“Hay que fijarse en las capacidades, y no en las discapacidades”

0

El Decano de la Facultad de Economía y Empresa ha dado la bienvenida a los asistentes al III Seminario Empresa, Empleo y Discapacidad recordando los objetivos de la Universidad de Zaragoza: ladocencia, la investigación y latransferencia de conocimientos.

Por su parte la profesora titular del Departamento de Contabilidad y Finanzas María José Arcas ha destacado que “si bien se ha avanzado mucho en integración social y laboral, todavía es mucho el camino por recorrer”. De hecho, según las cifras del INE de 2013, la tasa de actividad de las personas sin discapacidad se sitúa en el 78,2%, mientras que para las personas con discapacidad es de un 37,4%. Y la tasa de paro es de un 35% para el colectivo de la discapacidad, siendo del 26% entre las personas sin discapacidad.

“La negativ a la contratación de trabajadores con discapacidad se debe en gran medida aldesconocimiento, que genera miedo y rechazo”.

Marta Gasca, profesora de Educación Especial, responsable del área de educación de MentalRed y redactora de culturaRSC.com, ha señalado que “si no trabajas con la discapacidad o no lo tienes cerca, parece algo lejano que no te puede tocar”.

Gasca ha explicado que la discapacidad abarca tres vertientes: deficiencias, limitaciones de actividad y restricciones de la participación. Y según esto, “todos podemos ser discapacitados para algo”.

También ha distinguido la discapacidad en tres tipos: física, psíquica y sensorial. Aunque realmente a pie de calle tan sólo hay dos clases: la visible y la invisible, con la que es más difícil empatizar.

En cuanto a las empresas, Gasca ha afirmado que “ven a la discapacidad como algo homogéneo, sin matices, algo conflictivo, un reto a la hora de contratar. Pero si se trabaja con ellos se cambia la percepción y se obtiene una visión más positiva: están más integrados, con un bajo nivel de absentismo, muy trabajadores… Al final, su eficacia invisibiliza su discapacidad“.

Silvia Lobarte, responsable de RSC de MAZ, ha señalado que su empresa, por razones de su actividad, de momento no puede cumplir la cuota exigida del 2% de trabajadores con discapacidad (se van contratando cada vez más trabajadores del colectivo). Y aunque en un principio se optó por la donación como medida compensatoria actualmente MAZ se decanta por la compra/venta de servicios a Centros Especiales de Empleo.

Lobarte ha enumerado las ventajas tangibles de la contratación de personas con discapacidad: bonificaciones en la cuota empresarial a la Seguridad Social, subvenciones económicas, cuantías económicas, ayudas para la adaptación de puestos…

Además ha explicado que la estrategia RSC de MAZ se fundamenta en dos objetivos: dar visibilidad y alcanzar y superar la cuota del 2% exigida por ley.

“Queremos contratar a los mejores, y que su trabajo hable por ellos”.

Entre las acciones llevadas a cabo Lobarte destaca los acuerdos con FEAPS (prácticas, reconocimientos médicos, cursos de formación…) y Fundación DFA (contratación, sensibilización…)

“La diversidad te permite anticipación, mejorar, evitar riesgos, innovar, ganar experiencia… Se obitenen beneficios tangibles e intangibles, y hemos de aprender a valorar lo intangibles”, ha concluido.

Roberto Fondevilla, gerente del CEE Oliver de ATADES, ha explicado el funcionamiento de los CEE: “como una empresa normal, con un buen nivel industrial, bajo absentismo, que permite una reducción de costes a los clientes, que ayuda a cumplir la LISMI, que contribuye al desarrollo de la economía local y a desarrollar acciones de RSC…”

“Es un sector que se está profesionalizando, se trabaja por mejorar la situación personal de los trabajadores garantizando un empleo remunerado, se obtienen beneficios que revierten en la empresa…”

“La discapacidad es un sector muy desconocido”, ha destacado.

Finalmente, Alberto Muñoz, gerente del Restaurante Pájaros en la Cabeza, ha narrado su experiencia personal con trabajadores con discapacidad.

Proveniente de una fábrica en la que se consiguió alcanzar una cuota del 40% de trabajadores condiscapacidad, apostó por con abrir su restaurante en Zaragoza y ser el primer establecimiento en contratar a dos camareros con síndrome de Down en Aragón: Iñigo y María.

“El miedo pone muchas barreras en el camino, y hay que romperlas. No sólo se integran los trabajadores, si no que se integra toda la plantilla. Tratamos de integrar a todo el equipo, y eso te hace ser una empresa especial“.

“La vida tiene otro sentido, y a veces perdemos de vista la esencia”, señala Muñoz.

En el debate posterior, Silvia Lobarte ha destacado que “la única forma de conseguir curriculums detrabajadores con discapacidad es acudir a las organizaciones del sector, mientras que a juicio deFondevilla para que la integración laboral sea un éxito primero la empresa debe saber qué es lo que quiere y apoyarse en empresas de integración y organizaciones del sector.

Por último, Lobarte ha afirmado que “un fracaso con un trabajador con discapacidad da una visión negativa del sector y no se vuelve a contratar un trabajador del colectivo, mientras que no ocurre lo mismo con los trabajadores sin discapacidad”.

Texto: Iván Ordovás
Imagen: Marta Gasca

Share.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.