Invasión de residuos: hacia un cambio de paradigma en el consumo

0

Actualmente los países enfrentan un grave problema por la generación de un mayor volumen de residuos ocasionado por el crecimiento económico, la industrialización y los nuevos modelos económicos que buscan mayores tasas de consumo entre la sociedad

Se estima que en 2016 se generaron a nivel mundial 2,010 millones de toneladas de residuos (según World Bank Group), de los cuales el 70 % de los residuos fueron enviados a vertederos sin darles un segundo uso. Muchos de estos residuos, sobre todo los residuos plásticos terminan en diferentes ecosistemas (mares, ríos, bosques, entre otros), ocasionando graves daños y alteraciones a éstos, así como daños a la fauna y por consiguiente a la salud humana. Recientemente se ha informado de la aparición de una gran cantidad de residuos en las profundidades del mediterráneo o de la existencia de las llamadas islas de plástico. Incluso la ONU señala que, en 2050, “habrá más plástico que peces en los mares.

Los gobiernos a nivel mundial hacen un llamamiento para el establecimiento de una economía circular, basada en la reutilización y el reciclaje de alta calidad y mucho menos en el uso de materias primas vírgenes. Este nuevo modelo de economía busca que los productos permanezcan más tiempo en la economía, evitando la generación de más residuos, así como el agotamiento de recursos naturales. Por otro lado, la Unión Europea ha establecido una jerarquía de prioridades, donde se le da mayor importancia a la reducción de residuos generados, la reutilización y el reciclaje de residuos sobre el depósito en vertederos. Además, se han fijado unos objetivos prioritarios en materia de residuos municipales, los cuales son: Elevación del objetivo de preparación para la reutilización y el reciclado de residuos municipales al 65 % de aquí a 2030, así como la limitación gradual de los vertidos de residuos municipales al 10 % de aquí a 2030.

En España, en 2017, se estima que solamente se recicló o se generó compost con el 33 % de los residuos y que el 54 % de los residuos fueros enviados a vertederos (Eurostat, 2017). Claramente estos porcentajes no concuerdan con la actual jerarquía de prioridades establecidas por la Unión Europea. A pesar de esto, se están realizando diversas acciones para alcanzar estos objetivos. Entre ellas podemos mencionar el establecimiento de determinados sistemas de recolección y recogida de residuos, así como el establecimiento o ampliación de plantas de tratamiento de residuos.

En el caso de Latinoamérica, en 2016 el 90 % de los residuos recolectados se enviaron a sitios de disposición final como rellenos sanitarios o vertederos a cielo abierto (según World Bank Group).  A pesar de esto, los gobiernos están reconociendo cada vez más los riesgos y costes de los vertederos. Debido a esto, los gobiernos están empezando a preferir sistemas de tratamiento que signifiquen menores impactos al medioambiente, así como a la salud de la población.

Aunque actualmente se le está dando mucha repercusión al reciclaje, lo cual es importante, según la jerarquía establecida por Unión Europea se debe de priorizar la reducción y la mayor reutilización de los residuos. En pocas palabras, es necesario cambiar el paradigma de consumo, alargar los ciclos de vida de los productos, su reutilización y posibilidad de reparación.

Obstáculos

  • Cambio de hábitos de la sociedad, es decir, conseguir que los ciudadanos separen y reciclen correctamente los residuos así como propiciar un turismo más responsable que permita reducir los daños ocasionados por los turistas por el abandono de restos.
  • Algunas viejas prácticas empresariales como la obsolescencia programada, enfocadas en aumentar su demanda e ingresos a través de la reducción intencionada del tiempo de vida de los productos o de sus componentes, lo que ocasiona que los consumidores tengan que cambiar frecuentemente los productos.

Rubí Medina, profesora de EAE Business School y Doctoranda en Ingeniería Ambiental

Share.

Comments are closed.