Francisco Abad, fundador y director de la Fundación Empresa y Sociedad

Empresario y Sociedad

Francisco AbadOtro año que pasa más deprisa que el anterior. Pero pretendo cambiar la tendencia en 2015, porque en junio cumpliremos veinte años como Fundación y quiero disfrutarlo.

En 2014 hemos seguido trabajando con la idea de “empresario y sociedad”, más aún que la de “empresa y sociedad”, paradójicamente más ligada al directivo de empresas grandes. Nosotros tratamos de ir construyendo un punto de encuentro e impulso para empresariossocialmente comprometidos. Por un lado, el empresario es una raza apasionada e intuitiva que pone en marcha iniciativas singulares, en las que no es posible diferenciar el ángulo económico y el social porque se basan en productos, servicios y relaciones personales. Pero, por otro, es un ser solitario que se siente cómodo en un foro en el que compartir y enriquecer su compromiso social.

También nos hemos acercado este año a la cantera emprendedora gracias al Premio Comprendedor, cuya primera edición entregamos en octubre. El objetivo es impulsar la generación de clientes paraemprendedores B2B, porque las grandes empresas y Administraciones no son aún conscientes de la importancia de darles una oportunidad como clientes ni de lo que representan en términos deinnovación y competitividad. Una idea que no es fácil de ejecutar, porque los procedimientos de compras exigen experiencia previa a los que empiezan. Pero vamos a seguir en la brecha porque la sociedad lo necesita y, además, porque hemos descubierto una acción social genuina en muchos de los jóvenes empresarios.

El segundo de nuestros pilares es la elaboración de ideas activadoras para generar bienestar para quienes más lo necesiten más adelante. En 2014 hemos publicado Dentro de 15 años, ¿escenarios improbables?, el tercer título de nuestra biblioteca. Es un trabajo colaborativo de veintiocho autores sobre los ingredientes del mañana más relacionados con las personas, la psicología y la sociología. Sus ilusionantes contenidos han dado lugar a enriquecedores coloquios en ámbitos empresariales, sociales y universitarios en torno a la idea de que el futuro depende de lo que cada uno haga en cada momento. Todo ello con un horizonte de una sociedad más longeva, tecnológica, emprendedora, eficiente y colaborativa, que cambia deprisa y tiende a ser más humana.

También hemos trabajado en 2014 en facilitar las donaciones a fundaciones españolas con donantes en otros países y las de donantes españoles a fundaciones extranjeras, entre ellas muchos alumni, a través de un buen uso de la fiscalidad. Para ello formamos parte de una red de fundaciones que ponen su experiencia local a disposición de quien lo necesite. Otro de los éxitos de la red también está por llegar a España: se puede evitar la inmovilización del patrimonio inicial de una fundación y la burocracia periódica que requiere esta forma jurídica abriendo con nosotros una cuenta finalista y siguiendo ciertos procedimientos.

Destacaría además que hemos vivido una cierta revolución en los formatos de comunicación, ya que el texto se ha ido transformando en audiovisual y accesible desde cualquier dispositivo. Se puede ver claramente en nuestra página web, sobre todo en la sección de CASOS.

En 2015, además de darnos un merecido homenaje, formalizaremos nuestro Consejo Asesor, que asumirá funciones de desarrollo institucional. Un planteamiento poco frecuente en el sector fundacional, que suele asignar estas tareas a sus Patronos más ilustres en detrimento de otras de control que le son más propias.

Todo ello es y será posible con recursos estrictamente privados y formas de trabajar complementarias al tradicional sistema de sector público, empresarial y tercer sector. Porque apostamos por una sociedad en la que existan alternativas diferentes a las de siempre, más informales y cercanas a las personas.