación definidas, acceso a los mejores gestores del mundo y una operativa igualmente delegada, que elimina pasos intermedios en el momento más oportuno. En el caso de Banca March, todos los perfiles de gestión disponen de un margen de maniobra amplio para incrementar riesgo, con la posibilidad de ser selectivos en regiones, sectores o estilos de gestión. Es un buen momento para combinar fondos activos con fondos indexados que nos brinden rapidez, precisión y liquidez a la hora de entrar en mercado.

¿Conviene tratar de adelantarse al mercado con alguna decisión de inversión más drástica de reducción de riesgo?

Los movimientos tan extremos que estamos viviendo en estas últimas sesiones no recomiendan tomar ese tipo de decisiones por varios motivos: la propia volatilidad de los mercados provocada por una situación nunca vivida hasta la fecha; la gestión de carteras de fondos, en las que la operativa de traspasos hace muy difícil hacer ningún tipo de market timing; y porque estar fuera de los mercados nos haría perder los mejores días de recuperación.

¿Qué recomiendan a un cliente que disponga de un nivel alto de liquidez y que se encuentre muy por debajo del riesgo que le corresponde por su perfil?

Como hemos comentado, no es previsible que la recuperación dibuje el mismo perfil que la caída, una V violenta y rápida. Más bien esperamos asentar un suelo con las medidas económicas concertadas y la estabilización de los contagios antes de iniciar una recuperación firme. No obstante, la historia ha demostrado lo inadecuado de quedarse completamente fuera de mercado: por un lado se desaprovechan oportunidades pero, además, nos situaríamos en la tesitura imposible de encontrar las evidencias o las condiciones óptimas de seguridad y precio para entrar. Nunca se dan, por eso ha de hacerse progresivamente y a través de profesionales. Creemos que productos de gestión activa con un diseño asimétrico en cuanto a la rentabilidad/riesgo son los adecuados para reiniciar el camino hacia posiciones de riesgo.

Share.

Comments are closed.