Sin una alianza público-privada, más vale que nos vayamos olvidando de cumplir con los ODS

0

La colaboración entre el sector público y el privado es clave para abordar la transición hacia una economía sostenible y para cumplir los objetivos fijados por la Organización de Naciones Unidas en 2030.

Esta ha sido el mínimo común múltiplo de todos los ponentes participantes en el foro #latransiciónurgente.

“Esta transición hacia la sostenibilidad es más relevante que nunca. Somos la última generación que puede salvar el planeta. El momento actual es donde el gobierno es absolutamente consciente de lo que está sucediendo, dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, fijados por la ONU, adquiere especial importancia el número 17: revitalizar la alianza mundial para el desarrollo sostenible. Las acciones desarrolladas por los gobiernos no llegarán a nada si no trabajamos conjuntamente con otros sectores” Cristina Gallach, alta comisionada del Gobierno para la Agenda 2030

Fernando Riaño, director de RSC, Comunicación y Relaciones Institucionales de ILUNION, Teresa Solana, asesora de la dirección de la Oficina Española de Cambio Climático del Ministerio para la Transición Ecológica, Antoni Ballabriga, director de Negocio Responsable de BBVA, Jaime Silos, presidente de Spainsif y Gonzalo Sáenz de Miera, director de Cambio Climático de Iberdrola coincidieron en la necesidad de que las instituciones públicas y privadas lideren la transición hacia una economía baja en carbono, incidiendo en la importancia del papel del sector bancario, el principal responsable de financiar esas iniciativas.

Pronto se anunciará la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética.
La banca está actuando, está manteniendo un papel muy activo en este ámbito. Los bonos verdes o los bonos sociales son solo un par de ejemplos de las muchas iniciativas que están llevando a cabo, como el próximo lanzamiento de los Principios de Banca Responsable de Naciones Unidas, un proyecto colectivo que cuenta con la participación de 28 bancos en línea con los ya existentes Principios de Inversión Responsable y Principios de Seguros Sostenibles. La respuesta que el mundo necesita es ambiciosa y urgente. Los valores sociales, ambientales y financieros de las inversiones son cada vez más importante.

Es fundamental el acuerdo entre la agenda pública, los gobiernos que establecen incentivos a los agentes socioeconómicos y unas reglas del juego, entre las empresas y los inversores, los que gestionan la financiación. Las principales economías del mundo tienen un déficit fiscal medio del 3 %. Necesitamos mayor financiación privada. Deberíamos ser conscientes de que invertir en ODS y, especialmente, en cambio climático, tiene un retorno positivo. Las alianzas son clave, los marcos en común son clave para salvar nuestro activo subyacente único: nuestro planeta.
El modelo energético actual es el responsable del problema del cambio climático y también de la contaminación del aire de las grandes ciudades. Debemos sustituir los combustibles fósiles por energía sostenible, lograr consumir menos energía y ser más eficientes. Es deseable dirigirnos a un sistema energético sin CO2, que nos permita reducir el impacto en el medio ambiente, en el cambio climático y lograr energías cada vez más baratas.

El foro #latransiciónurgente estuvo organizado por BBVA y Soziable.es, que cumple un año de compromiso diario con la información en los ámbitos de la sostenibilidad, el tercer sector social, los derechos humanos, la salud, la infancia o la responsabilidad social empresarial, entre otros.

Share.

Comments are closed.