Nuevo acuerdo del CEDDD con la Asociación La Barandilla.

0

La visión de la salud mental une a las dos organizaciones

El Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia anuncia un nuevo acuerdo firmado con la Asociación La Barandilla. El acto tuvo lugar en la sede de esta entidad, formalizando esta colaboración entre sus principales representantes, Ana Lancho, presidenta de la Asociación e Iñigo Alli, adjunto a la Presidencia del CEDDD. El principal objetivo es integrar y dar visibilidad a toda la diversidad que contempla la discapacidad y la dependencia. Las intervenciones propuestas por estas organizaciones para los próximos meses van en diferentes líneas. Una principal para la mejora de la atención a las personas con discapacidad sobrevenida de algún problema de salud mental y reflejado en este documento y acciones encaminadas a la sensibilización y prevención del suicidio recogidas en un Plan Nacional.

“El Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y Dependencia se compromete a impulsar los trabajos para que el Estado apruebe una ley integral que aborde de manera inmediata esta lamentable situación que padecen las personas más vulnerables de nuestra sociedad”. Íñigo Alli, adjunto a la Presidencia del CEDDD.

“Agradezco esta colaboración porque estoy segura de que ambas entidades tenemos la misma filosofía en nuestro principios fundacionales, la inclusión y el bienestar de las personas.” Ana Lancho, presidenta de la Asociación La Barandilla. 

La Asociación La Barandilla, está formada por personas con discapacidad, familiares y profesionales de la salud, rehabilitación y reinserción social. Entre sus proyectos destaca la gran ayuda que ofrecen a través del «Teléfono contra el suicidio». Recurso atendido por profesionales de la psicología para ayudar a personas con ideas autolíticas y a sus familiares.
El Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia continua su labor para que ninguna persona se quede atrás o disponga de menos ayudas para atender su singularidad, porque los derechos que son inherentes a nuestra condición de personas no sólo se exigen sino que se reclaman.

Share.

Comments are closed.