Helena Octavio, Regional Director Spain, Portugal, Latin America at STOXX Ltd

Transparencia y flexibilidad destacan en la ISR

Helena OctavioA finales de 2009, distintas estrategias y productos de inversión sostenible acumulaban ya 5 billones de Euros sólo en Europa. Pero los inversores no tenían herramientas de inversión transparentes, objetivas o flexibles. Por ello, STOXX decidió lanzar una nueva familia de índices de sostenibilidad, los STOXX Global ESG Leaders indices en Abril de 2011, que seleccionan los líderes de cada categoría (Environmental, Social, Governance) y ofrecen un nuevo estándar de inversión.

Muchos inversores institucionales necesitan aplicar un estándar desostenibilidad que les garantice el cumplimiento de las normas de inversión y los principios éticos de la institución, mediante un procedimiento de vanguardia que reduzca de forma eficiente los riesgos operacionales, incluidos casos como la corrupción o el soborno.

El caso de BP ilustra perfectamente la importancia de utilizar un índice cuya composición y criterios de selección sean transparentes, y flexibles en caso de sucesos inesperados. BP siguió formando parte de distintos índices de sostenibilidad durante un tiempo después del desastre de Deepwater Horizon, y los inversores expuestos a estos índices no podían valorar su posición en BP o saber cuándo cambiaría.

Los índices STOXX responden a estas necesidades.

Partiendo del universo de inversión representado por las 1800 compañías del STOXX Global 1800 index, primero se aplican los criterios de exclusión, que, por ejemplo, eliminan las empresas que obtienen más del 20% de sus ingresos de la producción de cierto tipo de armas (minas anti persona, bombas de racimo, armas biológicas, químicas o atómicas).

A continuación, se evalúan las empresas restantes en las tres categorías E-S-G, y se seleccionan las que obtienen una mejor valoración. Este análisis incluye, por ejemplo, una investigación sobre la políticaanti-corrupción de la empresa (gobernanza), su compromiso con la reducción de las emisiones de CO2 (medioambiente) o la rotación de su personal (social). En total, se analizan más de 130 indicadores distintos que cubren el total de la cadena de valor añadido para cada empresa.

Para formar parte de uno de los tres subíndices (E, S o G), la empresa deberá estar en el cuartil superior (25%) de dicha categoría, y además superar la valoración media en las otras dos. El peso se calcula en función de la valoración total en cada subíndice, y una misma empresa puede formar parte de varios subíndices, lo que a su vez le dará un mayor peso en el índice STOXX Global ESG Leaders, que equipondera los tres subíndices.

Esta metodología lleva a una selección best-in-class entre todos los sectores elegibles, que da un peso ligeramente superior a las empresas que forman parte de sectores sostenibles frente a sectores tradicionales.

Las tres categorías están equiponderadas en el índice global, ya que no hay consenso sobre cuál de ellas debería predominar. Pero, al ofrecer tres subíndices, los inversores pueden decidir qué importancia (peso) quiere dar a cada una de ellas.

Es una metodología totalmente transparente: STOXX publica los indicadores que se analizan, la valoración en todos ellos para cada empresa, los pesos de los componentes y la lista de compañías excluidas.

Y por supuesto, la composición del índice se puede revisar de forma extraordinaria. Para ello, un comité independiente vigila continuamente que las empresas del índice cumplan con los requisitos de elegibilidad.

La transparencia, un proceso de selección exhaustivo y objetivo completado con una base de datos sólida, y la posibilidad de ponderar de forma flexible los aspectos clave de la sostenibilidad han dado lugar a un nuevo estándar para las inversiones sostenibles.

Había llegado el momento de lanzar los nuevos índices STOXX Global ESG Leaders.