Banner Cultura RSC

Decepción tras la Cumbre de Naciones Unidas Río+20

(25/06) Así, para la mayoría de los asistentes a la Conferencia quedó patente que los esfuerzos en materia de medio ambiente deben ser liderados por las personas y las empresas y no los gobiernos.

Los más de 100 dirigentes reunidos durante tres días no fueron capaces de lograr un consenso firme sobre los objetivos a lograr por lo que las expectativas puestas en los encuentros globales se han visto defraudadas volviendo al punto de la Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático de Copenhague (Dinamarca) de 2009 que acabó cerca del caos.

Tras Río+20 muchos ecologistas, activistas y líderes empresariales han llegado a la conclusión de que el progreso medioambiental debe acometerse a nivel local, desde el sector privado y sin la ayuda de acuerdos internacionales.

Para el director ejecutivo de WWF, Lasse Gustavsson, "el enverdecimiento de nuestras economías se tendrá que producir sin las bendiciones de los líderes mundiales".

Hillary Clinton, secreataria de Estadio de Estados Unidos coincidió con Gustavsson: "Los Gobiernos no pueden solucionar solos los problemas a los que nos enfrentamos", ha dicho, "desde el cambio climático a la persistente pobreza y la escasez crónica de energía".

En la misma línea se manifestó Sharan Burrow, secreataria general de International Trade Union, quien afirmó que "el mundo que se pretende no llegará por parte de los líderes mundiales, a quienes les falta el coraje para acudir, sentarse en una mesa y negociar por sí mismos".

Entre las ausencias más destacadas, se encuentran las de Barack Obama, Angela Merkel o David Cameron. A ellas se unen las marchas antes de la conclusión de la Cumbre de algunos dirigentes como Mariano Rajoy, que abandonó Río ante el empeoramiento de la crisis de deuda en Europa.

A pesar de no haber levantado las mismas expectativas que la Cumbre de 1992 (de la que salieron por ejemplo el Convenio sobre Biodiversidad o el Protocolo de Kyoto), unas 50.000 personas se han desplazado hasta la ciudad brasileña.

Sin embargo, la postura española es de optimismo. Para el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, sería un error salir de la cumbre con un mensaje pesimista ya que pese a la falta de acuerdo ha quedado demostrada "la importancia del papel de la sociedad civil y el sector empresarial y que el desarrollo sostenible tiene una importancia crucial para la creación de empleo y el crecimiento económico".

El ministro aseguró que "esta Conferencia debe verse como un punto de partida para lograr resultados y compromisos más que nuevas declaraciones o instrumentos".

En su opinión, Río+20 ha logrado importantes acuerdos en torno a temas como qué significa economía verde en el desarrollo sostenible o la erradicación de la pobreza, además de aprobarse el Marco Decenal de Programas sobre Producción y Consumo Sostenible y avanzarse en las negociaciones para poder desarrollar, bajo la Convención de la Ley del Mar, un instrumento de protección de la biodiversidad marina más allá de la jurisdicción nacional.

Documento final "The Future We Want"

Compartir noticia

Licencia Creative Commons

Todos los derechos de las obras de José Antonio Ávila reservados.
Prohibida su reproducción por cualquier medio.

Valid XHTML 1.0 Transitional

pacto mundial
juan royo
blog de jose antonio avila
Social in Way